Zapateros



Me he quedado helada cuando he leído en "El sentimiento trágico de la vida" de Unamuno publicado en 1913, es decir, cuando José Maria tenía 11 años, unos textos cuya doctrina implícita -sentido religioso del trabajo-, hubiera dicho eran propios del santo fundador.

De hecho en el guion que me han enviado de la película There be dragons sale este tema de que el founder "abre los caminos de la santidad a todas las profesiones." Salen algunos de los momentos míticos que ya señalé me extrañaba no se hiciera referencia a ellos: la célebre rosa de Rialp es un icono que atraviesa toda la película, las huellas en la nieve del carmelita descalzo de Logroño también están. Y luego unas inventadas sobre su conciencia social y su "estar por encima de los dos bandos de la guerra civil" que ya es demasiado fuerte de aguantar.

Volviendo a Unamuno, quien quiera lo puede comprobar en el capítulo 11 del libro mencionado:
Aquí teneis un zapatero que vive de hacer zapatos, y que los hace con el esmero preciso para conservar su clientela. Ese otro zapatero vive en un plano espiritual algo más elevado pues tiene el amor propio de su oficio, y por pique o pundonor se esfuerza en pasar por el mejor zpatero de la ciudad o del reino, aunque esto no le dé más clientela ni más ganancia y sólo renombre y prestigio. Pero hay otro grado aún mayor de perfeccionamiento moral en el oficio de la zapatería, y es tender a hacerse para con sus parroquianos el zapatero único e insustituible, el que de tal modo les haga el calzado que tengan que echarle de menos cuando se les muera....y piensen sus parroquianos, que no debía haberse mueto, y esto es así porque les hizo calzado pensando ahorrales toda molestia.... les hizo el calzado por amor a ellos y por amor a Dios en ellos, se lo hizo por religiosidad"

También dice Unamuno que fue Lutero el que descubrió el valor de la profesión civil por oposición a la profesión religiosa predominante de la edad media.

Y más adelante: "Son muchos los que, considerando el trabajo como un castigo, por aquello de comerás el pan con el sudor de tu frente, no estiman el trabajo del oficio civil sino bajo su aspecto económico y político y a lo sumo bajo su aspecto estético. Para estos tales -entre los que se encuentran principalmente los jesuitas, hay dos negocios: el negocio inferior y pasajero de ganarnos la vida, de ganar el pan para nosotros y nuestros hijos de una manera honrada -y sabido es la elasticidad de la honradez-, y el gran negocio de nuestra salvación, de ganarnos la gloria eterna...

Y hay quienes elevándose un poco sobre esa concepción más que ética, económica del trabajo, de nuestro oficio civil, llegan hasta una concepción y un sentimiento estéticos de él, que se cifran en adquirir lustre y renombre en nuestro oficio... El trabajar cada uno en su propio oficio civil, puesta la vista en Dios, por amor a Dios, lo que vale decir por amor a nuestra eternización, es hacer de ese trabajo una obra religiosa."

Hay un punto de Camino, que ya se ve no es cosecha original del autor sino de los jesuitas, que habla de "que no hay negocio mayor que el de tu vida eterna." En términos prácticamente calcados.

Unamuno sí era un agitador espiritual de conciencias, un verdadero pensador. Un "energúmeno ornitorrinco vociferante" como más o menos lo llamó Ortega. Iba bastante más lejos que el founder, pero kilómetros por delante, cuando afirma en la misma página que Dios "no pudo condenar al hombre al trabajo porque es el único consuelo práctico de haber nacido."

Yo dí muchas veces esta formación a las nuevas reclutas de que teníamos que santificar el trabajo, santificarnos con el trabajo y santificar a los demás con el trabajo. Y también que el trabajo bien hecho es anzuelo de pescador, para atraer otras personas a la obra. La parte proselitista del trabajo es la que a Unamuno le falta por completo en sus consideraciones.

Pero tengo que dar testimonio de que, siendo mi trabajo mi actividad favorita, la enseñanza, a la que me dedico con todas mis energías desde la primera vez que puse un pie en un instituto, esto al Opus le daba exactamente igual. No es cierto nada de lo que predican sobre la profesión. No valoran todas las profesiones por igual. Y en mi caso, cuando llegó la hora de poner las cartas encima de la mesa y dejarse de tonterías conmigo, comprobé con absoluto horror lo que hoy todavía puedo comprobar: los Opus están en todos los trabajos por política, por hacerse con la opinión, por dominar y manejar a la gente. También por el dinero, por eso la enseñanza no les interesa demasiado porque no es una profesión para hacerse millonario.

Les interesa el aspecto de qué piensan las gentes, intentan esparcir sus calumnias, la opinión pública es algo que trabajan cuidadosamente, como la gota de agua que horada la piedra. Curiosamente estos santificadores del trabajo no pueden convivir con gente que trabaje bien, se gane el pan honradamente y no los apoye al menos con su silencio. Cualquiera que brille en la sociedad y no esté a su lado hay que machacarlo a toda costa.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Saludos desde Canarias :

A mi me suena cursi Unamuno, lo invitaria a las fabricas de chinos-esclavos de superproduccion de zapatos ... es una imagen romantica totalmente desfasada en un mundo globalizado ...

Para la actividad profesional requieres de un estado que te garantice relaciones laborales dignas y menos rollo espiritual.

Por cierto, el gran Unamuno apoyo a los generales felones en el alzamiento nacional .. por supuesto que tuvo tiempo de arrepentirse en latin y en griego.


Saludos abruptos de tu sincero seguidor
Anónimo ha dicho que…
yo lo llamaria ingenuo facista ya que en su desencamto por la republica Unamuno quiso ver en los militares alzados a un conjunto de regeneracionistas autoritarios dispuestos a encauzar la deriva del país ( un poco ciego estana el pobre )
su apoyo sin fisuras a franco se ve el 19 de julio cuando la práctica totalidad del consistorio salmantino es destituida por las nuevas autoridades y sustituida por personas adictas, Unamuno acepta el acta de concejal que le ofrece el nuevo alcalde, el comandante Del Valle( recordar que en salamanca la limpieza de rojos en esos dias fue brutal y unamuno no pudo ser ajeno a todo lo que pasaba alrededor de la gente a la que el daba apoyo intelectual e ideologico )
En el verano de 1936 hace un llamamiento a los intelectuales europeos para que apoyen a los sublevados, declarando que representaban la defensa de la civilización occidental y de la tradición cristiana, lo que causa tristeza y horror en el mundo ( en el democratico me refiero )
recordar tambien que por este ultimo echo azaña lo destituyo de su cargo de rector de la universidad de salamamca
solo el 12 de octubre del 36 se kita la venda de los ojos y se da cuenta de su error y se enfrenta a sus generales con su famoso vencereis pero no convencereis

perdonar el tostonazo pero es que no me podia quedar sin decir nada de uno de los grandes pensadores de la españa del siglo xx
Ana A ha dicho que…
¿Por qué la gente que de verdad aporta va con lo de "perdonad el tostonazo"?
Hay que leer Agonizar en Salamanca de Luciano G. Egido.
Y sí las democracias mucho escandalizarse del fascismo español, pero no aportaron nada para salvar la República española.
Tras la guerra la Europa democrática y el Amo, Estados Unidos, sostuvieron aquel régimen anacrónico y desfasado de curas y militares en suelo europeo.
Isabel ha dicho que…
Me he quedado atrasada, Ana. Sobre lo que dices de las democracias europeas y Usa ... en general, a los hombres nos mueve lo mismo.

Existe un nivel de cobardía y un nivel de conveniencia muy similar en función de lo que cada uno se juegue y la importancia que tenga quien necesita ayuda. España no era importante ni para Europa ni para USA (las excepciones de cuatro ideaistas, confirman la regla).

Después, con el bloque comunista, era importante nuestro suelo. Te acuerdas de las bases americanas?.
Daba igual que aquí se gobernase a pachas con curas o con budistas.

No nos echaron una mano pq les importásemos como pueblo, si no pq les permitíamos estar aquí y desde aquí controloban mejor.

Unamuno fue un ingenuo al principio, pero después rectificó. En un conflicto, en principio eres más afín a quienes tienen tu misma ideología. Poco se sabía de las intenciones de Franco al inicio, excepto que era católico.
mijmart ha dicho que…
Acabo de descubrir tu blog.
Me parece muy bueno que nos cuenbtes tantas cosas aquí.
Como supongo que te habrán criticado o insultado desde la cosa nostra, yo desde aqui quiero felicitarte por este blog.
Además veo que tienes raíces jienenses, como yo.
Un saludo.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA