COMENTARIOS ANCIEN RÉGIME

No tengo ganas de decir que no salgo de mi asombro pero lo voy a decir.


No salgo de mi asombro de que se sigan criando inquisidorcitos. Que ante la frescura que irradian estos propósitos, gentes cultas e ilustradas del panorama español escriban las tontás que están escribiendo. Otra vez los españoles católicos de derechas que parecen descendientes del Cid o de santa Isabel la católica adelantados por la izquierda por el Vaticano. No por favor, no volváis a repetir la historia que ya ocurrió cuando Juan XXIII inició el concilio. Muchos españoles estaban con el pie cambiado en asuntos religiosos. Seguían en el "por el imperio hacia Dios". Las reformas conciliares les hicieron llevarse las manos a la cabeza. Qué modernidad tan insoportable decir la misa cara al pueblo. Qué desfachatez usar las lenguas que la gente usa en su vida diaria en vez del sagrado latín del que dudo que el propio iniciador supiera una palabra.

Ahora parece que lo que les escandaliza respectivamente a uno es la falta de decoro del argentino y al otro la desdramatización del aborto. Lo que he oído es de mal gusto. No lo repetiré. Confundir la fe con los oropeles me parece vulgar, y más en alguien tan erudito y cultivado, conocido por su afición al incontenible torrente de palabras.

El más joven se pica porque él lleva años en la cruzada antiaborto. Que el Papa sugiera tan solo que hay otros temas de más interés y más pertinentes, dejan en mal lugar al cruzado.

Qué mentes nos iluminan. Es admisible que digan estas cosas los del concilio de Trento que secuestraron nuestra juventud. Pero tiene bemoles que lo digan personas que han llevado ambos la vida que han llevado, la que han querido. ¿Tiene remedio España? lo estoy empezando a dudar, qué desesperación de yermo. No se oyen voces ilustradas y cuando parece que hay alguna te arrepientes de haberla oído.

Lo de la mujer cardenal, no sé. Hay muchos escalones antes en los que las mujeres podrían hacer algo más que dar catequesis o limpiar. Es un mundo de hombres sin ninguna duda. Ese toro va a ser difícil de torear, la cultural clerical es muy machista. Que no hace falta ser clérigo para ser cardenal nos las decían a nosotras en el Opus Dei en la asignatura de derecho canónico me parece. Papel mojado ¿hay algún cardenal que no lo sea?

Lo más interesante es que está consiguiendo que la iglesia sea actualidad no por escándalos o ranciedades. Eso es lo sorprendente. Y que además haga declaraciones sobre asuntos de actualidad como la guerra en Siria. Es otro mundo, otro tipo de cura, otro universo mental, no hay ninguna duda. Dirán lo que quieran pero los que estuvimos en el Opus Dei sabemos que no ha salido de ahí ni lo ha rozado. Los habrá tolerado como obispo obediente a Roma. Ahora que es el que manda en Roma estaría bien que hiciera algo en ese sentido. Pero por el momento de cara a sus colegas obispos sean los que sean guarda mucho las formas. No así los inquisidores sean laicos o clérigos.

En cuanto al de la pederastia "desaparecido". Típico de todos los escándalos que rozan aunque sea tangencialmente, hay que quitar a la persona de en medio, y decir que venía de vez en cuando a merendar, pero que no pertenecía jurídicamente y bla, bla. El clásico. Nadie tiene carné de pertenencia ni papeles que acrediten, está muy bien pensado y se lo ponen muy fácil a sí mismos para escurrir el bulto. Nunca quemarse. Sólo recoger parabienes. Sólo el lado bueno de la vida y sobre todo las herencias buenas de la vida. Por lo demás "no pertenecía". A saber donde lo han mandado. Capaces son de cambiarle el nombre y hacerle la cirugía.
Lo diferente es que sus historias ya no cuelan.
¿Qué fue del chico de Gaztelueta? ¿nada se supo? 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿Nos puede explicar qué se puede comprender de esta nota?
¿En Roma dirán algo? ¿Y en Bruno Buozzi?

http://www.intereconomia.com/blog/cigueena-torre/lio-peru-se-va-aclarando-20130926

PD
Tanto faldón de largo como descaro de corto.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA