COMPARACIONES

Cuántos ataques furibundos al que dan como sorpresa en las elecciones. Me agrada el "voto de pobreza" de la número 2, dice que seguirá ganando el mismo sueldo que ahora. Eso es pobreza voluntaria, no la de las numes desprendiéndose del coletero en el centro de estudios...

 Me interesa el partido gobernante porque cobija a muchos Opus y coloca a muchos ídem. Fui mirando resultados en pueblos de España al azar y muchos españoles siguen dándoles su confianza a pesar de todo lo que están desarmando. 

Como alguien dice por ahí, tengo la convicción de que no tenemos un partido político en España como el de la racista y xenófoba francesa puesto que esos "ideales" los lleva de serie nuestra mayoría ya no absoluta. Me preocupa el fanatismo religioso que suele ir de la mano con el nacionalista. Todo en su justa medida no tiene porque ser perjudicial, religión sin exclusivismos, fe con tolerancia a otras "fes" e increencias, amor al propio país, articulando las identidades que como diversas capas forman a la gente medianamente inteligente, culta y capaz de aprender de todos los pueblos y sensibilidades, escogiendo lo mejor de cada cual, lo que sirve al propio crecimiento y ensanchamiento de horizontes.  Las lenguas no se hicieron para levantar muros sino para comunicar, y la cultura es para vivir en ella sin usarla como ariete ni hacer clasificaciones.

Una vez más he dado con un artículo sobre una secta "desmontada" en Chile. Cada vez que ex sectarios dan testimonio voy a mirar. Para comparar y aprender. Si sí o si no es lo mismo.
Esta se llamaba Colonia Dignidad. En ella vivieron durante décadas algunos alemanes bajo un régimen brutal. Todavía, ya en sus 70 u 80 años, luchan contra las consecuencias.
Paul Schafer fue el fundador y se llevó tras de sí a gente muy joven, a fundar la secta en Chile. A 400 km al sur de Santiago estaba la casa. Alli vivieron durante cuarenta años Heinz Wagner  su mujer, separados del mundo por una alambrada.

Es la primera diferencia, OD es difícil de "cercar". Es mundial. No localizado ni limitado a una "colonia". Sus miembros son de diferentes tipos. Algunos viven "encerrados", numerarias auxiliares, directoras de alto nivel, numerarias mayores y enfermas, con poco contacto con el exterior. Pero otros muchos viven en un régimen más abierto, en sus propias casas los casados y los célibes agregados, como Cotino, el de la Comunidad Valenciana. Pero no pasa una semana sin contacto con la central para los "medios de formación".

 Irmgrad Wagner reconoce: "era tan ingenua y tonta. Con 60 años cuando regresé a Alemania no sabía lo que era el sexo. Tuve que empezar de cero como una niña." Me remito a los abundantes testimonios de ex sobre esta cuestión.

Hay activistas de derechos humanos que se preocupan de los exsectarios y de las sectas. Aquí no tenemos de eso. Este activista se llama Dieter Maier: "Los miembros de la secta sólo aprendieron a ser dependientes, a cumplir órdenes, todos los traumas que vivieron en Chile salen ahora a la luz. La mayoría de ellos son incapaces de trabajar y no están en condiciones psíquicas de adaptarse a la vida en Alemania." 

¿Cómo acusar de eso al OD? cuando muchos ex disfrutan de puestazos y colocaciones varias. No todos, pero muchos porque supieron callar. De todas formas muchos otros ex podríamos decir: "Todo nos lo daban hecho. Al salir de la secta tuvimos que buscar como ganarnos la vida y salir adelante. En la secta sólo teníamos lo que llevábamos puesto."

Al ex sectario le queda por delante una doble tarea: empezar de nuevo sin ayuda en un nuevo medio. 
En el caso de OD sin ayuda y con el OD poniendo zancadillas. Y la otra tarea en la cual ha descollado la web de Agustina es asimilar y "trabajar" las mentiras, los dolores del pasado, aceptar que seguiste a un charlatán religioso. En nuestro caso a una pandilla de charlatanes apoyados por una institución milenaria y asentada en nuestras sociedades.
La colonia Dignidad la empezó un agente pastoral evangélico, Paul Schafer, que trabajaba con jóvenes en los 50, sirviéndose de su carisma, reclutó a muchos y les animó a formar parte de una nueva comunidad. 

Eso de engañar jóvenes es un clásico. Con la complicidad de los padres y educadores es menos clásico. 

Henning Freund, terapeuta y psicólogo de la religión vive en Marburgo y habla sobre Colonia Dignidad que hoy se llama Villa Baviera. Han sufrido una reforma. No conozco psicólogos de la religión tampoco por aquí, qué trabajo tan interesante.
"La teología de las iglesias libres se ve fuertemente deformada. Con un sistema dualista, por una parte Dios y por la otra el diablo, es importante la separación del mundo. Paul Schäfer era el guia espiritual y vivían en la espera de que todo es provisional y ellos eran una comunidad especial, elegida, que esperaban en el inminente regreso de Jesús".

Eso no estaba entre nuestras esperas, pero lo de la especialidad y elección es definitivamente muy importante desde el punto de vista psicológico para mantenerse en la separación del mundo.

La psicóloga destaca que además de hacerles sentir especiales también mató a trabajar a sus seguidores. En nuestro caso, esto pasa al principio y sigue durante toda la vida si eres del "montón" o de "base". Si asciendes, vas descansando de las "corvées". Pero esclavitud siempre hay, desde el momento en que se hacen muchos trabajos de sol a sol sin cobrar, sin seguridad social, sin que cuenten para el curriculum en el caso de las numerosas clases y asignaturas que graciosamente impartimos algunas a mayor gloria de Dios.
En Colonia Dignidad se trabajaba duro en el tiempo de la cosecha, desde las 5 a.m hasta las 12, 3 horas de descanso y vuelta a empezar.

Susanne Bauer, terapeuta familiar que se ocupa de cuidar a los ex sectarios tras la muerte del líder en la propia villa Baviera, dice que el trabajo físico duro ha dejado huella: muchos sufren depresión y trastornos postraumáticos.

Gudrun Müller, ex que después de 40 años lo dejó, afirma: "Nos decía que el trabajo era un servicio a Dios, trabajábamos desde temprano hasta por la noche."
Coincide con el founder: "el trabajo es oración"

"Uno  de los métodos consistía en obligar a la confesión, todos los miembros de la colonia tenían que contarle sus supuestos pecados, él líder usaba esa información para presionar a las personas."

Nada que no se haga en el OD. En OD había variedad de canales de info. También como medio para comprobar si le contabas lo mismo a todo el mundo: charlista, cura confesor, cura director espiritual en el centro de estudios, directoras varias (del centro, de la delegación o asesoría), curas con mando. En suma, una radiografía completa por estar compuesta de muchas y variadas perspectivas. No digo nada si además tus parientes cercanos, padre o madre, hermanos, pertenecían y estaban más con el Opus que contigo. Fue mi caso por temporadas con mi amantísima madre que Dios haya perdonado. No sé si yo puedo.

Un investigador Jan Stehle apunta:
"Se debían confesar todos los pecados.  No se podían tener pensamientos propios. En cualquier momento Scháfer pasaba y preguntaba: ¿qué estás pensando ahora? No paraba hasta que no se le decía lo que quería escuchar. Sonsacamiento de información. Qué tonta fui, creí que a algunas dires y numes les gustaban las excursiones a la sierra como a mí. En realidad eran oportunidades "de trato" para sonsacar.  Conozco alguien que no es del Opus Dei que si quisiera podría confirmarlo, lo vivió en varias ocasiones.

Hablan de abusos sexuales, electroshocks. Algunos han dicho que los Aquilinos usaban este sistema en su consulta tiempo ha. En Colonia Dignidad la sexualidad era un tabú y era brutalmente reprimida, las familias vivían separadas. Los contactos entre hombres y mujeres estaban prohibidos.

En OD muchas diferencias según el nivel al que te muevas. En principio para numes todo muy prohibido. Luego ya mangas anchas y estrechas según "la clase y posición".

Gudrun y Wolfgang  se conocieron allí en la colonia Dignidad pero no podían hablarse. Hoy ya abuelitos se han casado y están en un hogar para personas mayores.
Wolfgang tuvo un ataque al corazón que le ha afectado al habla. En colonia Dignidad se le obligó a tomarse muchos medicamentos diarios sin saber qué eran. Por ejemplo, Melleril, un psicofármaco que se receta en las psicosis.

Me han dicho que si quieren te dan los medicamentos sin que te enteres, pero de eso no tuve experiencia directa felizmente. 

En Colonia Dignidad determinado psicofármaco se prescribía en pequeñas cantidades para el que empezara a mostrar signos de desafección, el que oponía resistencia o  quería escapar. 
Me llevaron hasta el dintel de la puerta pero no pudieron recetarme. Hasta las puertas del infierno. 

Petra Schlagenhoff es abogada y representa a las víctimas que denuncian al médico que recetaba, Harmut Hopp
Hopp era  médico y dirigente. En 2006 fue condenado en Chile a cinco años de cárcel por colaborar con los abusos sexuales. Pero sigue siendo acusado en otros procedimientos, puede que lo condenen más. 

Hartmut Hopp, ehemaliger Vize-Chef der Colonia Dignidad in Chile, auf einer Aufnahme aus den 80er-JahrenHartmut Hopp,  (picture alliance / dpa / Marcelo Hernandez)
Algunos de los ex miembros han vuelto a vivir en una iglesia baptista, necesitan un líder, un dogma al que sujetarse. Pocos han conseguido vivir por su cuenta, sin relaciones religiosas. "Para esas personas la religión además de ser un trauma es hoy un recurso en su vida, es una pieza de su estabilidad, un elemento indispensable para vivir que si les falta se vienen abajo."
La mayoría de los ex no quieren hablar del tema, no quieren reconocer lo que les pasó.
"Esas personas fueron obligadas a vivir apartados del mundo. Se sintieron especiales, como la "novia" de Cristo, como el grupo preferido de Dios, y tras la ruptura con Colonia Dignidad se dieron cuenta de que el resto del mundo pensaba algo muy distinto, que la gente sabía que estaban en un lugar peligroso, donde pasaban crímenes, vivir esa ambivalencia es muy difícil para ellos.
Colonia Dignidad no era sólo una secta, Paul Schäffer puso su Hacienda a disposición de la junta Militar de Pinochet. La abogada Schlagenhoff: ""Hubo torturas en la Hacienda y asesinatos, los cadáveres se encontraron años después y se quemaron."

Hoy viven en el lugar unos 150 ex sectarios. Tras la muerte del líder en 2005 las puertas se abrieron, se puso un restaurante y un resort, se puede visitar la Colonia. Para los parientes de las víctimas de la dictadura es insoportable ver que el lugar donde sus familiares fueron torturados se celebran fiestas mientras que nadie se acuerda de los crímenes que allí se cometieron. Las familias exigen tanto al gobierno chileno como al alemán que haga un monumento a las víctimas y que se trate la cuestión desde un punto de vista político.

Entenderse con dictadores y torturadores es normal en los sectarios.

Los ex miembros de la secta alemanes se indignan cuando ven vivir tranquilamente en Alemania a los que antaño fueron los dirigentes de colonia Dignidad, como el médico Hopp.

Hartmut Zeitner otro ex a sus 54 años reconoce que:
"sólo puedo vivir en la medida en que soy un hombre libre y mantengo las distancias. De alguna forma se vive encadenado si se mantiene el contacto entre ex, se quiera o no. Nuestra vida está profundamente marcada, el pasado vuelve una y otra vez."

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD