TESTIGOS RECHAZADOS



El ex numerario John Roche quiso declarar en el proceso de beatificación, el nuncio en Londres había respondido a Roma que no podía ser por sus desórdenes mentales y probablemente estaba siendo usado por algún tercero en contra de la santa iglesia.

Entonces Roche escribió el 27 de mayo de 1986 al cardenal Palazzini, encargado de las Causas de los Santos, le decía que tenía un dossier de info sobre la vida y milagros del founder, incluidos testimonios de muchos ex de su opus que lo habían conocido y tratado como él mismo.
Palazzini contestó rápido: “se ha equivocado Vd de dirección, ya que la causa de Escrivá no ha llegado todavía aquí. Escriba a monseñor Butinelli, funcionario del tribunal regional del Lacio en la diócesis de Roma.” Palazzini se apresuró a advertir a Butinelli contra Roche: “Durante años el sr. Roche ha emprendido una campaña de calumnias contra OD; la fiabilidad de cualquier eventual info que Roche le envíe en referencia al Siervo de Dios EdB tendrá que ser valorada oportunamente.” Vaya con los cardenales que te difaman a la espalda....otro proceso de beatificación en curso.

Roche no era consciente de esas comunicaciones de Palazzini con Buttinelli y estaba encantado con el aparente interés que el cardenal le había mostrado. En carta a Buttinelli incluyó algunas gloriosas frases del founder como aperitivo de la info que podía dispensar. Por ej: E. comentaba con frecuencia que “ya no creía en obispos ni Papas, sólo en el señor Jesús y que el demonio había entrado muy alto en la iglesia” En esto coincidimos.

Lo que sí decía y me parece todavía peor, era aquello de que había conocido varios papas y obispos pero fundadores del Opus Dei sólo uno. Indicaba que el cauce de todas las gracias para una hija de Dios en el Opus Dei era uno y sólo uno, “delito de secesión” que diría Trevijano.

Como ejemplo del desdén que el founder sentía por el concilio citaba un artículo de las revistas internas: “Hay una auténtica podredumbre en la Iglesia, y a veces parece como si el Cuerpo místico de Cristo fuera un cadáver en descomposición que hiede”. La carta de Roche recibió una educada respuesta, “no hace falta que envíe nada más a la Congregación de los Santos, lo sabemos todo sobre Vd.” La respuesta será educada a juicio de Hutchison, a mi me parece que tiene tintes mafiosos, en plan amenaza y argumento ad hominem.

De los 9 jueces, 8 eran italianos, composición contraria a la tradición según la cual la mayoría de los jueces debían de ser de la misma nacionalidad que el candidato. Monseñor Luigi de Magistris director de la cárcel vaticana era uno de los dos que sugirió una suspensión del procedimiento porque requería más aclaraciones sobre el discernimiento espiritual de Escrivá. “Algunos testimonios son excesivos por ejemplo un testigo afirma que Escrivá estaba frecuentemente en éxtasis, en especial cuando viajaba en tren” comentó Magistris. Eso no es nada para los hechos milagrosos o semi que hemos tragado en nuestra vida numeraril, hechos en vida y después de haber entregado el espíritu. Vivíamos de milagro.

A Magistris también le pareció un abuso que Alvaro Portillo, confesor del futuro santo durante 30 años hubiera aportado 800 páginas de testimonio, pidió en vano que fueran excluidas.

El otro juez que disintió era el único español, Justo Fernández Alonso, rector de la iglesia española en Roma ¿santa María la Mayor?. Pidió una suspensión del proceso porque se sentía molesto ya que muchos testigos habían sido rechazados. El relator general no hizo caso del disenso. La decisión vaticana es que había que seguir adelante y adelante fue.
A pesar de la determinación opusina lo que a primera vista parecían pan comido, de cura aragonés como otros mil a la santidad, acabó convirtiéndose en pesadilla. No ha habido otra beatificación tan controvertida. Para unos era un hacedor de milagros, para otros tantos era un charlatán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Boa tarde

Gostava de lhe enviar um email sobre o Raffaello Cortesini que fala no seu artigo, pois foi um numerário que deixou o Opus para se casar, com 55 anos de idade, e era amigo pessoal do Papa João Paulo II.

Pode enviar-me o seu endereço de email?

Obrigado

O meu é GGaspar@mota-engil.pt

Gonçalo

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA