Hans Küng habla de nuevo


Dice The Guardian en esta noticia que Hans Küng hace una llamada a una revolución desde la base para acabar con el gobierno autoritario de la iglesia católica. La jerarquía es corrupta, falta de credibilidad, indiferente a las verdaderas cuestiones que preocupan a los fieles. El teólogo de Tübingen pone en paralelo el gobierno del catolicismo con la dictadura de Hitler:

"La incondicional obediencia exigida a los obispos cuando prestan juramento al Papa es tan extrema como la que tenían que hacer los generales nazis a Hitler. El Vaticano aplasta con contundencia cualquier síntoma de disentimiento episcopal. Las normas para escoger a los obispos son tan rígidas que en cuanto surge algun candidato si defiende la píldora o es favorable a la ordenación de mujeres es borrado inmediatamente de la lista. El resultado es una iglesia de "yesmen" en el que hay que obedecer a pies juntillas." A imagen del Opus. Calcada.
La única posibilidad de reforma es desde abajo. "Los curas y otros responsables tienen que dejar de ser siervos para organizarse y decir que hay algunas cosas que no van a tolerar más."

La inspiración para esta revolución la tenemos en Austria y Suiza, donde cientos de curas católicos han formado movimientos de defensa de posturas que desafían a las prácticas comunes del Vaticano. Las revueltas no tienen precedente en el Vaticano y se dice que pueden dar lugar a un cisma.

"Siempre he dicho que si se levanta un cura diocesano eso no cuenta para nada. Cinco darán  a lugar a cierta conmoción. 50 son más invencibles. En Austria ya son casi 300, incluso puede que 400, en Suiza 150 y la cifra seguirá aumentando."

El cardenal Schönborn de Viena al intentar sofocar la revuelta se ha visto obligado a ceder  porque la gente común y corriente apoya a los curas y de que la situación puede volverse en su contra.
cardenal Schönborn

Desde luego la iniciativa por la renovación no vendrá de España, "reservorio" de fascismo mundial, o mejor de clericalfascismo. Una gran cosa es en favor de Schönborn es que nuestros clericalesfascistas hispanos se escandalizan de las actitudes de Schönborn, por ejemplo en referencia a que un homosexual forme parte de un consejo parroquial. A los homosexuales que no se avergüenzan de su condición ni agua, "va contra las reglas" de la iglesia católica, las principales. A oír a esta gente parece que los evangelios son una lección de homofobia ¡qué obsesión! Los defensores del latín ya han pedido la cabeza de Schönborn.

Estos curas austríacos se limitan a pedir que se deje a divorciados y vueltos a casar que reciban la comunión, ¡vaya revolución inconcebible!, que se permita a personas no ordenadas dirigir los actos litúrgicos, que las mujeres tengan responsabilidades. Todo ello rechazado de plano por el Vaticano. Nos encanta la edad media por aquí, para algunas cosas, quede claro. Como siempre digo la actitud hacia el dinero de estos defensores de "lo de siempre" no es la edad media. Corolario que no se debe olvidar.

Hans Küng ayudó a Ratzinger en su carrera universitaria en 1966, cuando le ofreció un puesto en su universidad como profesor de dogmática. El propio Küng se vió echado de la profesión "enseñante de teología católica" nada más llegar Juan Pablo II, con la celeridad del rayo, de un día para otro. Ambos, Ratzinger y Küng trabajaron en el concilio Vaticano II, ese que ahora defiende el Opus frente a los "reintegristas". El intento de puesta a punto más importante de la iglesia católica desde la edad media. Pero la relación entre ambos nunca ha sido fácil, Küng más brillante en muchos sentidos, le ha quitado protagonismo a Ratzinger al más serio Ratzinger.

De los tiempos compartidos en Tübingen se creó la leyenda de que Küng iba en un coche deportivo rojo y Ratzinger en una bici. "Alguna vez le llevé en coche, pero no es cierto que me gusten los coches deportivos. Ratzinger admite que no le interesa la teconología y ni siquiera tiene carné de conducir. Pero todo esto se tranformó en una metáfora idealizando al ciclista y demonizando al del coche deportivo.


el coche de Küng
"De todas formas la imagen del modesto teólogo ciclista se evaporó desde su llegada al papado en 2005." En las audiencias en la plaza de san Pedro manifiesta pomposidad, y lo que ocurre tiene dimensiones del Potemkin. "La gente fánatica acude a celebrar al Papa, a decirle que maravillos es, mientras las parroquias están en una situación lamentable, faltan curas, cada vez hay más gente abandona la iglesia que bautizos, y ahora Vatileaks que revela el estado de la administración vaticana."

Los caminos de ambos se cruzaron en Tübingen, pero las huelgas estudiantiles del 68 impresionaron a Ratzinger que huyó de esa universidad refugiándose en su Baviera natal e introduciéndose en la carrera eclesiástica dentro de la jerarquía católica. Tras 1968 Ratzinger se volvió más conservador.

Küng califica el papado actual como el pontificado de las "oportunidades perdidas": ha dejado pasar la reonciliación con los protestantes, los judíos, los ortodoxos y con el Islam. Así mismo ha dejado de ayudar a la lucha contra el SIDA en Africa al no permitir el control de natalidad. Y el escándalo más grave, el encubrimiento de la pederastia clerical en su tiempo al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El Vaticano no se diferencia del Kremlin, igual que Putin que fue agente secreto se convirtió en presidente ruso, así Ratzinger jefe de los servicios secretos de la iglesia se ha convertido en jefe del Vaticano. Nunca ha pedido disculpas por el hecho de que muchos escándalos de abuso estaban cubiertos por el secreto papal, ni siquiera ha reconocido el desastre para la iglesia católica de la "putinización".
En 2005 ambos se entrevistaron durante cuatro horas en Catelgandolfo.


Castelgandolfo
"Parecía que íbamos a estar de acuerdo, después de todo fuimos colegas durante años.Paseábamos por el parque y había momentos en que pensaba que en algunos temas nos entenderíamos, pero nunca ocurrió. Desde entonces nos hemos carteado pero no nos hemos vuelto a encontrar."

Küng ha sido un gran viajero, haciendo amigos por el mundo, desde líderes iranís hasta John F. Kennedy y Tony Blair con el que estableció una relación como de gurú espiritual antes de que Blari se hiciera católico, decisión que Küng considera errónea: "debería de haber usado su papel de figura pública para reconciliar las diferencias entre las iglesias anglicana y católica en Reino Unido". También le pareció un error su intervención en la guerra de Irak a propósito de la cual le escribió. Blair contestó que actuaba conforme a su conciencia no para dar gusto a los americanos.

A sus 84 años Küng dirige desde su casa la fundación Weltethos = Fundación para una ética mundial, que seguirá funcionando tras su muerte. La última iniciativa ha sido la creación de un libreto musical que mezcla narrativa sacada de las diferentes religiones, confucianismo, hinduísmo, budismo, judaísmo y cristianismo. La obra compuesta por Jonathan Harvey se ha estrenado este domingo en Londres

Con la sinfonía lo mismo que con su fundación Weltethos quiere enfatizar lo que todas las religiones tienen en común frente a lo que las separa. Es autor de un código de reglas y presupuestos para una ética mundial que espera sean universalmente aceptadas un día. Küng está convencido de que nos hallamos ante un cambio en la historia de la humanidad y que para ese nuevo horizonte es preciso unos nuevos principios aceptados por todos, entre ellos la regla de oro de Confuncio: no hagas a los demás lo que no quieras para tí.

Otras interesantes reglas de su código:
Compromiso por una cultura de renuncia a la violencia y respeto a la vida, 
Compromiso por una cultura de la solidaridad y un orden económico justo
Compromiso por una cultura de tolerancia y una vida en la veracidad.
Compromiso por la justicia y la igualdad hombre y mujer.




Comentarios

Carmen Charo ha dicho que…
Me encanta la propuesta de este gran teólogo, y creo que es la auténtica solución para hacer bien a la verdadera iglesia de Jesús de Nazaret. Yo decidí marcharme por no reconocerlo en esta institución, ademas de que creo que Jesús no quiso fundar nada, pero me hubiera quedado de ver un compromiso firme de desobediencia y un alejamiento real de tanta miseria de que se ve en la autoridad de lo que se llama iglesia católica. Un saludo, Ana!!

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA