Palabras de Unamuno

Me gustó este mural del artista hispano-argentino Eduardo R. Relero al que titula "Buscador de cordialidad".
He encontrado unas palabras de Unamuno que aparecieron en el periódico El Defensor de Granada en 1898 a propósito del llamado integrismo religioso. Ni siquiera había nacido Escrivá, pero sin duda que su Obra hunde sus raíces en lo que ya este insigne escritor español denunciaba:
"Pero he aquí que se ha hecho de la fe religiosa algo muy picudo, agresivo, cortante, y de aquí ha salido ese jacobinismo seudorreligioso que llaman integrismo, quintaesencia de intelectualismo libresco. Y para vestir a este descarnado esqueleto, rígido y seco y lleno de esquinas y salientes, no se ha encontrado mejor carne que un sistema de prácticas teatrales y ñoñas, con sus decoraciones, sus luces, sus coros y su letra y música de opereta mala con derroche de superlativos dulzarrones y acaramelados. Y por debajo de este aparato fisiológico la constante cantilena de que el liberalismo es pecado, sin que logremos saber qué es eso del liberalismo.
La vida cristiana íntima, recogida, entrañable, hay que ir a buscarla a tales cuales almas aisladas, que alimentándose del tradicional legado, no se dejan ahogar por esa balumba de fórmulas, silogismos, rutinas y cultos de molinillo chinesco".

Alguien me dijo una vez tras mi salida del Opus que se alegraba de verme liberada de tanta "memez pseudomística". Yo me alegré más que nadie. Bajo las prácticas de piedad en el Opus hoy ya no dicen que el liberalismo es pecado, más bien lo practican, el liberalismo económico me refiero. La búsqueda del dinero como sea.

Me gustaría que tantas supernumerarias, cooperadoras que tiene el opus que son "maestras de pueblo" se enteraran de que este es uno de los penúltimos insultos que estoy recibiendo. El opus dei no le hizo ascos ninguno a María que llamábamos María Canena por ser de ese pueblo de Jaén. A esta señora, casi en sus ochenta años de edad, le descubrieron la vocación desde la eternidad como supernumeraria. Claro que además de maestra jubilada, soltera sin hijos, tenía una buena porción de olivos que supongo por muy maestra de pueblo que fuera no disgustó a los descubridores de su vocación.
Me gustaría también que los maestros, o profesores, la gente que se dedica a la enseñanza en general capte cuál es el aprecio que los opusianos tienen por esta profesión. Entiendo que una de las más necesarias en cualquier sociedad, se practique en el pueblo o en la ciudad, en un país rico o pobre. Sea cual sea el estatus del barrio donde uno trabaje, ser maestro creo que es en realidad una vocación.


Ana Azanza
Posted by Picasa

Comentarios

Vértigo ha dicho que…
Felices Fiestas a ti también...Deja tu voto del mejor grupo del año en nuestra web:

www.acvertigo.blogspot.com

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD