Fernando Sánchez impotencia, frustración y amargura




























Fernando Sánchez, casi 30 años - cuando lo conocí, tenía 27 -, afectado por uno de estos psiquiatras "fervorosos católicos" que le hablaba de la bondad del papa y de dios en la consulta, se dio unos años de tiempo para superar los síntomas que le produjo la medicación que tomó, durante los cuales, buscó ayuda en otros psiquiatras.



Desde el inicio, hizo una valoración y concluyó que terminado su plazo, de no conseguir algún resultado positivo no le compensaba vivir. Así se lo dijo a sus allegados y a algunas personas a las que conoció después.

No hace mucho que se marchó en una decisión - últimamente callada, pensada y meditada con calma, según su familia -, que no fue producto de un arrebato, sino de su propia valoración entre lo q tenía ahora y lo q tuvo antes de...



Escribió en este blog y en opuslibros, buscando información sobre un psiquiatra al que ya acudía para intentar "curarse" del otro. En su día, le contestó "trucha" en ol (aquí creo q también le contestó utilizando otro seudónimo).

Antes de dejarnos, Fernando, durante años destapó al psiquiatra que le puso sueros, le dio medicación y habló del papa y de dios en las consultas. Consiguió prevenir a mucha gente.



El 21 de dic. pasado, me escribió, "Hace poco he expuesto mi vida y mi libertad a esta causa. He aceptado que las cosas sigan su curso natural y que si de verdad la gente quiere demandar, se acabará demandando... Lo que no puedo hacer es luchar solo contra el sistema donde sólo cosecho dolor, impotencia, frustración y amargura. No es complicado de explicar, pero hay cosas que no puedo hablar...".



No estoy de acuerdo con la decisión que tomó Fernando - entre otros, porque además de no poder volver a luchar, se hace un gran favor a los contrarios cuando nos quitamos de en medio y dejamos de incordiarles -, pero está claro que no supe leer su mensaje y que las víctimas de estos "fervorosos católicos" que guiados por su dios y desprovistos de humanidad, campan a sus anchas al amparo de una justicia que es capaz, además de negarse a instruir, a transcribir en 40 págs. de una sentencia, lo contrario de lo sucedido en un juicio - aunque éste, esté grabado y el juez pueda rebobinar cuando su memoria se confunde -, no hemos conseguido destapar suficientemente bien este tipo de enriquecimiento, corrupción y fascismo. Pero a Fernando no le faltaba razón, no se puede luchar solo contra un sistema que se niega a ver, cuando los colaboradores necesarios e imprescindibles, son ellos mismos.



Vuelvo a recordar que en el juicio a Enrique Rojas, entre otros:



1) Un médico de familia de impecable trayectoria en el Centro de Salud donde ejerce su profesión desde hace más de 20 años (no, en los medios ideológicos afines, que es donde Rojas "se gana" la fama), que Enrique Rojas pretendió que a mis espaldas emitiera un certificado médico prescribiendo mi internamiento psiquiátrico, sin haberme tratado jamás de trastornos mentales, ni haberme visto previamente, para que se lo entregase a Juan Cantero Caba - mi entonces marido -.

2) Uno de los peritos declaró, que "el susodicho Rojas intentó previamente al juicio en dos ocasiones que éste cambiase su testimonio" y, puso de manifiesto los idénticos errores ortográficos y mecanográficos que se dan, en los documentos que se generan en dos juzgados diferentes, que presumiblemente no pueden conocer lo sucedido en el otro juzgado.

3) Todos los peritos declararon que Rojas prescribió internamientos psiquiátricos a mis espaldas, ante enfermedad y/o trastorno mental inexistente.

4) El juez no quiso oír al 1er. Administrador Judicial, nombrado por sorteo (y no ha dedo como se nombró al 2º, cuando el 1º no se dejó manipular), que conocía bien el enriquecimiento económico que Juan Cantero había tenido con esta movida, pese al fracaso de los planes Rojas-Cantero o, Cantero-Rojas. Tanto monta...

- Y permitió que la abogada de Rojas, realizase afirmaciones inciertas a los testigos que iban declarando, pese haber declarado otros testigos, todo lo contrario.

5) Las sesiones estuvieron plagadas de sonrisas y gestos entre la fiscal y la abogada de Enrique Rojas, hasta el punto de notarlo el público presente en la Sala.



Pero Enrique Rojas, resultó absuelto. ¡Sí!. Pese a estar luchado, grabado y condenado ya Rojas por delito similar, que demuestra que su método era habitual.



Isabel Caballero










Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un paso importante.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/29/espana/1327838306.html
Anónimo ha dicho que…
Gran noticia,gente valiente a la que admiro!

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/29/espana/1327838306.html

SOCIEDAD | Ante la Inspección de Trabajo
Seis mujeres denuncian al Opus Dei por presunto fraude a la Seguridad Social

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD