Hans Küng no se ha mordido la lengua


No he puesto el comentario de la de Barna sobre Isabel Caballero. Porque está mal que se metan conmigo, muchos comentarios no los saco por lo bordes. Pero me parece peor en mi espacio sacar ofensas a terceros, algo así como si yo dejara mi cuarto de estar para que vengan a insultar a las personas que estimo. Bajo mi techo desde luego no. Solamente me hago eco y respondo.

Pienso que nada de lo que escribimos es en vano. Llega al corazón de la gente que son unos farsantes. Esa es la palabra.

El teólogo suizo Hans Küng no se ha mordido la lengua al juzgar a los dos últimos papas, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Según él: “la historia los juzgará como dos de los principales responsables de la propagación del SIDA” particularmente en los países africanos. “Es terriblemente hipócrita condenar el preservativo en regiones como Africa con un alto riesgo de Sida y al mismo tiempo reclamar que se proteja a los pobres.”

Reacciona también ante la campaña actual de los obispos españoles contra la legalización del aborto hasta la semana catorce: “Me parece verdaderamente inútil que el episcopado de ese país se lance a nuevas batallas”. En general Hans Küng estima que “el regreso de la Iglesia a la antigua guerra del aborto le causa un gran perjuicio.”

Hans Küng se hace altavoz de muchos fieles que ven la relativización del concilio Vaticano II. (El artículo original está en golias.fr)
Los nombramientos de obispos se hacen de manera que no queda nada de la tradición verdaderamente democrática de la iglesia antigua que ha quedado viva sin embargo en el seno de las grandes órdenes religiosas. Asistimos al nombramiento de prelados conformistas y de orientación muy conservadora. En los primeros tiempos el obispo debía ser aceptado por el pueblo al frente del que era nombrado. El teólogo suizo hace notar que el sagrado colegio impone de de manera exclusiva prelados alineados con Roma, también en el tercer mundo.

Pero cuando se toca fondo es posible un gran cambio. Küng hace una hipótesis: las comunidades parroquiales en Occidente se van a ver sin curas, divididas, marginadas, de tal manera que acabará por surgir un nuevo “Juan XXIV”. Lo de menos es el nombre que adopte como papa. Otra posiblidad, la opinión pública se hará oír, de manera que sea cual sea la personalidad del sucesor de Benedicto XVI, quizá bajo la convocatoria de un Vaticano III (ya evocado por Carlo maria Martín) se lance una nueva puesta al día, forzando a los obispos a seguirlo por la amplitud de la movida suscitada paradójicamente por el mismo conservadurismo hoy dominante en las altas jerarquías de la iglesia.

Evidentemente, el futuro de la iglesia pasa por una revalorización de la colegialidad (no del centralismo) de la apertura al mundo moderno (no de la cerrazón hostil), y del espíritu de diálogo y no de la inquisición, del ecumenismo y no de la arrogancia. Una dictadura del absolutismo no puede conducir más que a nuevos desastres, además de no corresponder a la verdad cristiana.

Benedicto XVI está haciendo más dura la píldora que quiere hacer tragar, en palabras del historiador de las religiones Odon Vallet, este pontificado es “un puño de acero sin guante de terciopelo”. Hace daño y las quejas no dejan de hacerse oír.¿Clamor de un pueblo que anuncia tiempos mejores?

A raíz de las palabras de este papa se distinguen tres tipos de reacciones entre los eclesiásticos:
La de los que aspiran a algo y calculan según su posición o según la posición con la que sueñan intentar salir del paso para hacer compatible lo que no lo es,

La de los que se bloquean y hunden en las arenas movedizas de un discurso contradictorio, y no dan ganas a nadie de seguirles.
Y las reacciones de fondo, alimentadas por una visión profunda de la vida de la iglesia, que conllevan lucidez y esperanza. He ahí Küng.

Comentarios

isabel ha dicho que…
Gracias Ana! por el detalle hacia mí con la de Barna. No te voy a decir yo q debes hacer en tu blog, pero cuando creas que es bueno para los lectores o para q quede como testimonio para los restos en internet, sácalo. No te preocupes. No me va a ofender que una cobarde que no da la cara con su nombre real, venga aquí a soltar por su boca bonita.

Que suelte ... y pruebe como estamos haciendo todos con Enrique Rojas. Estoy muy contenta de no ser la única.

Una de las psicólogas clínicas a las que fui a parar para un informe me dijo: "Es muy difícil, pero si lo superas, tendrás una estructura de acero inoxidable. Ningún daño te hundirá". De momento así ha sido.
isabel ha dicho que…
Sobre los cambios de la Iglesia :

No recuerdo si lo he dicho, perdón si repito. En Madrid en una zona que se llama Entrevías (cerca del Congreso de la Comunidad de Madrid), hay una parroquia que se llama San Carlos Borromeo. Al frente está Enrique de Castro, un cura de los que estaban con el P. Llanes (el del Pozo del tío Raimundo).
La Misa es una fiesta. Se comulga con pan normal, con rosquillas ... con lo que haya.

Una parroquia todo toda la gente que va está muy contenta, pero no sé por qué, me han dicho que ya han querido cerrarla varias veces y que Rouco Varela se la quiere cargar.

Al negocio de la que recibe las apariciones de la Virgen en El Escorial, no. Ese negocio no se lo quiere cargar ningún obispo, pero a la parroquia de Enrique de Castro sí.

Como es la vida ... y la Iglesia!!
azuzena ha dicho que…
Buenas tardes, soy nueva pero no vengo a apuntarme porque no dispongo de ordenador privado para mi sola y no puedo permitirme problemas. A heloise no le falta razón. Por el trabajo te quedas porque nadie puede morirse de hambre.

He dejado en opuslibros un mensaje sobre Enrique Rojas. He trabajado en su consulta y agradecido a Isabel Caballero todo esto que está haciendo.
Saludos

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD