La nueva ley de libertad religiosa








No agradecí a Marisa su intervención, gracias por tus palabras.

Con respecto a la participación del banco popular en ese foro, no me extraña, también se ha acusado al Vaticano de tener acciones en empresas de anticonceptivos al tiempo que la doctrina oficial católica sobre el tema es la que es. Y el propio banco popular se vió involucrado en un asunto de blanqueo de dinero de drogas, hubo un empleado del banco que pisó la cárcel, hablamos aquí de ese tema hace tiempo ya. Está también el hombre que se fue a Méjico porque le querían hacer cargar a él con el mochuelo de especulaciones financieras, y en esos temas había gente opusiana metida. Son superlistos para forrarse y echar las culpas a los demás. Ignoro que ha pasado con el "Pepe el del Popular", ya no se oye hablar más de él.


Ayer ví a un cura opus en un diálogo sobre la nueva ley de libertad religiosa que prepara el gobierno. Ignoro si cuando en la tele invitan a alguien del opus dei saben a quien están invitando. Es sangrante que miembros de un grupo donde se practica el secretismo, la desinformación de sus propios miembros y el troceamiento de esa información, el control de lecturas y en general el control intelectual más férreo defiendan la democracia y los derechos humanos, como si fueran valores para ellos. También asombra a quien ha pasado tanto tiempo siendo convencida de la superioridad del opus dei sobre el resto de "grupos" católicos escuchar a un cura numerario hablar de los comedores de caridad atendidos por la iglesia católica en España, ¿acaso el opus dei organiza esos comedores?


Da una poca de rabia observar como cuando conviene, en un programa televisivo, sacan la imagen pacífica de quien no ha roto nunca un plato y lo único que quiere es la paz. La cara amable de quien no ha tenido que ver con el soporte de ninguna dictadura, ni en este ni en otros países, ni con la persecución dentro de la propia iglesia de todos aquellos que no comulgan estrictamente con las doctrinas opusinas. Estoy pensando en los diferentes manejos del cardenal Cipriani, cura numerario, luego obispo y finalmente cardenal todo ello gracias al papa polaco, en la diócesis de Lima, que va quitando de un plumazo a cuanto religioso o teólogo no le es afín y perfectamente dócil.


Lo mismo que también es bastante sangrante observar que distintas numerarias a las que conocí en Pamplona (Concepción Naval, Montserrat Herrero) se han dedicado a escribir libros sobre ciudadanía, gente que no sabe qué es la ciudad, que no sale de las cuatro paredes de los centros del opus dei y de las universidades del opus dei, que no se mezclan con nadie que no sea de su cuerda, ni disputan como no sea con quien piensa exactamente lo mismo que ellos. ¿De qué ciudadanía puede hablar quien jamás ha tenido que ir ni al ayuntamiento a pagar el IBI? ¿ Cómo tienen la cara de darnos lecciones de algo que ignoran? Todo lo han recibido de la secta a la que pertenecen. Fuera de ahí serían prácticamente nadie. No tienen ni idea de lo que supone luchar por tener un lugar en el mundo, se lo han dado en bandeja por su docilidad al poder que las domina. No saben tampoco llevar una casa, sacar una familia, hacer equilibrios con horarios y dinero, gente que no está en este mundo real porque viven en su torre de marfil, perfectamente protegidas por el opus dei a nivel financiero, laboral... etc, etc....


Es alucinante como hoy en día se pueden escribir páginas y páginas, y sacar libros sin tener ni puta idea de un asunto. El opus dei no permite a sus numerarias respirar y vivir como ciudadanas normales, por tanto, son las menos indicadas para hablar de algo que desconocen por completo. Ahora bien, eso no les impedirá que en cuanto se tercie, las veamos colocadas por gobiernos PP en puestazos de la administración o de la universidad.


Había otros representantes religiosos en la mesa, no puedo hablar de como es el judaísmo por dentro, ni los evangélicos, ni el Islam... tampoco sé del todo si el cura representante de la revista Eclesia es perfectamente sincero y fiable. Pero como sean la mitad de embusteros que los opusinos estamos apañados con las religiones del mundo.

La cuestión de la iglesia católica en España da para bastante. Está claro que no llevan con garbo el hecho de haber pasado de "cosoberana" en la época de Franco a ser una institución particular entre otras muchas. Les han salido muchos competidores. En la vida moderna los ciudadanos estamos en contacto con mundos de significado muy distintos y discrepantes. La teodicea religiosa ya no es la única fuente de explicación de la realidad. La democracia es laica porque crea el espacio para que nadie imponga sus verdades mediante coerción desde el poder del Estado o desde una ideología o religión.

En nuestro país la institución católica con sus miembros en dedicación exclusiva para difundir y catequizar, monopolizó la ideología, el universo simbólico cultural que es tan fundamental para unir a la gente, hacerla sentir "pertenecer a algo". La dictadura se apoyó en la iglesia por motivos fácilmente comprensibles de dominio. El catolicismo funcionaba como ideología legitimadora. La Iglesia católica no tenía competidores, y cuando aparece la competencia, cuando llega la democracia, los obispos se repliegan en temas como aborto, matrimonio, familia, enseñanza. Lo que les preocupa es los competidores, y hacen de esas cuestiones bandera del catolicismo.

No son justos los obispos cuando meten en el mismo saco a los españoles que piensan por si mismos y a los españoles amorales. Hay gente que piensa por sí misma, no tiene nada que ver con la iglesia católica y no por eso está hundida en el fango del relativismo y el amoralismo. Esta gente es la que peor le ha caido a los inquisidores de todos los tiempos.

También es verdad que el catolicismo español es plural, que hay otros modos de pensar dentro de la misma fe. O la iglesia se actualiza o deriva en secta, no le quedan muchas más opciones, porque entre otras cosas, en estos temas morales a los que se aferran si algo he aprendido en mi paso por el opus dei es que una cosa es defender ciertas doctrinas retrógradas y otra muy diferente créerselas. Yo fui de las tontas que me las creía, por eso me fue tan rematadamente mal en esa secta integrista. Si hubiera defendido las cosas sin créermelas a lo mejor habría llegado a ser la numeraria modelo.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A medida que me voy haciendo mayor alucino con la estupidez supina de la raza humana.
Como creyente, creo en un sólo Dios para todos, y tanta división, clasificación, etiquetas y "clubes selectos" me parecen simplemente patéticos e incoherentes con la fe verdadera. No me imagino a Dios pidiendo las "credenciales" al morir: "a ver, ¿tú que eres, del opus, islámico, judío...?".

Sinceramente creo que hay un enorme pastel y que todos quieren su parte. Si realmente lo importante fuese ser buena persona y buen cristiano no se harían estos "grupitos".
Mi lema es "no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a tí" y todo lo demás sobra.
La idea de un club elitista que pugna por tener muchos adeptos huele mal. no hay más.
Eso no es lo que predicaba Jesús de Nazaret. No señor.
Mientras la Iglesia sea tan obtusa y poco permeable a los cambios sociales tiene las de perder.
Un abrazo para Ana y mi apoyo para su lucha sin descanso.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA