¿De donde viene la compasión?

Me ha parecido inquietante este experimento psicosocial que han hecho como no en Estados Unidos. La psicosociología o psicología social sólo descubre cosas malas en el ser humano.

http://spp.sagepub.com/content/early/2012/04/25/1948550612444137.abstract

Lo peor de todo es que coincide con mi experiencia, la impresión que tengo sobre la capacidad de empatía y generosidad salvo honrosas excepciones es la que estos psicólogos sociales han concluido de sus experimentos. No se deben sacar conclusiones muy tajantes de las ciencias humanas, nuestra versatilidad y circunstancias nos hacen seres capaces de escapar por cualquier rendija a las leyes psicológicas o psicosociológicas que algunos les gustaría encontrar. Habría que preguntar a toda la humanidad en general y estar seguros de que el que se considera religioso lo es y el que se considera ateo o agnóstico lo es, todo esto es muy difícil de concretar.

Me gusta el título, referente al primer homicida que se mereció una crónica: "¿Soy acaso el guardián de mi hermano? La compasión predice más generosidad en los individuos menos religiosos"

Caín  y Abel




Estos investigadores partían de que se suele suponer que las personas religiosas son más generosas y compasivas con respecto a su prójimo. Pero tras el estudio parece que son los ateos y menos religiosos los que se dejan llevan más por los sentimientos, mientras que los religiosos actúan según los principios. En Estados Unidos no tiene buena prensa ser ateo o agnóstico, sin embargo estos investigadores dicen que son los que se mostraron generosos, compasivos y con más empatía hacia el que sufre.

Las personas muy religiosas se atienen a una ideología, de forma que su compasión depende menos de los sentimientos que de las enseñanzas de la religión, de su identidad en una comunidad y del reconocimiento social. Dan o ayudan, son las hipótesis de los psicólogos, porque está prescrito o porque es lo que se espera. Mientras que los no religiosos o poco religiosos se dejan llevar por sus sentimientos y por eso parecen ser más generosos. De cualquier forma el suspuesto de partida que ha sido publicado en la Revista "Social Psychological and Personality Science" muestra que los ateos son conducidos por un sentimiento espontáneo a la generosidad.

El análisis se hizo mediante una encuesta entre 1300 adultos en el año 2004 y resultó que las personas clasificadas como menos religiosas daban dinero o comida a los sin techo antes que los religiosos. En uno de los experimentos se mostraba a 101 adultos un vídeo neutral y un vídeo desgarrador sobre niños pobres. Las personas recibían 10 dólares. Tenían que decidir cuanto darían a un extraño. El vídeo desgarrador tenía un claro influjo en la disposición a dar dinero. Curiosamente los menos religiosos daban más, mientras que el vídeo influía poco en los más religiosos. En otro ensayo 200 estudiantes tenían que decir cuanta compasión sentían en un momento dado. Luego tenían que pasar por una prueba de confianza con un extraño, ¿hasta que punto estaban dispuestos a compartir el dinero?. En un caso se le decía a la persona que su dinero se le había quitado a otro y que tenía que decidir si devolverle algo. Las personas que habían dado  sentían más empatía con los demás y los que habían sido clasificados en lo bajo de la escala según su sentimiento religioso daban más que los demás.
Los estudiosos concluyen que los creyentes no están más dispuestos que los demás a ayudar que los menos religiosos, cuando se trata no de hacerlo por principio sino cuando interviene la experiencia. Podría ser correcto decir que las personas que dependen de una iglesia o de una comunidad creyente con severas reglas y prescripciones, se comportan de manera menos espontánea en relación con sus sentimientos, lo hacen más bien de acuerdo a mandamientos o deberes morales. Otra explicación es que las personas religiosas encuentran una seguridad en las normas de conducta moral de su iglesia, mientras que los ateos dado que no pertenecen a ningún grupo ideológico debe decidir por sí mismos como comportarse,  y por ello pueden estar más abiertos a la influencia de la experiencia.

Seguramente todo esto es más comprobable en los grupos religiosos extremistas. Las prescripciones que se dan van en la línea de ahogar los sentimientos y sustituirlos por consignas, reglas, mandamientos de obligado cumplimiento. La compasión molesta en ese caso, se nos enseñaba a actuar siempre "con la cabeza" y no dejarse llevar por el sentimentalismo. Eramos robots, y de todas formas no podíamos compartir porque la primera que no tenía un duro en el bolsillo era una misma.

Pero resulta que la neuroética también está descubriendo que contrariamente a lo que pensaría un kantiano o un defensor de los mandamientos morales cuales quiera que estos sean, el juicio ético tiene mucho más que ver con sentimientos que con ideas o prescripciones bajo las que subsumir los comportamientos.

Todas estas pesquisas enlazan bien con lo que tantas veces hemos reprochado a miembros del Opus Dei o afines en diversos debates, la falta de sentimientos, el atenerse a la letra de la ley, la frialdad. El último que recuerdo en el asunto de los niños robados, o el obispo brasileño capaz de excomulgar por un caso de aborto en una menor violada, no digamos en las doctrinas inflexibles opusinas en lo referente al sexto y el noveno....Las obsesiones que había en la anterior sociedad española, hasta el punto de identificar la palabra moral con estas rigideces, o de poner a un guardia que llamaba la atención a las parejas en el parque y llamarle "la moral".  Mucha moral pero ninguna compasión. Da que pensar sobre qué sea una verdadera espiritualidad.

En la misma dirección debe de ir el juramento de "fidelidad" a la autoridad eclesiástica que se va a exigir a los jefes de Caritas International, para que ni se les ocurra inmiscuirse en alguna campaña "inmoral" eclesiásticamente hablando. He leído que el monseñor que ha tomado en mano este asunto en la mano es del Opus Dei y se llama Osvaldo Neves de Almeida.
Neves de Almeida


 Lesley Ann Knigth, anterior dirigente de Caritas sostenía  a la Canadian Catholic Organization for Developemnt and Peace, que"resbalaba" en los temas fundamentales de la moral, ¿o por ser mujer y en los tiempos que vivimos de restauración no podía estar al frente de una organización católica mundial tan importante? En este asunto del juramento de Caritas ¿se trata de moral o de dinero que hay que controlar? Paso atrás en las propuestas del concilio Vaticano II, los laicos pueden y deben sacar adelante muchas tareas sin encargo de la jerarquía. Vuelta al autoritarismo, juridicismo, clericalismo, control. Y compasión más bien poca. Ortodoxia a raudales.
Lesley Ann Knight

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
España exporta. Compre, compre. En este terreno lo mejores del mundo. ¿Por qué siempre exportamos lo más ultramontano?

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/05/11/actualidad/1336743793_117337.html
Anónimo ha dicho que…
Y sigue.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/05/11/actualidad/1336725754_757750.html

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/05/11/actualidad/1336767260_937207.html

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD