Banderas al viento

 
He recordado otro hecho de Navarra, donde la fe católica ha tenido un papel tan importante. En el pueblo de mi madre hay una ermita dedicada a la virgen de Jerusalén, y como en muchos otros lugares se le tiene gran devoción. Justo ayer día 8 de setiembre es su fiesta, la natividad de la virgen. Existe la tradición de los "auroros" que cantan de madrugada, se hace una procesión alrededor de la ermita en su día, discreta, no como las andaluzas. La talla es muy pequeña y además es una joya, esmalte de Limoges al parecer del siglo XIII. Hay una leyenda según la cual la talla fue un regalo que hizo uno de los caballeros de las cruzadas medievales, a un "hijo" del pueblo por su colaboración.

Muchas mujeres llevan ese nombre, o al menos cuando yo estaba allí, lo seguían poniendo a las niñas. Así que una gran, gran devoción que no tiene nada de molesto.

Pero en esa ermita había, no sé si siguen, unas pinturas en la pared en las que se representaba a los carlistas con las banderas españolas al viento, sus boinas rojas, sus uniformes de falange (Franco mezcló los símbolos de carlistas y falangistas) volviendo de la "cruzada" de 1936, y festejando con una procesión la ayuda de la virgen en dicha extemporánea cruzada.

Quiero decir con esto que en esa mezcla que se dió entre política y religión, en toda España y en especial con un apoyo sociológico importante en mi tierra, era un terreno favorable al opus: el "tradicionalismo" navarro.

Los herederos de los carlistas evolucionaron hacia posiciones políticas que no sé muy bien cuáles son ya en estos momentos, conocí a alguna familia carlista navarra. Y he comprobado que si el abuelo era carlista, la nieta, ha heredado la ideología, pues se presentó a las elecciones por ese partido político. Probablemente nada que ver con el opus, cuyos miembros se mueven en Pamplona como pez en el agua dentro del partido gobernante allí Unión del Pueblo Navarro.

Sin duda que no sólo esa es la clave de su éxito. Los opus avanzan con el rosario en una mano y el bote de agua bendita en la otra machacando todo lo que se les pone por delante. Sus métodos: la extorsión, obligar a la gente a "hacer donaciones voluntarias", presionar. Como nos cuenta la persona que habla del "Betis". Es una pena que las familias de Pamplona que se vieron torticeramente expropiadas de sus terrenos por la diputación para construir la universidad de Navarra, se hayan guardado el agravio para sí mismas.
Esos agravios existieron, pero como todo en lo que ellos tocan, el miedo es el mejor silenciador de injusticias.
Posted by Picasa

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD