CURSO ACELERADO DE ESPIONAJE E INFILTRACIÓN



CURSO ACELERADO DE ESPIONAJE E INFILTRACIÓN
Hacían ficha de adictos al régimen de Franco para sacarles más partido. Carrero Blanco tenía interés en las entrevistas quienes eran “los que no se definen” o “no están definidos”, sirven para infiltrar organizaciones estudiantiles, sindicatos, asociaciones…Es exactamente la misma técnica opusina, “los ni fu ni fa” 
  son siempre fu.

Cuando un miembro del servicio “se quemaba”, lo mejor era poner tierra por medio, desviar la atención.
Los colaboradores del Servicio informaban y hacían funciones de contrapropaganda, en la acción psicológica positiva, fomentando organizaciones adictas o neutras respetuosas con la legalidad franquista.
La infiltración exigía sacrificios, entrañaba riesgo de detención  y cárcel. El infiltrado tenía que hacer méritos para consolidarse en la organización infiltrada con lo que se llegaba a situaciones límite de conciencia con las que tenían que cortar.

Las colaboraciones con el Servicio E. llegaban muy arriba en la escala social y en la mayoría de los casos se hacían por una contraprestación: “te informo si me consigues una audiencia con una autoridad, me resuelves mi problema, me dan un cargo o me allanas el camino al cargo.”
La labor de captación fue dando sus frutos y a finales de 1970 disponían de 380 hombres y mujeres distribuidos por toda la geografía. Se conocían entre sí, pero ignoraban las respectivas misiones.
Hacían “cursos de formación” al término de los cuales se les daba un sobre con  misiones, seudónimos, enlaces…etc. Luego había que hacer “jornadas de convivencia” para obtener una participación activa, sincera, sin reservas de los Colaboradores.

En la fase inicial del Servicio Especial se dedicaron todos los esfuerzos a la agitación el en Sector Educativo, se emprendió una acción psicológica positiva de fomento de factores susceptibles de despertar una reacción positiva en la masa en un triple frente:

-impulso de asociaciones de estudiantes y mixtas con posgraduados.
-orientación de la opinión pública.
-creación de un ambiente propicio para la coordinación de esfuerzos entre diferentes dep. ministeriales.

Lo único que había era el SEU, el sindicato estudiantil oficial, pero extinguido a finales de los 60 había que crear otras asociaciones. “Y así actuamos, impulsando tanto a las nuevas como a las antiguas, para de esta manera encuadrar y dar cauce legal a las justas aspiraciones de representación y participación de los estudiantes universitarios y no universitarios.”

Qué pretensiones, un militar de alta graduación organizando la “legítima representación estudiantil”

Se estableció un enlace con la Oficina de Información de Asociaciones, de la que era jefe Javier Ansuátegui, y situaron allí una persona de la absoluta confianza de San Martín. Ansuátegui si no me equivoco fue gobernador civil de Navarra en la primera transición, sus hijas estaban matriculadas en el colegio al que yo acudía, una en mi clase. Las invitamos al Opus, ya con 10, 12 años hacíamos apostolado entre gentes que eran mucho más del régimen que nuestras familias ¿se observa qué miseria la nuestra? No sé qué pasó con Ana Ansuátegui, con esos preliminares familiares no le hacía falta opus para que le fuera bien. Mucho menos le hacía falta para que le fuera mal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA