SOBRE LA SUSPENSIÓN DEL JUICIO A ENRIQUE ROJAS







Hola Ana, quiero aclarar que ahora estamos en los "juzgados de lo penal" donde se iba a celebrar el juicio el viernes 18 de Junio y aunque se haya suspendido, me he sentido de nuevo como "ciudadana de clase única" en estos juzgados.

Nada que ver con los juzgados por los que he pasado anteriormente.

Juzgo y digo que he vuelto a sentirme ciudadana al ver que el juzgado de lo penal contestaba a los escritos de mi abogado en un tiempo razonable, pese a que en estos juzgados tienen prioridad las causas con presos.
He tenido muchos procedimientos donde el juez no contestaba, no instruía ni el caso ni las falsas acusaciones que sobre mí vertía la otra parte, para pedir que se le concediera tal y cual; y sí, se lo concedían!! Por conceder, ya sabéis que concedieron hasta una saca de madrugada.

Estos juzgados son diferentes, hay otros jueces y de momento todo es muy diligente.

Las noticias que tengo de esta suspensión, es que ha sido solicitada por Enrique Rojas. No tengo información oficial del por qué todavía.
Parece que la suspensión se debe a que hay testigos por parte de Enrique Rojas que no han recogido o recibidola citación.
Es normal que el titular del juzgado que iba a celebrar juicio haya decidido su suspensión si algún/os testigo/s de Enrique Rojas no habían sido notificado, podía pedirla, ha ejercido su derecho y la obligación del juez era garantizarlo.
Creo que por mi parte también había médicos que no habían recibido la citación (me he enterado después), yo no hubiese pedido la suspensión.
Quede claro que las noticias que tengo sobre la suspensión es que procedía. Si no fuese así ya sabéis que lo diría.

Ahora bien, si los testigos de Enrique Rojas no habían recibido la citación, ya que son personas de su entorno, a las que conoce, han formado parte de su vida, ha citado siempre en su defensa y ya sabe lo que van a declarar puesto que han declarado en el juzgado de instrucción (en mi caso no admitieron que ningún testigo declarase, no sé por donde saldrán, están desigados desde 2007 o antes), Rojas, podía haber colaborado con la justicia, con un pequeño extra invitando a sus testigos a que acudiesen voluntariamente el viernes 18 al juicio o preguntándoles la dirección actual, facilitándola al juzgado para que el juzgado pudiese citarlos.
Yo, que quería que se celebrase el juicio, he colaborado aportando docs. que no quería soltar de mi mano y el juzgado de lo penal buscaba; por si no llegaban a tiempo la documentación que este juzgado penal, había pedido a otros juzgados, los aporté para que por falta de lo que estuviese en mi mano, no se suspendiera el juicio.

Pero esta colaboración era un extra. Enrique Rojas no estaba obligado a colaborar y el juez que ha suspendido no tiene por qué exigir a Enrique Rojas un extra, sino garantizar que el juicio se celebre con todas las garantías, aunque a mí me haya partido.

Espero que a partir de ahora mis derechos estén garantizados como se los respetan a Enrique Rojas. Que no me pueda ocurrir lo que en otras ocasiones: que decidan sobre mí sin citarme, sin verme y sin oírme, basándose en cada ocasión en un certificado médico emitido por Enrique Rojas con falsedad a mis espaldas, resultando ser Rojas en ese momento un individuo a puertas de un juicio, donde resultó condenado, unfalso catedrático UCM, etc., etc.). Sólo puedo estar de acuerdo con esta suspensión .

Todos los testigos de Enrique Rojas son médicos incluida mi hija Mireia, excepto "el ex" (tres de sus ayudantes*, el dtor. del psiquiátrico privado donde Rojas quería meterme, mi hija mayor y "el ex").

(*) Rojas tenía un 4º ayudante, Aquilino Polaino, al que nunca ha mencionado en esta querella. Canta a Opus Dei, tras su comparecencia en 2005 en el Senado. El resto de ayudantes de Enrique Rojas de la época, han salido todos y todos evidentemente han dicho lo mal que yo estaba. Hasta uno, que todo lo que hizo fue decirme "buenos días", un día. Precisamente de éste, que además es forense (1), me ha llegado de muy buena fuente que pertenece a los Legionarios de Cristo. Más valía que se dedicase a ayudar a las víctimas de las que "su fundador", Marcial Maciel, abusó sexualmente en lugar de dedicarse a encubrir al Rojas y al invento (también engañó descaradamente al presidente de la Asoc. de víctimas de El Escorial).

(1) Si alguien puede cerrar los ojos e imaginarse ante este forense a consecuencia de un certificado médico emitido por Enrique Rojas y entregado a un marido, rápidamente sabrá lo que le va a suceder (mi lucha está ahí, en conseguir que esta gente, no esté ahí, considero que la vida de un inocente o una vida sin babeo ni lobotomía, vale más que Matesa y todos los escándalos del Opus Dei juntos).

Pienso, que los testigos de Rojas no quieren declarar e incluso a Rojas le interesa que no declaren algunos; no es lo mismo mentir e incluso declarar barbaridades acientíficas a puerta cerrada en comparecencia ante un juzgado afín como era el de instrucción, que en juicio de Audiencia pública ante otros compañeros (los médicos testigos por mi parte).

Enrique Rojas ya suspendió un juicio civil (creo que dos veces). La 2ª, estábamos allí todos los testigos por mi parte, entre otros, médicos honestos de Sanidad Pública que había vaciado su agenda de ese día para asistir al juicio en calidad de testigos o peritos (por parte de Rojas, no había nadie).

El procurador de Rojas dijo al juez que iba a cambiar de abogados. Se iba a ir al despacho de Garrigues Walker, el juez suspendió, citaron casi un año después; y después vimos que Rojas no había cambiado de abogado.

Sucedió en un procedimiento al que Rojas no había contestado ni dado señales de vida. Contestó cuando el juez dijo que lo iba a juzgar en rebeldía .

El juez de este juzgado penal, acaba de llegar al procedimiento, no conoce estas anécdotas de Enrique Rojas que forman parte de otro procedimiento. Mucha gente me había dicho que Rojas no se presentaría. Me parecía imposible, no tuve en cuenta la posibilidad de suspender.

Supongo que para cuando se den amaños por alguna de las partes de suspender el juicio, los juzgados de lo penal tendrán métodos para conseguir que el juicio se celebre.

Al límite de las fuerzas, tengo más miedo que antes por todo este ocultismo Opus Dei (organización o secta secreta sin listas pero con voto-compromiso de obediencia y tráfico de influencias) que no sé como funciona, excepto por lo que leo (mal meter, calumniar, accidentes raros, suicidios... y tratamientos psiquiátricos por parte de Enrique Rojas para "perseverar" en el Opus Dei, yo diría que para anular voluntades),

http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=5427


Y por lo que he comprobado por mí misma en el militante, socio o como se diga, Enrique Rojas y sus ayudantes. Doy detalles por el miedo que tengo. Me da seguridad en caso de accidente que se sepa por donde empezaría yo a buscar.

Rojas y su séquito tiene/n tres meses más para indisponer a los testigos citados por mi parte, calumniando, lanzando mensajes, ofreciendo algo a cambio o moviendo hilos. Mucha gente les hace favores y otorga credibilidad porque se fían sin conocerlos, ser médico da garantías y porque la cátedra de la UCM y salir en la tele, da muchos puntos.

Entre el Rojas, "mi ex marido" y mi hija mayor, hicieron creer a mis hijos menores y a mi hermano que yo era una enferma mental y además, se ayudaron de concesiones, para que la calumnia entrara mejor y supiera a "dulce". Si a la vez servía para trastornarme ¡¡estupendo!!.


A otros importantes a tener en cuenta, mi ex le envió 2 mlls. de ptas. para un todo terreno (me enteré cuando estaban enviados, me dijo que se los había prestado ¿? , pero continuamente me decía que le dijera que nos los devolviese.

No sospechaba nada en ese tiempo, le dije "al ex" que si él se los había prestado, que él se los pidiera; hacía el papel de "bueno" que daba y todo su afán era que yo hiciese el papel de "mala", pidiendo. Así entraba mejor "el invento" de mi enfermedad mental; tampoco sé la bola que se pudo montar a partir de esto, quizás "el ex" se los dio y le dijo después que me había tenido que decir que se los prestó porque yo me oponía ¿?). Sólo sé lo que vi y oí, pero lo de esta ayuda para el todoterreno fue muy raro y está envuelto con más lazos.

El caso es, que los cómplices preparan el camino para que TODOS crean y hasta vean cualquier cosa que afirmen los cómplices; a mi hermano lo veíamos una o dos veces al año; lo que pasara en el resto del año presenta pocas dudas cuando un cuñado es tan amable de enviarte 2 mlls. a tu cta., lo avala "el catedrático UCM" y además está la "estudiante de Medicina", para corroborar como "experta", lo que decían el Rojas y "el ex"; estudiante a la que con toda seguridad Enrique Rojas enchufó con no poca gente de la Facultad de Medicina de la UCM, de no ser así, otras muchas cosas no se explican.

Me preocupa que les pueda pasar algo a alguno de mis hijos en estos tres meses (los dos que tengo ahora, malmeterlos sería lo de menos), a mí misma... o si Rojas se lo monta para que me lleven de nuevo, nadie me avisa y lo consigue (me escapé por una llamada). Tampoco sé si utiliza/n otras fórmulas.

A quien le parezca esto un pensamiento infundado o una exageración, en la otra ocasión en la que Rojas se vio en situación verdaderamente comprometida, intentó internarme de nuevo, aunque estaban abiertos tres procedimientos en los juzgados de Majadahonda que cantaban solos y había denunciado las reiteradas amenazas de un 3er intento de internamiento.

Se admitió la 3ª solicitud de internamiento, pese a que a ese momento, habían emitido opinión contraria a los certificados de Rojas 8 profesionales y Rojas, físicamente hacía un año que no me había visto la cara y 13 meses que yo había rechazado el internamiento que me propuso realizase voluntariamente (así creo que son la mayoría de los que llevó a cabo, cuando convence no necesita certificado), el 24 Junio 97, 5 días antes de prescribir los cargos en lo que era mi sociedad.

Al darme Rojas "la noticia" de que necesitaba ingresar en una "clínica tipo americano para ejecutivos estresados" (*), pese que yo iba a su consulta en calidad de "inteligente, buena persona y psicóloga y porque valía mucho, para ayudarle en la terapia que el ex, estaba llevando a cabo en su consulta", le dije que me diese un informe, que iba a pedir una 2ª opinión (2ª opinión que por supuesto, tanto el Rojas como "el ex" obstaculizaron, hasta que se produjeron los dos primeros intentos de internamiento a final de Oct. 97, con una diferencia de 48h., cuando el Rojas hacía meses que no me veía la cara).

(*) Río sola, pq acabo de darme cuenta que es exacto a un comentario que salió en el blog no hace mucho sobre una propuesta de Escrivá, trataba más o menos de alguien que quería ir en coche a Sevilla. Escrivá recomendaba que con amabilidad lo llevaran a La Coruña y no pasaría nada. Todos tan contentos. Escrivá se equivocaba generalizando, hay gente que aunque no llegue a ser consciente que la están engañando, por azar o por lo que fuere, no termina de morder el anzuelo.

El 3er intento de internamiento (el que en mi opinión viene por la situación crítica de ambos, Rojas y "ex"), hace 12 años que se llevó a cabo, se solicitó en Julio 98, nadie ha dicho nada hasta el momento a Enrique Rojas, ni siquiera lo han interrogado por este hecho. A mi "ex" tampoco ni a la juez que admitió la 3ª solicitud de internamiento, conociendo los dos intentos anteriores, fallidos y desestimados y los otros informes médicos.

¿Cómo se consigue tanta seguridad en la impunidad? ¿cómo se atreven Rojas y "el ex" con tanto tinglado judicial abierto?
No tengo una radiografía de los pensamientos y maquinaciones de esta gente, pero creo que ambos lo hicieron y han estado dispuestos a TODO por salvarse cuando ven que todo se les puede ir de las manos.

Acababa de celebrar otra junta renovando acuerdos sociales, "el ex" quería impugnarlos antes que esos acuerdos llegasen al Registro Mercantil (su abogado racaneó 13 días a la Secretaria de la Junta para firmar el Acta) y el Rojas, estaba en una situación crítica en el Colegio de Médicos.

La seguridad en la impunidad de ambos, hizo que lo intentaran por si sonaba la flauta. No creo que haya en España otro médico, capaz de promover el internamiento de alguien a quien no ha visto previamente, tres veces, teniendo a tantos compañeros en contra y librarse de que el juzgado lo cite (además de los 25 años publicando como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense, mientras estando colegiado como "Licenciado en Medicina", a las víctimas, los organismos encargados por ley de informar (se entiende informar con veracidad), venían diciendo que era especialista en Psiquiatría. Enrique Rojas no da puntada sin hilo.

Con "el ex", Enrique Rojas tenía unos intereses (siempre digo que este tipo de "trabajos", nunca se hacen gratis y menos, cuando se está a la espera de juicio por un procedimiento de fondo similar, caso Menchaca). Después tuvo interés en que "el ex" no hablase.

Pero ahora, este doctor Rojas* tiene un interés más fuerte que supera a todos los que ha tenido hasta el momento, salvarse a sí mismo y creo que por su seguridad en la impunidad, hará/n todo lo que pueda/n hacer para conseguirlo.

Es imposible que Enrique Rojas consiga todo solo; por ejemplo, no ha sido Rojas quien desde el Consejo de Médicos ha informado que era especialista en Psiquiatría, cuando necesariamente tenía que constar como "Licenciado en Medicina" o "médico de Medicina General"; alguien tendría manipuladas esas bases de datos o sin estar manipuladas informaban sin veracidad.

No sé si escribiendo esto me he protegido o al contrario, he firmado mi sentencia. A veces pienso que "apunto maneras suicidas", pero no puedo ir a la policía a decir "protejanme", tengo miedo que "el catedrático" monte algo, aunque no sé ni qué ni cómo.

La policía tiene muchas cosas que hacer y se podría utilizar de otra forma, lo mismo que se utilizaron mis denuncias sobre las amenazas del 3er. intento de internamiento (la Audiencia dijo que no eran sino manifestaciones mías, no estaban probadas.

No sé que pasa con "mis papeles"... pero no están o no están nunca donde deben estar o pasa algo más, 13 años luchando por algo tan claro y evidente, habiendo perdido todo lo que más valoramos en la vida por las consecuencias de esos certificados falsos, como demuestra el doc. que has subido y con trato vejatorio en los juzgados donde fueron a parar mis denuncias, mientras el autor/es de los delitos siguen tan panchos incluso beneficiados por lo que hicieron, no es normal en un Estado de Derecho.

Siempre salen noticias de Enrique Rojas en los medios y pocas de su mujer, en esta ocasión, al día siguiente de la suspensión del juicio, salió una noticia que decía que su mujer había comprado tropecientas acciones y se había hecho con un porcetaje nimio de una sociedad (no recuerdo cual, pero era muy inferior al 1%). No me pareció que fuese noticia importante, si no más bien para centrar la atención en ella, desviarla de Rojas (por si acaso alguien se fijaba en el juicio, aunque yo no había dicho fecha ni dado datos) y para dar a conocer en un momento difícil, que siguen siendo gente poderosa que tiene dinero para comprar paquetes de acciones, incluso en tiempos de crisis.

Comentarios

Ana A ha dicho que…
Aquilino POlaino es numerario, en opuslibros.org lo han dicho y lo sé a ciencia cierta.
No tengas miedo, no estás sola. Somos muchos los que te conocemos y sabemos de tu historia y estamos contigo. Los Opus lo saben. Y el Enrique Rojas lo único que buscan es amedrentarte, paralizarte, cansarte, aburrirte, que sueltes.
No puede hacerte nada más. No van a ir a buscarte Isabel, si eso pasara denunciábamos y te sacábamos de donde te hubieran metido.
Están muy acostumbrados a que todos estos manejos ocurran en la sombra, y nadie rechiste. Pero ahora está siendo público y notorio y ya no tiene la misma gracia, porque SE SABE. La situación es muy diferente.
TRANQUI!!!!
Isabel C ha dicho que…
Ana, me estás diciendo lo mismo que me decían todos entonces.

También era público en mi entorno que me amenazaban con "la mano de Rojas en los juzgados" y con un 3er intento de internamiento que esta vez no fallaría, si me atrevía a denunciar.

No solo en mi entorno, también conocían las amenazas la policía, los juzgados de Majadahonda (y ya he dicho que hasta la Audiencia), pero el caso es que se produjo y si en lugar de ir a parar al forense que me tocó, caigo en manos del ayudante forense de Rojas (al que además, no hubiese reconocido pq era alguien a quien sólo había visto un momento hacía más de un año, sin mediar conversación entre nosotros, me hubiesen encerrado).

Y si lo hubiese reconocido´como ayudante de Rojas y él decía que ¡no! ¿qué valdría mi palabra frente a la suya, cuando era él quien tenía potestad para emitir un informe sobre mí?.

Hubiera estaba en su mano da por válido y cierto el certificado emitido por Rojas o contradecirlo ¿qué crees que hubiese hecho?

Yo sé lo que hubiese hecho pq sé lo que ha declarado este sujeto en el juzgado de instrucción a puerta cerrada en comparecencia (en la 2ª citación, en la 1ª ni acudió ni se excusó).

También sé lo que ha hecho Enrique Rojas cuando ha estado en... digamos "situación que ha considerado comprometida".

Ten por cierto que el juzgado de lo penal no se enteraría a tiempo pq "el sistema" no está diseñado para que exista este tipo de comunicación.

El juzgado de lo penal no conoce todo lo que me ha pasado, ni siquiera que Rojas no es "catedrático de Psiquiatría de la UCM" y se identifica como tal (la juez de instrucción no nos admitió las pruebas en Autos).

La ley de internamientos creo que es perfecta, pero está hecha para ser utilizada con buena fe. No tiene previsto todas las tretas y argucias posibles.

No me he enterado hasta casi 12 años después, que este sujeto ayudante de Rojas es forense y a más de los 13 años de haberlo visto, me entero que también es Legionario de Cristo (cuando los expertos en "Legionarios de Cristo" dicen que en Méjico hubo muchas muertes, incluso hay algunas tipo accidentes publicadas).

¿Qué sé yo de los actuales ayudantes de Rojas de su consulta si son forenses o no? O los afines que pueda haber en la Fundación Humanae, en la nueva Fundación Rojas-Estapé o en cualquier otra fundación del Opus Dei, Legionarios o afines (Rojas es Presidente o Presidente de Honor, al menos en varias, de vergüenza pero es así). También está en "comités científicos".

En todos esos sitios hay psiquiatras y psicólogos a punta pala.
¿Tú sabes quienes son, cuántos son forenses, dónde están o que turno tienen?
¿Sabes cuántos están en Sanidad Pública con plaza fija, interinos o haciendo 4º de MIR?

¿No te has dado cuenta que Rojas tenía un juicio el día 18 por una querella criminal y el 19 ha aparecido un art. suyo en ABC?
¿Crees que los de ABC no saben de Rojas nada más que lo que le publican?

En cualquier caso, si tienes que sacarme de algún sitio, no tardes. Un mal calambrazo o una buena dosis se administra en un momento. Una empujón desde una ventana es susceptible de confundir con un suicidio y un examen forense, del ayudante de Rojas forense, u otro del clan, sería nefasto.

La base datos donde debería estar apuntado Enrique Rojas desde que se comprobó hace casi 13 años que emitía certificados médicos falsos (con independencia que los emita para internar, para anular testamentos, para obtener nulidad matrimonial, pensión de incapacidad u otros varios), NO EXISTE.

Base de datos que debería existir con acceso tanto desde Sanidad, Justicia e Interior, como mínimo.

Curioso que haya un sitio para apuntar a los ciudadanos buscados como consecuencia de la emisión de certificados médicos falsos y no haya otro para apuntar a los médicos que los emiten o cometen otras irregularidades.
Anónimo ha dicho que…
Isabel,
Si he entendido bien tu hija mayor es médico y ¿es testigo en el grupo de los que defienden a Enrique Rojas?
Si he entendido bien tu hija mayor, Mireia, pongo el nombre a propósito, es una cabrona y en parte te echo la culpa a tí. Apuesto que lo ha tenido todo y ha querido más, y se lo has dado, una pija, niña bien a la que has mimado y soportado.
Si trabaja en la pública, por favor dinos en que ambulatorio u hospital porque habrá que tener cuidado con ella como médico y como persona y si es psiquiatra-forense, no digamos.
No te ofendas pero entiendo que los psiquiatras ayudantes de Rojas que serán del opus o el legionario que citas declaren lo que Rojas quiere que declaren, pueden decir que les has pegado o que les has querido asesinar, pero si tu hija ahora médico, además de haber sido una especie de alma mater, para tu desgracia, en la manipulación familiar, está de parte de Rojas, siento decirte que no tienes una hija sino una mala persona de la que debes protegerte tanto o más que de Enrique Rojas.
Un abrazo.
Isabel C ha dicho que…
Hola anónimo, no me ofendes ni me importa que me lo recuerden. No te he contestado antes por falta de tiempo.
Soy de "que cada mástil aguante su vela". Que se trate de mi hija y de su vela, no cambia mi forma de juzgar.

Tienes toda la razón, en el fondo. En la formas, quizás te vas un pelín sin importancia, pero claro yo como madre... tengo q buscarte un "pero" a ver por donde se puede salvar algo de la cosecha (creo que niña bien sí, pija no, aunque apuntaba maneras, quizás haya influido mi tendencia a cortarlas).

Creo q hay un fondo de narcisismo q el padre le crea. Siempre fue una niña muy afortunada en todo y llegado una edad quiso más, sobre todo, más destacar.
Que todas las flores y reconocimientos fueran para ella. No admitía rivales y supongo que Rojas la embobalicó.
Éste, ofrece grandezas de aire, esperanzas de futuro... ella empezaba medicina... en estas cosas, suelen incidir varias a la vez en el momento más oportuno. No sé donde trabaja ni tengo interés en saberlo (no creo q con los demás sea así sino todo lo contrario). Ha sido un asunto de rivalidad.
Gracias por tu comentario y tu advertencia. Un saludo,

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA