EUGENIO TRIAS Y EL OPUS DEI II

Sobre Corte Inglés - Opus Dei nunca he oído que hubiera relación. Si no trabajas en Pamplona que en esa ciudad no sólo clínica, uni, colegios...también empresas auxiliares varias, yo me tranquilizaría respecto a lo que me dices. Aparte, me encantaría que alguien escribiera la historia del triunfo de esa firma, han arrasado, y pase lo que pase en la economía siguen pisando fuerte. Así visto de fuera y con lo que cuesta en este país sacar algo a flote, me entra mucha curiosidad por saber cómo lo han conseguido y porqué no se desbaratan nunca. Zara también es otro éxito español empresarial rotundo, pero más reciente.

La empresa no es mi tema, pero habría para comparar estas empresas florecientes y duraderas y los emporios Ruiz Mateos que no duran. Los últimos estafados de que me entero


http://www.elpais.com/articulo/economia/Nueva/denuncia/familia/Rado/Ruiz-Mateos/elpepieco/20110404elpepieco_3/Tes

No sabía que habían donado a Legionarios en 2006. Pero esta gente lo hace todo mal, ¿para que donan si la primera obligación es pagar a los trabajadores y proveedores? hay cosas inexplicables, a no ser que sea una treta para esconder dinero con la excusa de una donación, dinero que luego de algún modo se recupera. Novela a la vista. Con esos 12 millones de euros ¿no había para solucionar todos los problemas que tienen ahora? mejor ¿habría habido problemas si prescinden de esa donación?

Yo no me fiaría nada, a lo mejor es otra forma de evasión de capital decir que se lo das a los legionarios. Elena Salgado que no sabe de donde sacar dinero para pagar médicos y profesores, ya he comprendido que es el grueso del gasto de las administraciones públicas, debería de vigilar estos agujeros caritativos, en vez de que se eche gente a la calle y nos bajen los sueldos. 12 millones de euros, ¿cuántos sueldos caben ahí más los intereses desde 2006? debemos exigir que se vigile a las sectas "ultra" padecidas, sino es por la manipulación de conciencias que le importa poco a nadie y es muy gaseoso, por las cuentas del Estado que a todos nos afectan.
Pregunta lo que te dé la gana, no molesta. Si yo no sé alguien puede contestarte. Tras tanto tiempo perdido de mi vida no le veo ahora más utilidad a esos años que aclarar a otros lo que pueda.

Los dragones ni siquiera llega a propaganda nacionalcatólica, ni ellos saben ya donde están. Ya dije que esta película iba a sentar mal a gente de dentro que haya vivido esos tiempos, porque ese Escrivá descafeinado y posmoderno tiene poco que ver con el que algunos trataron. Y si encima han desfigurado las típicas anécdotas de toda la vida: la llave del piso a la alcantarilla, el paso de los Pirineos, las huellas en la nieve, la pelea con el compañero, la adhesión incondicional a Franco en Burgos pues la república era marxista y anticristiana,... dan hasta pena. Con todo lo malos que son...

Sigo con el filósofo que fue un tiempo numerario. Olvidé el título del libro, "El árbo de la vida" (2003)

Autobiografía de Trías hasta los 33 años

Vaya por delante que el libro me ha gustado mucho, y que me interesa la forma cómo este autor ve la filosofía, un saber abierto a todos los saberes que alimentan la reflexión.
Que la Obra se organiza de forma perfectamente legítima, (ya sabemos que ni siquiera obedece las leyes eclesiásticas, se las salta con ayuda papal), que la culpa es enteramente suya por no haber sabido calibrar su incompatibilidad, que sin embargo le deparó más cosas buenas que malas. Que él no salió rebotado del Opus Dei, que nunca ha dicho nada negativo de su estancia, que ni siquiera ha hablado mal en público, que entró y salió por la puerta grande, buenas maneras a la entrada y en el finiquito.




Estas líneas me indignan, ¿para qué sirven los dones del intelecto? ¿para alcanzar la gloria y a los que no pertenecemos a la alta burguesía catalana que nos parta un rayo? Hasta ahora no había notado tanto lo de las clases sociales dentro y fuera del Opus Dei, soy muy resistente a que esa sea mi guía de comportamiento con la gente que me rodea. Pero evidentemente así no funciona la sociedad mucho menos el Opus Dei. A raíz de estas líneas de un intelectual español que me va a costar admirar a pesar de sus innegables dotes filosóficas, siento que fui la fregona allí. No la mujer que friega, sino el paño que se usa para limpiar el suelo, recoge la porquería, se retuerce y se vuelve a dar una pasada al firme. Siento mis metáforas poco sublimes, pero así entramos los sin título nobiliario ni apellido. Ni tampoco hipocresía para el aprendizaje de los códigos no escritos.



Sus amigos y conocidos dan fe de que en ese extrañísimo trienio de su vida había cambiado de identidad. “Vivía en una extraña enajenación en la que mi modo de ser se había trastornado por entero. Mi esfuerzo de adaptación a los patrones de conducta y hasta de expresión que prevalecían en esa institución debió de ser muy grande. Me había convertido en lo que nunca había sido: una persona supuestamente alegre, y llena de “buenos sentimientos”, que pasaba por alto los asuntos complejos y conflictivos y que abogaba por una vida simplificada (eso sí, siempre bajo la presencia de Dios). Ya no leía a Camus ni a Sartre, incluso ironizaba con respecto a las inquietudes de aquellos “Jóvenes Airados” de entre los que yo mismo era un espécimen señalado. Sin darme cuenta me estaba traicionando a mí mismo, estaba negando uno por uno mis atributos y caracteres, y estaba así mismo arruinando un comienzo de despegue iniciado en las clases de redacción y oratoria del Preu y culminado en mis incursiones inquietas por cineclubs y otros clubs de raros negocios en ese primer año de carrera (…)”



“Tardé tres años en romper el nudo gordiano entre el convencimiento fanatizado que se apoderó de mí y esa nueva cara tan artificial y falsa que se presentaba, la de un ser siempre alegre y “positivo” que hasta parecía haber cambiado (para mal) de manera de ser y de carácter. De hecho esa máscara no era más que una consecuencia de haber sufrido una conversión. Me había vuelto un peón de brega de esa institución a la que me había entegado con toda la generosidad propia de la edad.

Uno aprende de los propios errores y sufrimientos. “Pathei mathei”, dijo Esquilo: aprendizaje a través del sufrimiento.”

Habla de la Hybris que sufrió, del querer extralimitarse, del enloquecimiento, de querer corregir su anterior vida con la novedad absoluta de la Obra de Dios. Y le da una gran importancia en su vida, porque del intento de corregir esa hybris (obcecada autoafirmación de algo excesivo) surgió su peculiar filosofía que es la que le ha dado fama: la filosofía del límite. Asumir la condición fronteriza sería el imperativo ético que de ella se desprende, no puedo intentar extralimitarme en algo infinito, en un endiosamiento aquí en la tierra que traicione nuestra condición humana.

Se vacunó de todo intento posterior de Transformación del mundo, de ser un sillar viejo en una gran empresa u Obra. “Sería a partir de entonces yo, una persona con un nombre propio singular, que entre tanto había resuelto mi problema vocacional.” Nuevo movimiento de incienso al Opus Dei. Es de reseñar como habla Trías del Opus dei, como si lo de dar la vuelta al mundo “como un calcetín” se le hubieran ocurrido a él, como si nunca terceras personas le hubieran hablado de ciertos ideales, como si no hubiera curas, directores, otros numerarios, lecturas… que inducen al engaño y el engaño fuera única responsabilidad suya.

Todos fuimos ingenuos, pero también había redes y pescadores. Venían a por nosotros contándonos todo a medias e incluso lo contrario de lo que luego iba a pasar. Es tan real como el resto que dice Trías echándose la culpa exclusiva en esta historia.

Leonardo Polo recibe una condecoración del presidente foral (2008)
En Pamplona encontró la persona determinante que le hizo descubrir su vocación auténtica, la filosofía. Y es el gran ejemplo y sabiduría de una persona del Opus Dei la que le iluminó. Por eso siente que toda crítica al Opus Dei de su parte es ser desagradecido.

Y ciertamente a él no lo pusieron a cuidar gente acabada o hacer cuentas. Tampoco a ocuparse de la Administración de los centros, ni sufrió los impedimentos profesionales de mujeres de su quinta que entraron en el Opus Dei. Recuerdo ahora a las mencionadas por Ramón Rosal en su “Naufragio y rescate de un proyecto vital”, Amparo Martí, pp. 123 y ss, o Rosario Badules pp. 169 y ss.

Su primer año en el Opus Dei lo pasó en la residencia Aralar de Pamplona. Allí acudió a estudiar primero de filosofía. Si él guarda un agradecimiento al Opus Dei porque le ayudó a descubrir su verdadera vocación, no es recíproco el recuerdo. En mis años de estudios de filosofía en Navarra no oí mencionar a Trías, ¿no es curioso? Salió de allí y como se ve en su autobiografía guarda un recuerdo muy especial de Leonardo Polo, a cuyas clases también asistí 30 años más tarde que Trías. Pero ni a él ni a ningún otro oí mencionar al filósofo catalán. Sólo en Granada supe de él.

Mucha es la devoción de Trías por Polo. No parece que después de ese año que pasó en Pamplona lo haya vuelto a ver, es extraño ya que le dedica un capítulo entero ("El maestro") y da la impresión de que todo en filosofía se lo debe a Polo, a quien Trías considera un genio despreciado por la clase filosófica española por su pertenencia al Opus Dei.

Pero la vida que posteriormente ha llevado Eugenio Trías sus vivencias políticas, familiares, sentimentales, literarias de las que se hace eco no tienen nada que ver con el universo mental de Leonardo Polo. Veo una desconexión entre lo que Trías dice admirar en Polo y sus vivencias, me deja intranquila.

Comentarios

Espartaco ha dicho que…
Es evidente que esta sociedad es una sociedad profundamente clasista. Con el añadido de que en tiempos pretéritos el "ascensor social" era lento, a veces se atascaba, o simplemente en la mayoría de casos no había. Así que los miembros de las clases ociosas vivían tranquilos, no era fácil destronarlos. Eso cambió hace ya mucho tiempo.

Hoy en día no están tranquilos ni los ricos de antes, que aspiran a no dejar de serlo; ni los nuevos ricos, que aspiran a que los reconozcan como viejs ricos; ni los venidos a menos, resentimiento e impotencia; ni los advenedizos, que aspiran a entrar en la rueda; ni los aspirantes, que esperan que todavía haya espacio para ellos, ni...

Sistema de clases, con subclases, que a su vez tienen sub-subclases... en plan fractal. La guerra de todos contra todos de Hobbes. Y de Nietzsche por cierto, ya que se habla tanto del tal Eugenio Trías. Cinismo y mezquindad de Hobbes y su Leviatán, Nietzsche y su súper-hombre que pretende "superar" la "moral de esclavo", etc. Y mucho pavoneo, mucha exhibición.

Hay gente discreta y que son personas, pero son los menos.

Felicidades desde Tracia por la pagina .
Anónimo ha dicho que…
Algunos caminos conducen a...
No falla. ¡Qué previsibles son!

http://www.publico.es/espana/370462/el-magistrado-mas-afin-al-pp-dirige-la-estocada-del-caso-faisan
Pedro C. ha dicho que…
Hay algo sórdido en los miembros de la familia Ruiz-Mateos. Algo profundamente inquetante. Esas caras a medio camino entre la carcajada histriónica del payaso demoníaco y el gesto aturdido de monaguillo corto de entendederas no generan confianza.

Los deshechos del caciquismo andaluz cambian la fachada pero no el fondo: se apoyan sucesivamente en Alfonso XIII (adicto al cine pornográfíco germánico), en Primo de Rivera padre (muy popular en los lupanares barceloneses), en la CEDA, en Franco, Mussolini & Hitler, en Suárez, en Felipe y Chaves, en el PP, en el Opus, en los Legionarios de Marcial Maciel...

En resumidas cuentas, lo que hoy llaman "emprendedores". Si todo sigue por la senda de lo "sostenible" y lo demagógico, acabaran por llamarles "emprendedores con una gran conciencia social y muy preocupados por el medio ambiente". Al tiempo.
jose lobato ha dicho que…
Muy muy raro que a día de hoy Vidal Quadras fuera del tema, Ana.
Para mí que puede estar en el entorno de una manera amplia, no le veo en el tema, me sorprendería de verdad. Infórmate ,Ana.
Mucho ánimo. Te leo semanalmente.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD