Las dos caras de Juan Pablo II



En este vídeo Leonardo Boff explica cómo fue su juicio y condena al silencio por parte de Ratzinger en los ochenta. Y como en 1992 el cardenal Baggio, vaya quien lo hubiera dicho..., que lo escuchó en Río de Janeiro con motivo de una cumbre ecológica, lo quiso humillar mandándolo a un país asiático. Entre chinos o coreanos se le quitarían las ganas de predicar, querían silenciarlo de una vez

Boff distingue entre aceptar con humildad la condena que Ratzinger le impuso la primera vez y la humillación de la segunda vez que no aceptó. Acabó fuera de la orden franciscana. Habla de esta imagen gráfica de Juan Pablo II con el dedo amenazante ante el cura y poeta Ernesto Cardenal en el aeropuerto de Managua.



El papa polaco, al que Benedicto XVI se ha apresurado a beatificar, en su faceta de inquisidor. Juan Pablo II no entendió la realidad de Latinoamérica, tenía a su lado muy buenos asesores, y el oído bien preparado para identificar la defensa de los pobres con el marxismo.
La iglesia agoniza en Europa dice Leoanrdo Boff, y más de la mitad de los católicos están en Africa, América... pero el eurocentrismo, los antiguos rituales tridentinos, el medievalismo, la inquisición continúan siendo la nota dominante en Roma. Y el rápido tapado y carpetazo de aquellos asuntos menos cómodos.

Leonardo Boff es bien consciente de que Juan Pablo II fue un papa que supo dar una cara amable, juvenil, deportiva incluso al principio, sonriente, ecuménica, visitando sinagogas y haciendo muchos gestos que quedaban de maravilla en nuestras pantallas. Le fue muy bien a este Papa con los medios de comunicación audiovisuales. Tenía imagen. Lo que no se puede decir de su sucesor. Sin embargo hacia dentro de la iglesia gobernó con mano de hierro, imponiendo una doctrina, un derecho canónico, un catecismo. Y aunque Leonardo Boff no lo dice, haciendo oído sordos a las quejas que le llegaron de fieles católicos sobre por ejemplo el Opus Dei.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD