La red barredera. Testimonio de una psicóloga.

He encontrado una página de Facebook titulada "Odio al opus dei", no muy afortunado el título, pero vienen escritos que aportan. Hay uno de Castalio que ya escribió en opuslibros. y contesta a la pregunta que alguien hace ¿Por qué se van tantos numerarios del opus dei?
El lo razona detalladamente, sintetizo: porque entran muchos sin que haga falta "sentir un llamado". Es cierto que la recluta opusina es muy mecnánica, no hace falta ser profundo y darle vueltas a las cosas. La gente que piensa demasiado es problemática para ellos. Necesitan gente práctica, que interiorice el mecanismo, porque se trata de eso de un mencanismo proselitista. Como dice Castalio, cualquiera sirve para vender productos a domicilio. No hace falta carisma especial.

A nosotras nos hablaban mucho de que el opus dei es como una red barredera, y por una vez les daré la razón. En el trabajo con la gente joven así es, echan las redes que se cargan los fondos marinos arrastrando todo a su paso. Luego en la cubierta del barco, una vez izada la red,  van seleccionando y devolviendo al agua todos los "trastos" que han pillado. Esto lo viví así en mi adolescencia, en el club Isaba de Pamplona en el que yo pité,  cuando yo tenía unos 17 años llegamos a ser cuarenta adscritas. Es decir, "numerarias adolescentes".

No sirvo para hacer estadísticas, pero no me equivoco si digo que ni siquiera la mitad de esas 40 llegaron a hacer el centro de estudios, el primer centro en el que vives con 18 años y donde te enseñan a "ser numeraria". En la siguiente fase de la vida numeraril que es el centro de estudios también se quitan un montón de gente de en medio. Recuerdo de mi edad al menos a dos chicas, ambas provenientes de familias opusinas, que estaban en Pamplona porque a sus padres les habían dado trabajo en la universidad y en la clínica. Una parece que incluso su madre supernumeraria "medió" en la salida de su hija. A lo mejor no quería quedarse sin nietos...
La otra, no sé qué pensar de ella, me parece que la trastornaron un pelín. Así que "afuera con ella". Pero no tan fuera, porque hasta donde yo sé, le dieron trabajo en su colegio opusino de Pamplona. Total: la imposible reconstrucción.

Del centro de estudios vamos a poner que sale un 10 por cien del total de niñas que se hicieron numes en la adolescencia. Una vez fuera, de mis conocidas y contemporáneas, varias se fueron yendo antes que yo. Y ahora no tengo ni la más remota idea de quien ha quedado de todas aquellas muchachas que se "hacinaban" en las meditaciones de los sábados en el club Isaba de Pamplona. Ni quiero. Probablemente 1 ó 2.

El opus dei es como una camisa de fuerza, resistes hasta que la camisa puede contigo. Todos reventamos antes o después. A no ser que "comprendas" que no se trata de ser un "místico" ni de "hacer el bien", sino de convertirte en un robot que cumple las órdenes sin pensar si quiere o no quiere hacer aquello. Yo no lo sabía pero esa forma de vivir inconsciente tiene su fecha de caducidad.

También en ese mismo facebook he encontrado este testimonio escalofriante de una psicóloga, el opus dei hace estragos no sólo en los que fuimos numerarios, también en personas que sólo tangencialmente han rozado... :

Como psicóloga trabajo actualmente problemas de pareja buscando, en primer lugar, la restauración de cada persona... y he encontrado que muchos de los problemas que subyacen se relacionan, directamente, con la influencia del Opus (directa e indirecta) y de movimientos similares aunque en menor número.

Hombres y mujeres con padres de La Obra o ex - miemnros (desde cooperadores hasta numerarios reclutados en la adolescencia) que, aplastados por un superyo enorme, perdieron la capacidad (o la adquirieron solo parcialmente) de delimitarse, de tomar decisiones libres y voluntarias; temerosos, con conciencias estrechas y miedos arraigados que no les permiten disfrutar prácticamente de nada... oscurecidos, ritualistas, manipulados y manipuladores...

Solo tras algunas sesiones emerge el mal con tida su fuerza. Muchos han pasado por otros terapeutas polarizándose al punto de la amoralidad (casos extremos pero reales)... otros se han abandonado a ese "estilo de vida" aprendido, asumido y consolidado a base de ese insostenible gota a gota que tanto puede deteriorar a un ser humano.

¿Es posible devolver el equilibrio? Si. Pero requiere de trabajo, paciencia y creatividad (de parte y parte)...

Tengo en mi consulta familias enteras, padres jovenes que no pueden tener una vida normal y que afectan peligrosamente a sus hijos. Niños con teribles restricciones, terrores irracionales... porque sus mismos padres (y maestros) les venden, con malicia criminal, la idea de un Dios maligno y veleidoso, dispuesto a castigar cualquier asomo de espontaneidad...

Creo que no es gratuito el espantoso daño que me hizo la Obra, ni mucho menos la salud que encontré y que puedo transmitir a quienes se encuentran, aún, atrapados por las negras telarañas de un movimiento maligno que, infortunadamente, pretende ser "iglesia"...

Comentarios

kari ha dicho que…
Ana si puedes mira hoy el pèriodico (diario de noticias de aqui navarra, me han publicado una carta que pienso que te gustara,.Un saludo desde pamplona.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD