Fe y Profetas

No he llamado imbécil a mi madre, que en paz descanse. He dicho que la anécdota en sí de sentirse orgullosa porque su hija se relaciona con la hija de un ministro es una imbecilidad, que no tiene más trascendencia, pero que es un ejemplo entre otros que se pueden poner de porqué la gente se mete ahí. Siempre retorciendo las palabras, como no tenéis argumentos sólo os queda ladear lo que sí son argumentos y razones de peso.

Mi madre pagó bien caro en esta vida sus errores, (servidora también los pagó, eso tiene menos gracia) y si hablo de ella es porque quiero, porque pienso que puede servir de ejemplo a otras madres y a otras hijas que haya por ahí, pululando en torno a ellos. Y creyéndose las mandangas opusinas.

Realmente el opus te atonta, te sorbe el seso, y en ese estado catatónico todos nos volvemos imbéciles, dejamos de pensar, de razonar, de decidir. Es decir, imbecilidad, que es lo que significa, débil mental.

Está muy interesante el debate en opuslibros sobre si nos van a creer más en el Vaticano por haber salido de ahí con fe que si hemos salido sin fe. El paso por el opus es una prueba para la fe, estoy por decir que casi como la de Abraham cuando Yavé le dijo que ofreciera a su hijo único en sacrificio. Para mí supuso una "depuración" de la fe, quitándole lo que tenía de ingenuidad e infantilismo en el mal sentido. De fe que se fiaba del "espectáculo" de la fe que montan algunos.

Me ha gustado lo que he leído sobre los profetas de la Biblia, hombres de fe. Y qué es fe en el Israel de aquella época: firmeza, seguridad, fe que confía. No se trata como nos han enseñado de "asentir a unos dogmas que no se entienden". He aquí una deriva humana de la fe de la que deberíamos purificar la fe católica. Ya lo he escrito otras veces: Jesús no vino a anunciar que Dios era uno en tres personas. Eso se dijo después, por tortuosos caminos de la especulación teológica.

La fe es confianza. Es lo específico de la religión judía frente a otras religiones que existian hace 3000 años: el hombre frente a Dios, no uno con él. El monoteísmo bíblico se impuso después de muchas confrontaciones con lo que entonces había.

Me ha gustado aprender que también la fe de Israel en un Dios único se va construyendo al hilo de la historia de este pueblo.

"Yo soy el Señor tu Dios que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses rivales míos. No te harás ídolos, figura alguna."

Incluso en los estratos más primitivos de la Biblia se ve un Dios supremo, por encima de toda ley cósmica, sobre todo destino y coacción: no engendrado ni creado, libre de pasiones, independiente de las cosas y de sus fuerzas; un Dios que no combate a otras divinidades, que no sacrifica, pronostica, ni practica brujería, un Dios que no celebra las fiestas de su vida. Una libérrima voluntad divina que trasciende todo lo existente es la característica de la religión bíblica, lo que la diferencia de todas las restantes religiones de la Tierra.

Y por cierto, el Profeta bíblico no es el que dice lo que va a pasar. No es un "fortuneteller": es el que "declara con toda franqueza", un "anunciante", un "pregonero", que se presenta como alguien llamado de manera especial. No es un funcionario del templo ni de la religión.

La Arendt tenía algo de eso, ella también anunció que si se creaba el estado de Israel sería un estado en guerra permanente con sus vecinos. Como así ha sucedido. Pero normalmente a los profetas no se les hace demasiado caso. Los humanos tendemos a hacerles caso a los falsos profetas, porque nos halagan, y el profeta suele ser alguien bastante incómodo de escuchar. Así se puede leer en los diferentes episodios bíblicos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Qué casualidad!Leyendo tu entrada yo también pensaba en un libro de Koestler,que no sé si es el mismo que dice Gadero.Es una autobiografía formada por cinco libros titulados "Flecha en el azul","El camino hacia Marx","Euforia y utopía","El destierro" y "La escritura invisible".No sé si todavía los editarán (yo los leí de mi padre),pero si los consigues creo que te gustarán muchísimo.
Explica muy bien los mecanismos que utilizan lo que él llama "sistemas cerrados" y la forma en que uno acaba tragándose las cosas más intragables.En su caso fueron el sionismo y el marxismo,pero lo hace extensivo a otros sistemas como las religiones,en que en el propio sistema (cerrado) se buscan todos los argumentos que lleven a la idea que se quiere demostrar pero que es una idea "a priori".Me encantó una frase que encabezaba uno de los capítulos,que me marcó (aunque no tanto como para no tenerla que haber buscado de nuevo): "Creen todo cuanto pueden probar y pueden probar cuanto pueden".
Que no es que sea una ingenua,ya sé que todos más o menos funcionamos así,pero ahí la instrumentalidad de la razón es a saco,y lo grave es que esas razones sólo se buscan en ese sistema cerrado.Ya no me acuerdo muy bien,porque eran muchas cosas,así que si te interesa el tema mejor léete los libros.
Y me ha gustado también el título que has puesto "Un lugar en el mundo",¿has visto la película de Aristarain?es una de mis dos películas preferidas.
La de 30
Anónimo ha dicho que…
¡Ups!¡Lapsus! Es "Creen todo cuanto pueden probar y pueden probar cuanto CREEN"
Parece q aquí tb vamos a polemizar sobre la fe o no fe. Me hace gracia la coincidencia.

Ana, como soy casi la única q he hablado de tu madre, aunq estaba segura, he repasado mi comentario y en ningún momento he dicho que dijeras q tu madre era imbécil (no sé si has borrado alguno y por eso respondes en ese sentido o me has leído mal). Aunque tampoco me parece grave - al contrario creo q es sincero -, atreverse a expresar una opinión negativa sobre un allegado o sobre nosotros mismos, cuando tenemos razón.

Yo misma, dormía con un perverso, cínico e hipócrita, igual o más q Enrique Rojas y peleaba el cinismo y la hipocresía q le detectaba, pensando q cambiaría y creyendo que detectaba todo lo que había.

Por mi parte no era imbecilidad rasa sino tesis y masters de imbecilidad cum laude. Fue así. Por mucho q me empecinase, no puede ser de otra forma. Y mis razones para no ver más allá de donde ví, no me quitan un ápice de imbecilidad.

Sobre si el Vaticano hará más o menos caso si la gente exopus ha perdido la fe o no ... en principio no debería ser un criterio a tener en cuenta por el Vaticano a la hora de valorar lo q se haya denunciado, q supongo habrá sido vulneración de derechos. Bien estamos si confiamos en un juez que por encima de los hechos denunciados tiene en cuenta si los denunciantes tienen más o menos posibilidades de servir para sus filas en el futuro o no.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA