Concursos de santidad



Hay un chico de Marbella que dice tener 20 años y que los Opus son sus mejores amigos. Pues nada tú mismo, que te vaya bonito, como dicen en Méjico.

Tenía mucho más derecho que tú a ser escuchada en el opus, numeraria que fui, y no me hicieron ni puto caso. Así que al que viene a contarme el cuento de la lechera de su parte, puerta.

Ahora te diré algo: el que los numerarios, aparentemente, hayan renunciado al sexo, (hay más de un testimonio que enseña que esto no se cumple en muchos casos), y al enriquecimiento personal, otra apariencia, eso no dice nada de su nivel de moralidad. Que tú vengas diciendo esa majadería dice mucho de que "ya estamos con los concursos de más difícil todavía". Y la bondad de las personas no está en hacer cosas "difíciles". Que te señalo, era otra de las predicaciones de Escrivá.

Orgullo institucional opusiano: somos mejores que la media porque no tenemos relaciones sexuales. ¡Madre mía que sandez como un piano de grande!

Un tal o una tal Cruz Yayes deja un comentario, no sé en qué post, dándose golpes de pecho de lo culpable que se siente por sus pecados de omisión y lamentando la actitud de los que ven la paja en el ojo ajeno. No sé adónde quieres ir a parar.

No se trata de culparse por sus pecados y aquí los únicos que pretenden ser la inmaculada concepción ya sabemos quienes son. No estamos en un concurso de "yo soy más santo". En general la gente cuerda y normal no está obsesionada con "lavar más blanco que el blanco", en palabras de un cura belga que me parece entendió estupendamente la institución que nos ocupa.

Fustigo, porque estoy más que harta de ella, la hipocresía opusiana. Y dejemos de culpabilizarnos personalmente, que eso es un arma muy usada por los Opus e hipócritas varios: "eres pecadora por tanto no tienes derecho a juzgar". ¿Qué me estás contando?

Pecadora o inocente, no es la cuestión. No me desvíes la conversación hacia donde no es.

Ya está bien de gente que con su carita de santos, de no haber roto un plato, con su indumentaria "super planchá", ni una arruga en sus trajes, ni un pelo fuera de sitio, y su sonrisa postiza se dedique en la más absoluta impunidad al enriquecimiento personal y a aprovecharse de cuanto incauto pasa por ahí.

Ya está bien de que siendo los ministros de Franco que probablemente ¨más y mejor" saquearon las arcas públicas en su beneficio (caso Matesa, Rumasa, florecimiento de la universidad de Navarra) tengamos que aguantar una y otra vez por la repetición de los papagayos de turno, "que ayudaron al desarrollo económico". Y un cuerno.

Los ministros opus mantuvieron la dictadura e incluso reforzaron la figura del déspota cuando ya estaba el pobre, por decir algo, con un pie en el otro barrio. Véase las manifestaciones organizadas por López Rodó a finales de los 60 para aplaudir a Franco en Madrid.
Léase Cuadernos de Ruedo Ibérico, que no es ningún "documento secreto", sino una publicación que se puede consultar en cualquier bibioteca pública.

Y por favor, ya vale de hablar de oídas, que eso es algo a lo que también estamos malamente acostumbrados.

Lo de la culpa, leí no sé donde que no sirve para nada. Y es cierto que en cierta deformada espiritualidad católica, dale y dale con la culpa, "culpable de esto, culpable de lo otro". Menos bobadas y más cumplir las leyes que están puestas para todo el mundo igual.

Comentarios

Isabel ha dicho que…
Hola Ana,
La dirección que dejé en la entrada anterior (la del 31 de agosto) http://www.doctorenriquerojas.com, ya no abre. Ahora dice ... web en construcción.
Anónimo ha dicho que…
Hola. Envío este comentario sobre la nueva programación de la COPE. Creo que es información para los que desconozcan esto.
Los opusinos han tomado su control con Ignacio Villa(supernumerario, cuñado de la numeraria Castilla de Gortázar). Está al frente de un informativo por la mañana.

Juan Pablo Colmenarejo(estudió en Navarra y fue profesor allí), por la tarde de ocho a doce.
Javier Esparza(supernumerario)en las madrugadas.
Qué gente tan aburrida, y en muchos casos tan poco preparada. Rascas un poco y es pura fachada. Más de una vez lo has comentado, Ana.
Poco a poco se han hecho con la emisora a la que van a hundir en poco tiempo.
Está claro que en España es complicado que haya periodistas situados en el ámbito del pensamiento conservador o liberal que piensen por si mismos y no estén atados y sometidos a la secta, y a sus intereses económicos. Los que no están en la Cope están en Intereconomía con Julio Ariza, navarro y del club opus.
Al final todo queda en casa opus. La consigna ahora es escuchar y ver estas emisoras. ¡Son tan nuestras y de gente preparada! Enhorabuena,
Germán
Alfonso ha dicho que…
Eso del sexo es una solemne tontería. El cura del opus que me confesaba, me preguntaba tales cosas sobre la 'pureza' que para mí que se excitaba conmigo. De hecho, me preguntaba por ciertas prácticas sexuales que yo ni conocía a los 19 años. De hecho, me enseñó sexualidad en el más guarro de los sentidos. Vivir para ver.
Isabel ha dicho que…
Vaya Alfonso ... no lo habrás soñado? Estás queriendo decir que los confesores del opus dei también hacen lo contrario de lo que dicen?? ¡Qué barbaridad!No me lo puedo creer!
No sería que te estaban educando y tú, en lugar de formar parte del mogollón destinado a prepararse en economía y finanzas pertenecías a un selecto grupo destinado a alcanzar la santidad por otro camino??.
A veces, no sabemos ver lo que tenemos delante ni las oportunidades que nos brinda la vida.

Por cierto ... por qué no nos invitas a tu radio para que podamos confesarnos??.
Reinamora ha dicho que…
A mí no me molesta tanto, que también, que pretendan lavar más blanco, o sea, ser más santos que nadie -cómo se juzga eso?- sino la apropiación que hacen del mismo Dios, simpre de su lado y nunca ni un poquito del de los demás, personas corrientes que no hacemos votos, somos separados o simplemente elegimos voluntariamente no querer pertenecer a la Obra y que por cualquiera de estos motivos o por todos ellos, venimos a ser católicos de segunda regional. Y junto a ese gesto de soberbia altiva que les caraceteriza -es que olemos mal por todo ello?- está luego ese desplante "de fábrica" al que suelen tender personalemnte cuando no pueden controlar las circunstancias, la conversación se da entre hombre y mujer u otro montón de situaciones que la mayoría de los que hemos llegado al siglo XXI afrontamos con naturalidad porque, gracias a Dios, hemos alcanzado una madurez emocional no forzada en nuestra más tierna adolescencia hacia un celibato que en lo personal resulta castrante.
Leía yo hace unos días la nueva encíclica del Papa, Caritas in Veritate: "La caridad es amor recibido y ofrecido". Eso, amor. Y me pregunto si en realidad, en general,"ellos" conocen el significado de esa palabra, el sentimiento que está detrás, si se les impone como norma de vida, y de por vida, "guardar el corazón". Me subleva, sencillamente, la contradicción entre la entrega y el ofrecimiento real, la asunción borreguil, la no explicación de sus motivos, más bien la negación so pena de martirio, la anulación. Eso si que es una programación en toda regla y eso es lo que les hace perder toda humanidad en ese proceso de supuesta santificación que cuando se rasca un poquito más allá de la cordialidad envolvente, choca cuando menos, sino hace salir sarpullido. Y me gustaría extenderme más inteligentemente sobre el tema pero noto que el corazón todavía me destila rencor y... Ana, dónde podría escribirte un mensaje mucho más personal?
Alfonso ha dicho que…
Huy Isabel jj, no me seas ingenua.. :) a ver. Soy cristiano por convicción y católico por educación. LLego a nacer cien kms más al sur, y estaría ahora celebrando el Ramadán.
Me atrapó el Opus durante mi tiempo de estudiante (un año y pico) pero un cura me sacó, menos mal y gracias a Dios.
Los curas, son gente. Normales. De halo de santidad, algunos. Como la gente normal, que puede ser santa, sin ser cura y mucho menos, ser del Opus.
Por lo demás, si yo te contara. Por ejemplo, pertenezco a un grupo de cristianos homosexuales, donde entre otras cosas hay miembros sacerdotes gays, y religiosos también. Y una chica hija de un matrimonio del Opus. Toma ya. Soy del Opus, y me manda Dios una hija lesbiana. Y encima, lesbiana y cristana. ¿Cómo se te queda el cuerpo?
De la Iglesia sólo vemos la punta del iceberg. El 90 por ciento, está cubierto bajo las aguas heladas.
Isabel ha dicho que…
Alfonso, cierto!
Hay curas que son gente normal y otros no los son. Los que violan el secreto de confesión, como he leído y/ o sacan información a quien se confiesa de sus allegados, para utilizarla después en función de sus intereses, a mí no me parecen normales sino mezquinos y perversos.

No entiendo que te refieras al lesbianismo como “una carga”, “una desgracia…” (me manda dios …). Para mí, es un rasgo más de los muchos que tenemos (como el color de ojos o de pelo), que ni quita ni pone. También son gente normal (seguramente con halo de santidad algunos y mártires muchos, aunque no hayan subido a los altares).

La anormalidad (entendida como mezquindad y perversidad), la veo en quienes se han empeñado en erradicarlos, marginarlos o maltratarlos para conseguir su cambio. Para conseguir que cambien de lo natural – lo que son –, a lo que no son, cuando no existe causa que justifique el cambio.

Entiendo que no nos invitas a tu radio. Bueno… otra vez será. Tú te lo pierdes. Pensaba invitarte a coquinas.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD