Anticlericalismo de derechas















El tema propagandistas no está agotado. Ni mucho menos.


En mis últimas lecturas sobre historia de España me he ilustrado sobre la etapa franquista final, cuando López Rodó ¿numerario? era el consejero, cerebro gris del primer ministro Carrero Blanco. Y el ¿supernumerario? Sánchez Bella estaba de embajador español ante el Quirinale, es decir, en Italia. Este ¿Alfredo? Sánchez Bella era hermano de dos ilustres pero muy ilustres opusianos, Ismael al que conocí en carne mortal, y don Florencio. Y otra numeraria, Aurorita, a la que también conocí.


¡Qué sainete la política española de aquellos años con respecto a la iglesia!


Hay varios factores interesantes que iluminan el carácter de la institución que nos ocupa.


Por una parte estaba vigente el concordato con la santa sede de 1953. Fórmula ya obsoleta, especialmente tras el reconocimiento por parte de Vaticano II de la libertad religiosa, un estado oficialmente católico era cosa del pasado. Pero en España las cosas eran un poco diferentes. Y el opus dei sin duda ninguna era una de los factores que contribuían a la diferencia.


Uno de los puntos de fricción de Franco con el Vaticano era el "derecho de presentación de los obispos". Pablo VI pidió expresamente al dictador que renunciara a dicho privilegio en una carta de 1968 que no se hizo pública hasta años más tarde. No hubo forma de conseguirlo y por ello algunas sedes episcopales españolas permanecieron vacantes. Franco era el caudillo de la Cruzada, fundador de un régimen asentado en la doctrina de la santa iglesia católica y romana. Apoyado y legitimado por el episcopado español que en su mayoría lo había aplaudido desde el primer momento, con excepciones notables (Vidal i Barraquer, que murió en el exilio). ¿De cuándo acá salía Pablo VI con esas demandas? había que ver el desagradecimiento de la Iglesia Católica a uno de sus hijos más fieles...

El Estado católico más católico entre los católicos no "obedecía" a Roma.

Incluso hubo periodistas hispanos que "ponían en duda la sólida formación de los pastores que Roma quiere imponer".

No sé a cuál de las dos partes habría que aplicar el dicho "cría cuervos..."


El otro punto que tiene auténticas narices y que tiene que ver con el concordato era que según este documento las iglesias y conventos eran lugar sagrado y la policía debía respetarlos. Era el llamado "derecho de asilo". Así pudo tener lugar un célebre encierro de protesta contra el régimen en Barcelona, la llamada "Capuchinada" (1966). Pero entonces los obispos se opusieron a que se utilizaran los templos católicos y demás edificios como puntos de resistencia a la dictadura:

"los católicos no deben llevar sus discrepancias ni presiones reivindicativas a los lugares destinados a la oración, al culto divino y a la formación religiosa."

¡Incumpliendo el dichoso Concordato! Segundo acto del sainete.


Varios profesores de canónico de la "Ponti", la universidad pontificia de Salamanca, a tenor de las detenciones de curas por sus protestas anti Franco recordaron en 1969, que "aunque estimamos necesaria la revisión del Concordato mientras esté vigente ambas partes deberían de cumplirlo". La voz de la sensatez. Por cierto, uno de los firmantes de dicho documento era Rouco...


Tercer acto: Ya he dicho que el opusiano Sánchez Bella era embajador ante el gobierno de Italia. El consideraba que había una "conjura" de la Santa Sede contra la católica España, conjura de la que participaba el nuncio Dadaglio, con sus ideas de poner obispos no acomodaticios con la dictadura y otras modernidades "impropias".


Pues bien, los ministros y embajador Opus, además de un ministro "propagandista" Silva Muñoz puenteaban descaradamente al ministro de exteriores Castiella teniéndolo por demasiado "blando" en sus relaciones con el Vaticano. Y es que los defensores de la ortodoxia y de la fe católica pura, y en esto opus y el propagandista iban de la mano, censuraban a Pablo VI por considerar "que estaba mal informado" sobre la situacion real de España.


Concretamente, López Rodó visitaba al nuncio en España, Dadaglio, e informaba seguidamente a Franco de la línea "dura" que se debía seguir en las relaciones con el Vaticano.


López Rodó criticaba al ministro de Exteriores Castiella, se puede leer en sus Memorias, II, p. 675 de "no defender el régimen español con el entusiasmo de un convencido". "Castiella y Garrigues, (el embajador español ante la Santa Sede), estaban ideológicamente más cerca de monseñor Benelli "que de los que creemos firmemente que el régimen que Su Excelencia ha dado a España es el único que puede asegurar un futuro de paz y prosperidad a los españoles."


Y diciendo esto, que conste, el opus dei JAMAS se mete en política.


Los que según López Rodó, numerario del opus dei y ministro de la Presidencia,se metían en política eran los católicos, curas y laicos españoles, que luchaban por la libertad.


En un despacho de 1969 este numerario "aclaraba" ideas a su Excelencia caudillo de España: "La división de clérigos y laicos es fundamental... Puede haber abuso de clericalismo cuando los sacerdotes se inmiscuyen en asuntos políticos ... La Iglesia atraviesa una fuerte crisis: se ha resquebrajado la disciplina y algunos clérigos no observan la conducta que reclama su ministerio. Por la veneración que nos merece el sacerdocio hemos de contribuir a atajar los abusos del clericalismo."


Una de las formas propuestas para atajar los abusos del clericalismo era que personas no dudosas de su fidelidad a la Iglesia visitaran a dignatarios de la Curia romana y al nuncio y le ofrecieran la verdadera imagen de España.


España es el país inventor del anticlericalismo de derechas. El de izquierdas ya sabemos cuál es. El de derechas, además de estas sutiles artimañas de los ministros opusianos como López Rodó, tuvo episodios de violencia cuando, según relata Josep M Piñol, se repartían tortas en las reuniones de católicos "conciliares" o sencillamente se infiltraban "católicos defensores de la fe auténtica" en ellas para reventarlas.

Comentarios

Dulce ha dicho que…
Florencio Sánchez-Bella fue consiliario del Opus Dei en España muchísimos años (durante los 60, 70 y parte de los 80), después se fue a Roma, Méjico y al final del todo estuvo en Granada. ¡Menuda está Granada con sus clanes!
Los clanes de Granada vienen del franquismo y fascismo y ultracatolicismo inhumano siempre van de la mano.
Anónimo ha dicho que…
La verdad que lo que dices hace muchisimos años que paso , y de aquellos polvos estos lodos, es decir por el poder franquista tenemos la fuerza del opus dei una secta asquerosa que repudiamos muchisima gente y que estoy seguro que se puede y se deve hacer algo, esto no puede seguir funcionado asi.Hoy he leido en un tema muy bueno , en concreto la relaciòn casa real, la reyna, y perdonad por no escribirlo en mayusculas, no hacen mucho por erradicar estos temas de corrupciòn emocional de los niños.Tambien como un monton de gente pepera adictos a esta secta,Ana mato, Montoro, Trillo ya sabemos el traficante de feretros, las Loyolas de Palacio,los Orejas etc, etc,.Si estos peperos llegan al poder que estan apunto, imaginaros lo que haran, una vendiciòn para la conferencia episco. Mirad, propuse si como alguien dijo una mesita y firmas,no habei dicho nada, pero pienso que seria rotundo que se able del opus dei en el parlamento.
Isabel C ha dicho que…
Hola Ana, ya no no me acordaba que Franco intervenía en el nombramiento de obispos.

Me ha surgido na duda. Creo que había un obispo en el País Vasco al final del franquismo que fue públicamente contra el régimen(Añoveros ¿?). ¿Cómo se coló este hombre en la diócesis?.

El caso es que la Iglesia está presente en todas las dictaduras y entonces, suele decir que no puede intervenir (salvo 4 hombres de bien que estén in situ en ese momento y deciden ir por su cuenta), pero cuando les interesa bien que presionan en la política).
Anónimo ha dicho que…
Hola Ana,

Para realmente salir del opus dei es necesario el asimilarse en la espontaneidad de la vida, de los viajes, de las aventuras, del conocimiento, y vivir el día a día desde la ingenuidad del nuevo ser.

Creo que es muy importante el percibir la variedad de las situaciones, de las circunstancias, y dejarse llevar un poco por la novedad.

Al opus dei lo domina a veces una visión demasiado encerrada de la vida, demasiado acabada, quizá por tanta exageración de parte de sus adeptos, que han dibujado una única historia.

Creo que nadie, ni dentro del opus dei, ni fuera, puede vivir tan ofuscado en sus lemas.

Es muy importante el viajar, el disfrutar, y quizá el visualizar al opus dei como una doctrina que nadie realmente puede vivir, por estrecha.

Puede que a algunos les haga bien el pertenecer al opus dei, pero han de ser personas que ponen en su lugar las cosas.

Saludos y suerte.
Ana A ha dicho que…
Al anónimo valiente anterior,
¿qué sentido tiene decir que algo "me haga bien" si ese algo está destrozando las vidas de miles de seres humanos?
Beneficiarse a costa de otros no es precisamente una forma de hacer el bien.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD