Laicismo. Tolerancia activa



Hay gente que sabe lo que dice.
No mucha y además hay que "arrebuscar" para dar con ella.

Este es Rafael Díaz Salazar, profesor de sociología en la Complutense, del que he devorado literalmente su "Democracia laica y religión pública" (2007).

Se hace eco de un debate entre Habermas, famoso filósofo contemporáneo, ateo, pero interesado por la religión como fuerza cohesionadora de la sociedad, y Ratzinger. Ambos se encontraron en Munich y debatieron dándonos ejemplo a los españoles de mesura y posibilidad de encuentro entre opositores. Practicaron la llamada amistad cívica con el que piensa distinto, que no es lo mismo que el mamoneo sin perdón.

Ambos coinciden entre otras interesantes cuestiones en que la religión y las Iglesias tienen una dimensión pública y realizan aportaciones a la vida colectiva y, por lo tanto, al Estado.

Pero ahora que veo que seguimos con las concentraciones así llamadas en favor de la vida me ha encantado otra consideración de Díaz Salazar en un artículo aparecido en El País, 7.12.2009, "Aprender a ser laicos":

Los ciudadanos religiosos deben respetar la autonomía del Parlamento y desechar cualquier intento de eclesiastizar la política y el ordenamiento jurídico. Tienen que aprender a distinguir entre ley y moral, pues las leyes tienen una finalidad específica que las diferencia de los imperativos éticos. Sería conveniente que reconocieran el valor de la moral autónoma. La libertad religiosa no puede impedir el desarrollo de la libertad de conciencia de quienes no son religiosos.

En una sociedad que busca espiritualidad y se plantea temas de fondo sobre la vida y la muerte, resulta paradójico contemplar cierta incapacidad eclesial para desempeñar roles espirituales y responder a preguntas metafísicas, mientras algunos obispos se convierten en guardianes de la recta política, la correcta legislación y la verdadera moral.

Los ciudadanos no religiosos también tienen que aprender a ser laicos. La proclamación de la identidad laica no vacuna contra la intolerancia. El fundamentalismo laicista es tan rechazable como el integrismo religioso."

La verdad que seguramente son igual de rechazables, pero hasta mi persona no ha llegado todavía ningún efecto pernicioso del fundamentalismo laicista. No sé, da la impresión de que los fundamentalistas laicistas no tienen la misma exagerada tendencia al control de vidas ajenas como el integrismo religioso. A lo mejor estoy equivocada y me falta experiencia de la vida.

En este otro artículo
http://www.moceop.net/spip.php?article50
he encontrado una frase de esas que dices, "la hubiera dicho igual". En mi caso lo he aprendido por experiencia, no por estudio de la sociología de la religión:

"En la historia de España hay una sobrecarga de catolicismo político y un déficit muy grande de religiosidad y espiritualidad."

"Sólo el desconocimiento de la historia de España en los siglos XVIII, XIX y los primeros treinta años del siglo XX puede llevar a afirmar que el catolicismo es el núcleo de la identidad española. España tiene identidades plurales –religiosas y no religiosas– muy consolidadas desde hace, al menos, siglo y medio. Esto no significa desconocer que el factor católico es un elemento importantísimo en la identidad cultural de España. Si la Iglesia es incapaz de percibir la existencia y las culturas de una España no católica, que tiene una tradición riquísima, se desnortará. El gran reto para esta institución es aprender a desarrollar su misión específica en un país que es plural desde el punto de vista religioso, moral y cultural. Y en esto consiste, desde mi punto de vista, la construcción de la España laica: la articulación de un país culturalmente plural, en el cual la Iglesia y el factor católico tienen mucho que aportar a la vida pública."

Llama milagro político al hecho del que escribí hace dos posts: dentro de un sector que habá apoyado incondicionalmente a Franco se desarrolló en los 60 una fuerte energía democrática. Vinculada además a una nueva espiritualidad evangélica muy profunda. Esa espiritualidad fue posible porque muchos católicos se situaron entre los perdedores del conflicto que originó la guerra.
Tras el asesinato de los abogados laboralistas de Atocha la encuesta de 1969 al clero español demostró que la mayoría de los curas estaban contra la dictadura.

Hace dos años salía el que creo que es el último libro de Díaz Salazar, "España laica". Todavía no lo he leído, pero hay una entrevista enjundiosa en la red:

http://www.redescristianas.net/2008/01/31/rafael-diaz-salazar-%C2%ABzapatero-no-ha-practicado-una-politica-laicista-antieclesial%C2%BB/

Después de haber sufrido las falacias opusinas de "espiritualidad laical", meras palabras que no lograban disfrazar la vida más que conventual que llevábamos, sienta como una ducha tonificante para el espíritu leer qué es, seriamente, laicismo:

"El laicismo es un movimiento que toma fuerza cuando en una sociedad se intenta reforzar el pluralismo cultural y moral y otorgar derechos a minorías que tradicionalmente han estado marginadas. En los últimos años se han creado asociaciones laicistas que han logrado convertirse en grupos de presión política y mediática. El laicismo se radicaliza cuando el clericalismo político entra en escena."

Conocemos en España tanto integristas que pretenden que se legisle desde la llamada "moral católica" como los laicistas que quieren barrer la religión de la vida pública. Condenados a no entenderse. Y porqué hoy vivimos más a gusto que hace 70 años, que sino a saber donde podíamos llegar con los enfrentamientos... la vida aburguesada puede con todos los idealismos y utopías extremos.

Pero me gusta que explique que el laicismo español tiene mucho que avanzar, pues con la mentalidad comecuras no se va a ninguna parte:

"El antagonismo ciudadano se está canalizando a través del debate sobre el laicismo, que es una especie de crisol donde se condensan cuestiones que nunca se han resuelto adecuadamente en la historia de España. Supimos resolver constitucionalmente el pluralismo político, pero todavía tenemos pendiente lo que denomino la Constitución Cultural de los españoles diversos y ésta requiere una laicidad inteligente, basada en la cultura del diálogo y en la amistad cívica de quienes tenemos identidades diferentes."

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
por que es tan importante el 19 de marzo?se les presiona para seguir dias antes?
Anónimo ha dicho que…
podrias comentar algo sobre los colegios mayores d la unav?es dificil encontrar plazas en ellos,va por enchufes..familia dinero...hay d numerarias y de universitarias q no sean nada?y de auxiliares?con los de los chicos pasa igual?
salu2¡¡

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD