De Veritate

Encontré este vídeo en el que sale Hans Küng, el primer teólogo defenestrado a toda prisa por Juan Pablo II, en 1979. Küng ha trabajado desde "la defenestración" por abrir cauces de entendimiento entre las religiones del mundo, fiel a su lema: "no habrá paz entre las naciones sin paz entre las religiones." Católico de formación, sentimientos, creencias. El catolicismo es su religión a la que no ha renunciado. Es sacerdote católico por mucho que las fuerzas "progresistas" de la iglesia se aliaran para quitarle su licencia como enseñante de teología católica. Molestó especialmente que cuestionara el dogma de la infalibilidad papal e invitara a otros teólogos a hacer lo mismo. Como él mismo dice esta primacía y hasta dictadura del obispo de Roma, el exagerado centralismo redivivo  es una gran piedra de escándalo y un obstáculo inmenso en el camino de una unión ecuménica con las demás iglesias cristianas. No digamos con el judaísmo y el islam.







Tiempo de crisis de identidad en las religiones y en la autoridad. La verdad inacabada, incompleta, sujeta por esencia a las contingencias. La verdad es un tema muy controvertido cuando hablamos de religión, todos quieren poseer el "anillo" del que hablara Lessing.
La religión sigue configurando las sociedades, como caminos de superación de la angustia todas las religiones son igualmente verdaderas. De ahí la necesidad de encontrar una plataforma ética común a tantas y tan diversas confesiones religiosas. Tema apasionante por demás.
Los grandes impedimentos a esta unidad entre los pueblos no los ponen las gentes humildes, dedicadas a sobrevivir y sobrellevar como mejor pueden su existencia. A menudo son los jefes religiosos los que ponen impedimentos que la gente de buen corazón de diferentes creencias no sabrían ver. Tema espinoso.

 Desde nuestro punto de vista  la visión tridentina de la iglesia católica, en cruzada contra la sociedad moderna, sin separar el trigo de la paja, no es la mejor receta para enfrentarnos al diálogo interconfesional e interreligioso.
En este vídeo tan valioso he reconocido a una persona de mis tiempos Opus que sabe mucho de religiones y de espiritualidad. Aquí la podemos ver entrevistada como una experta en nuestro país a la altura de un Küng que entiendo es el protagonista del vídeo.

Nunca ha dicho esta respetable experta en religiones ni una sola palabra que yo sepa sobre la "espinita" integrista que nos concierne.
Resulta muy, muy, muy doloroso y muy, muy, muy injusto. No digo que todo el mundo debe hacer lo mismo pero hay muchas formas de dar un testimonio. No tenemos que ir a Afganistán a buscar "Mujaidines", los tenemos entre nosotros. Fuimos captadas por ellos, fuimos adoctrinadas, manipuladas. No se nos puso un fusil en la mano ni se nos hizo esnifar droga para salir a matar y dar cuchilladas, pero se nos cegó y "deformó" de tal manera, cortando todo contacto con otras fuentes fiables, que todo el entusiasmo adolescente y juvenil debía de ir en una sola y única dirección. No hay campos de entrenamiento que vigilar por satélite, nuestros mujaidines están ahí, tan ricamente acomodados en nuestras ciudades, forman parte de nuestro paisaje, de nuestro vecindario.  Efectivamente está muy mal la acción de los talibanes, amargando la vida a las mujeres de Afganistán, caldeando los ánimos en lucha contra occidente. Pero ¿qué necesidad de ir tan lejos a buscar extremistas? ¿por qué tanto afán de señalar los talibanes en el campo ajeno mientras crece nuestro propio talibanismo?

Vuelvo al tema de los cercos que tiene el Opus Dei, de las murallas que lo protegen del exterior, o de los chalecos antibalas. El silencio ominoso de personas que no tienen nada que perder si se mojaran. Pienso en otro conocidísimo escritor del que tengo casi certeza de su ex pertenencia tras leer sus novelas.  Tiene un prestigio social y un reconocimiento que ni Opus ni nadie le puede arrebatar, está en una situación en la que no peligra ni su carrera, ni su familia, ni su dinero, ni su fama. Ya lo ha conseguido todo, es mayor y venerable. ¿Por qué tanto silencio? ¿miedo a qué a estas alturas de la vida? No todos salimos de ahí con las mismas posibilidades y en las mismas condiciones.
Si se tiene un talento en la vida es para ponerlo al servicio de la sociedad en la que uno vive, está muy bien preocuparse por la sociedad global. Pero la moral empieza por el que está al lado.

Me sirvo de las palabras expertas que se dicen en este vídeo: Ante la "crisis de valores" las "respuestas regresivas", la nostalgia de una sociedad teocrática está protagonizada entre nosotros por el Opus, y sería ingenuo no ver detrás del crecimiento de estos fundamentalismos claros intereses económicos, políticos y estratégicos. Tomando el nombre de Dios en vano, de libertad, de justicia y democracia, los estados se embarcan en la lucha por el poder. Olvidando los principios de paz y la declaración de los derechos humanos. Küng habla del método falso de la guerra para solucionar, es necesario el diálogo.
 Con los extremistas no se puede, pero la mayoría de musulmanes, cristianos y judíos quieren la paz.

Lástima que sean los extremistas los que lleven la batuta entre ellos y entre nosotros frente a la inmensa mayoría que sólo quiere vivir en paz.

El diálogo interreligioso debe anclarse en una auténtica espiritualidad que va mucho más allá de los credos particulares, de los dogmas, de los ritos, de los símbolos y los líderes, de las oraciones y salmos mil veces repetidos y sobre todo de las perversas vinculaciones con el poder. Nos recomiendan profundizar en las vetas de misticismo auténtico que cabe encontrar en todas las tradiciones. La sujeción a un líder nada tiene que ver con la espiritualidad.
Buen ejemplo el que pone Küng: Anuar el Sadat, mandatario egipcio, visitó Jerusalén, un gran gesto de reconciliación con los judíos. Por eso lo mataron los extremistas de su misma religión.

Frente a los integristas poseedores de la integridad de la verdad de cuya acción salvadora andaría el mundo necesitado, otra propuesta espiritual, esta vez desde el campo ortodoxo: Michel Maxime Egger. A propósito del documento vaticano "Dominus Iesus" con el que la iglesia católica se erige a sí misma en la única verdadera iglesia de Cristo", escribe Egger que los ortodoxos también creen eso de sí mismos, pero no tienen el atrevimiento de pregonarlo. Cuando se confunde la verdad  necesariamente histórica de una religión con la verdad eterna de Dios que no tiene límites ni fronteras, entonces la religión se transforma en factor de división, de conflicto y de guerra.

Jesús dijo que era el camino, no el único camino. Jesús mismo fue educado en el judaísmo, creció y practicó los ritos, la oración, la ida al templo, la circuncisión, los ayunos, la Pascua. No renegó de la religión de sus padres, de sus antepasados. La religión es como un viente en el que la persona crece y se nutre. Pero hay que tener cuidado para que esta matriz primigenia no se convierta en tumba de la auténtica espiritualidad. La religión se hace tumba para la persona cuando las creencias, las prácticas, los dogmas se hacen más grande que Dios mismo, cuando las doctrinas se convierten en ideologías.
La iglesia católica, sus jerarcas, se siente amenazada por la sociedad secularizada y se repliega sobre sí misma, reafirma el perfil de sus fronteras, reúne a sus huestes bajos sus alas, refuerza su identidad a la fuerza en contra de los demás. ¿No se dan cuenta de que es una forma de sembrar división con los demás cristianos y también entre los propios católicos? ¿no ven que están serrando la rama sobre la que se sientan? Jesús rompió fronteras entre judíos y paganos.
Las iglesias  estarán vivas si dejan a sus fieles crecer, salir de su vientre, ser más libres, si les dejan ser adultos en lugar de asegurar sólo la continuidad de la propia iglesia. ¡Qué lejos estamos de todo ello!

http://www.trilogies.org/spip.php?article34

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustó el vídeo.Gracias por este blog y por las cosas que vas publicando,sin duda,son interesantes.
También gracias por tu valentía y coraje al seguir con el blog adelante a pesar de todas las consecuencias que pueda tener tocar un tema tan controvertido como el od.
Mucho ánimo y fuerza ¡Gracias a Dios,nos fuimos!y gracias a ti mucha más gente cada día sabrá con más acierto que es el od.
PD-¿Cómo crees que terminará el opus?A mi me gusta imaginar que-aunque tal vez no lo vea en vida-dejarán de tener pitajes de numerarios/as y se les acabará todo.
A lo mejor no veremos que se haga justicia en esta vida pero confío en que en la otra Vida la habrá
Saludos

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD