CALVO SERER Y SUS MOVIDAS

Es un gusto poder escuchar las mentiras en la tele y poder decir no sólo que miente sino en qué miente madame Müller. El público en general no tiene porqué saber los detalles: que Romana no es Crónica, que los ministros Opus entraron en el gobierno en plena fase esplendorosa del franquismo, que Escrivá exclamó "nos han hecho ministros", que el Opus Dei jugaba a inquisidor general del régimen de Franco con las otras "familias" del nacionacatolicismo... son cuestiones que ni siquiera los españoles sabemos, mucho menos los franceses.


Tenemos delito en no saberlo puesto que estamos hablando de la historia reciente de nuestro país. Un régimen, el franquista que nos ha marcado cultural  y socialmente.



Calvo Serer con don Juan de Borbón

Me quedó decir que aunque el Opus Dei no acudió oficialmente al debate de 1984  escuchando al que iba "por libre", Calvo Serer, y al que iba en plan "neutro" Salmador, parece que tuvieran una consgina: ambos, y es: separar al Opus Dei del régimen franquista. Las intervenciones de Salmador van en ese sentido, como cuando plantea la cuestión de "las dos Españas en el Opus Dei", y cuando pregunta a Calvo Serer sobre la influencia del Opus Dei en la llegada de la democracia a España. Evidentemente por eso fue Calvo Serer a ese debate. El es el  único especímen que el Opus Dei puede presentar como perteneciente a la Junta democrática organizada por García Trevijano y Carrillo en París en 1974. 

Calvo Serer se queja a partir del minuto 11:10 de la censura en la vida española entre el 39 y el 75 de la que él también ha sido víctima.  Santísima caradura. 

 Calvo Serer fue director del diario Madrid, diario que fue cerrado primero por unos meses por un artículo de Calvo Serer, sugiriendo a Franco que se fuera, y luego por problemas económicos.  El Opus Dei puede presentarse incluso perseguido por la censura franquista.  Esa es la tesis del Opus Dei: Calvo Serer fue un "luchador por la libertad de expresión". Así lo presentan en un libro escrito por un numerario profesor de la universidad de Navarra, Fernando de Meer.

Pero Calvo Serer se estrenó en la vida pública española con ese artículo "España sin problema" que era toda una declaración de guerra del incipiente Opus Dei a los falangistas. Falange Española y de las JONS nada menos, un puntal del régimen, todos los símbolos falangistas llenaban los edificios públicos españoles y fijándose bien todavía hoy se pueden descubrir el yugo y las flechas en algunas fachadas. Ex combatientes de la Cruzada, la camisa azul, uniforme de los más adeptos al régimen. Calvo Serer no le esta leyendo la cartilla a cualquiera. Se dice heredero de la Acción Española, monárquica y antirrepublicana. 
Como lo debió de ser Escrivá.

Y el gran enemigo del Opus Dei desde esta primera hora: el marxismo. Obsesión que claramente han compartido con Juan Pablo II, y sobre todo con Ratzinger, que como Inquisidor general combatió la teología de la liberación en nombre de la "cruzada antimarxista", sin querer escuchar ni informarse de los problemas de América y de la realidad floreciente de las comunidades de base en ese continente. 

Para hacer frente a la ortodoxia marxista que amenaza al mundo no cabe otra cosa que la ortodoxia católica: "La tarea quedó perfectamente delimitada y trazada en 1939. Eliminadas las heteorodoxias religiosas, que se convertían en heterodoxias nacionales, la reanudación y el cumplimiento de nuestro destino obligaba a la nueva generación a trabajar por la cultura católica. Ante las ruinas de la modernidad, la generación nueva ha comprendido claramente que sólo el catolicismo puede vertebrar España". Rafael Calvo Serer logra convertirse en el primer ideólogo del pensamiento totalitario autóctono. Incluso defiende sin paliativos "el acierto nazi respeto de Rusia".

La obra de Calvo Serer fue laureada con el premio nacional de Ensayo Francisco Franco al mes de ser publicada. Eso es llegar y besar el santo. Al empezar 1950 todos los Opus Dei se aprestan en los periódicos a alabar el libro "España sin problema", los Albareda, Sánchez de Muniain, López Ibor, Sánchez Bella. Incluso un ACNP, grandes conocidos por aquí, dice de Laín que es demasiado unilateral y de Calvo Serer que es actual "frente al espíritu laico y antiespañol de Ortega". Este ACNP pone a Menéndez Pelayo a la altura de Fichte en sus "Discursos a la nación alemana", y lo alaba como siempre juvenil frente a esa antigualla empalagosa de Ortega y Gasset.

Pérez Embid, otro Opus Dei, que andando el tiempo llegaría a Director General de bellas Artes defiende la contrarrevolución como Ramiro de Maeztu y lo que les incomoda no son los campos de exterminio nazi que horrorizaban al mundo después de 1945, sino el destrozo que los aliados han hecho en las ciudades alemanas. Si algo hay que reprocharles a Hitler y Mussolini es "el patente influjo de Nietzsche que les hizo equivocarse trágicamente en el momento supremo". Tampoco perdonan todos estos Opus y ACNP a la democracia cristiana europea por haber pactado con el liberalismo.
Los primeros Opus Dei tenían la ideología pura y dura de su fundador, un cura que vivía en el siglo XX con mentalidad del XIX. Ese era el pluralismo original. 

Ni siquiera quiere Pérez Embid que los relacionen con el 98, porque recortaron la acción española, no superaron el "patriotismo crítico". "Cada vez está más claro que la actual actitud ideológica de España ante la crisis del mundo moderno es una solución constructiva de validez universal."

No había tenido España casi ni tiempo de desperezarse de su atraso cultural y político en las primeras décadas del siglo XX cuando nació el Opus Dei tras la guerra para seguir iluminandonos a todos los habitantes de este país con las luminarias del pasado. Y hasta hoy. 

Como toda ideología racista, también echan mano del "nuevo Israel". España el "nuevo pueblo elegido", la generación española actual en la pluma de Jesús Arellano, son realmente los Opus Dei que entonces se iban colocando en las cátedras universitarias. Ellos son la solución frente a las crisis del mundo, ellos los líderes ideológicos de España, ellos tienen un mensaje de validez universal.

Para ellos España no hay más que una, en ningún momento piensan estas gentes que los que han salido del país abandonando todo lo suyo deban de ser integrados en el "nuevo Israel". Como mucho son los "equivocados" para Laín. Para los Opus ni eso, ya que son heterodoxos políticos por republicanos y heterodoxos religiosos.

Lo de las crisis mundiales, en los libros Opus Dei se traducirá en que son crisis de santos. Pero el método para las crisis mundiales era facilísimo, el crucifijo y el evangelio. 

Impresionante que sin dejarnos siquiera conocer y vivir la modernidad, me refiero a la filosófica, ya estábamos de vuelta a la edad media por obra del Opus Dei.

 Calvo Serer fue un intrigante toda su vida, que se dedicó a traicionar a los que tenía alrededor para sacar tajada. Lo hizo en la universidad complutense cuando varios profesores de la facultad de filosofía firmaron una carta de adhesión a don Juan en los años 40, Calvo Serer se entretuvo en que la carta llegara primero al Pardo  para ganar puntos frente al dictador. Y con los generales monárquicos hizo lo mismo. Más tarde una carta de don Juan a un monárquico del "interior" llegó antes a Franco que a su destinatario por obra de Calvo Serer. Impidió que Julián Marías obtuviera la merecida cátedra en la universidad de Madrid a la muerte de Ortega. Marías no era el discípulo favorito de Ortega, pero sí el único que quedaba en España tras la guerra. Los Opus le chafaron la tesis doctoral, dándole un suspenso, Calvo Serer le chafó la cátedra (se se la daban a Marías podría volver la República) y finalmente se quedaron con el periódico de Barcelona en el que Marías solía publicar. Calvo Serer "el chafador" de prestigios, un clásico de la gente mediocre que para sobresalir debe ir echando borrones encima de los que pueden brillar y hacer sombra.

http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=3665

En los 70 Calvo Serer dió dinero a la editorial de exiliados en París, Ruedo Ibérico, que le editaron dos libros  y de paso hizo de "topo" informando a la policía española de los envíos de la revista que entraban en España prácticamente de contrabando.
Calvo Serer no luchó por la democracia, en todo caso, brujuleó alrededor de don Juan, también de Alfonso de Borbón, siempre al lado de los poderosos o los "pretendientes" a dirigir el país, Pero lo que es la base, el pueblo, los derechos humanos, la justicia social...eran cosas que como buen opusino jamás le importaron. Así que se dejen de rollos los de la universidad de Navarra, que lo que nos faltaba escuchar y creer es que el Opus Dei colaboró en la llegada de la "libertad". 

De hecho el puyazo de "España sin problema" contra Laín Entralgo antiguo compañero del colegio Beato Juan Ribera de Burjasot, es quizá su primera "denuncia" ante la autoridad de un colega en el afán de prosperar dentro del sistema. 

A cualquier cosa le llaman libertad.




Comentarios

vdadesolano ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo ha dicho que…
Con la segura llegada al poder del PP la opus argumentará a favor de la llamada "educación diferenciada" por conveniencia económica e ideológica.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Segregar/sexo/ciencia/prejuicio/elpepusoc/20111003elpepisoc_1/Tes
Anónimo ha dicho que…
Ya están aquí.

http://www.cuartopoder.es/preferirianohacerlo/lucia-figar-y-los-cielinos/1140

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA