Segundas consideraciones

No tengo ni idea sobre esa mutua madrileña, pero si sospechas será por algo. Gracias por vuestra bienvenida al mundo del blog en el que todavía no me siento muy ducha. Mi intención es separar el trigo de la paja, ya sé que habrá quien piense que es una actitud justiciera. Pues se siente, con mis 16 añitos no tuve opción: me tuve que tragar entero el cuento de que si no escribía la carta pidiendo la admisión le daba la espalda a Dios.
Es para darse cabezazos contra la pared haber pasado una vida tan en la luna.

Espero que me queden muchos más años en la tierra que los que pasé en la luna.
Por eso, abstenerse de escribir para insultarme o decir sí pero no, no pero sí. Aquí va a ser "no y no y mil veces no" a la estafa.
Mi mensaje es sobre todo para la gente que merodea alrededor del Opus y no sabe muy bien a qué atenerse. Los que están dentro, que Dios se apiade porque yo veo superdifícil salir de ahí. Como lo he vivido sé que no se lo recomendaría más que a mis peores enemigos, que los tengo, y se merecen sobredosis de lo que yo pasé.

Me preocupa que entre los que nos fuimos haya muy poca conciencia de que realmente en el opus no se vive lo que se predica. Por eso sé que fui totalmente atípica, porque lo de haberse puesto el cilicio desde 1983 a 2002 sin ni siquiera plantearse que hacían las demás al respecto tiene tela. Y como eso cienes de consignas, leyes y leyecillas que me tragué y creí a pies juntillas.

Comentarios

javier cervigon ha dicho que…
¡OLÉ!
«Así habla el Amén, el Testigo fiel y veraz (…)
¡Ojalá fueras frío o caliente (…)!
El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias» (Ap 3, 14).
Javier cervigon
http://javiercervigonyemeve.blogspot.com/
Luis Mernabo ha dicho que…
Querida Ana:
Creo que no fuiste atípica. Te pasó lo que nos pasó a los demás: las sectas funcionan así. No te planteas nada mientras estás dentro, porque encima es de mal espíritu planteártelo. Yo no duré tanto como tú dentro (sólo cinco años), pero el darme cuenta de lo que pasaba fue simple intuición. Aunque el daño te lo hacen igual, pase más o menos tiempo. Lo que sí es más fácil es reconstruirte cuando eres estudiante universitario, a pesar de que estás desarraigado de amigos, familia y demás. Pero es más fácil si todavía estás en la Universidad. Cuando yo me fui no existía opuslibros (no existía Internet), con lo que había que superarlo a pelo, sin oreja amiga que te ayudara.
Un saludo y ánimo con el Blog
Fdo.: Luis Mernabo

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD