EL UNDECIMO MANDAMIENTO

Es normal que no tiren la casa por la ventana con los obituarios. En un lugar de "troquelado" de personas toda particularidad acaba laminada. Las personalidades no resisten. Hay que hacerse a la mediocridad ambiente y silenciosa. Como muchos artículos de Noticias (la revista interna) los individuos son intercambiables. Cortados por el mismo patrón. No hay nada que decir. Y si hay algo no les conviene decirlo. "De cómo esta persona dejó de serlo" No es que sólo les pase a ellos, no hay que entrar en nada para malgastar la vida. La vida se malgasta de muchas maneras, pero en otros sitios puedes rectificar.

Sobre la macroencuesta eclesiástica leo opiniones diferentes, en otros países los católicos no están tan dominados por los clérigos. Reconocen el avance, nunca se había preguntado al laico, pero desconfían. La iglesia basada en el poder de los clérigos tiene los días contados. Aunque somos el país peor colocado para decirlo. Es imposible que no sepan "en las altas esferas" de la iglesia lo que piensa la base de tantas cosas que les conciernen directamente como el control de los nacimientos y demás hierbas. La gente ya ni se lo plantea en los términos draconianos en los que nos hacían predicar. Sigo pensando que la macroencuesta es algo. Francisco lo tiene más fácil para reformar las "maneras" hacia el exterior de la iglesia, Va a ser difícil modificar las relaciones de poder dominadas por los clérigos célibes en las que ni los hombres casados ni las mujeres tienen nada que hacer.

Otro Daniel Berger escribió sobre su salida del sacerdocio y me hice eco. Este Daniel Bühling nacido en Baviera sintió la "llamada" y entró al seminario de joven. No llegó a recibir las órdenes sagradas. Fue tan terrible lo que allí vió que abandonó. Publica "El undécimo mandamiento" que me recuerda algunas costumbres del pasado. Misoginia, fiestas homo y carrierismo. De lo que no se debe hablar mejor es callarse.
En este otro artículo habla de alcoholismo, dependencia de las "pastillas". Concretamente estuvo en los seminarios de Ausburgo, Munich y Tréveris. En 2009 terminó su carrera frustrada para ser cura. Las parroquias fusionadas alemanas por falta de clero son mucha exigencia para las escasas fuerzas y la mala preparación para tanto trabajo y una vida en soledad. Wunibald Müller dirige un centro terapeútico para clérigos en la abadía de Munterschwarzach. Más de 1200 reciben tratamiento en dicho lugar en la actualidad. Y un párroco de la diócesis de Limburgo opina que no se puede forzar a jóvenes candidatos sin experiencia de la vida al celibato en la iglesia. Justo lo que hacían con nosotros a granel y sin fronteras.
El undécimo mandamiento, No hablarás. 

Bühling presenta la lucha entre liberales y reaccionarios en los seminarios. Los seminaristas recién llegados catalogados como "carne fresca" o lo contrario con una palabra bastante fea que no traduciré. Algunos con pose elitista, otros de personalidad muy cohibida,otros con trastornos psi. Las bellas experiencias se agostaban en ese clima. Como una vez me preguntaron le preguntan ¿Cuánto hay de exagerado en su libro? ¿no serán excepciones o casos aislados?

Daniel Bühling: Hasta ahora sólo la iglesia oficial me ha hecho ese reproche

Gessler: ¿Las demás reacciones han sido positivas?

Bühling: Muy positivas, sólo he encontrado reacciones positivas. La iglesia oficialmente no se ha pronunciado ni tampoco me han dicho nada personalmente, sólo he oído opiniones en grupos reducidos de personas.

Gessler: Usted es homosexual y vive con su pareja y dice que en los seminarios se da a menudo este tipo de relaciones. ¿Le sorprendió lo que vivió en ellos? 

Bühling: Sí, me sorprendió mucho. Nací en un pueblo católico de 130 habítantes. Conocí la iglesia como tantos, por la misa del domingo, como se presenta ante la gente, una iglesia en la que manda el cura. Se sabe lo que la iglesia dice sobre el tema de la homosexualidad. Tenía esa imagen de la iglesia como una institución que sólo hace el bien y que mantiene lo que dice y lo que exige a los demás. Y por consiguiente me sorprendió y chocó desde mi entrada en el seminario como la iglesia por dentro es un mundo muy diferente del que conocemos desde fuera. 

Bueno, nadie le dijo que tenía vocación sin que él se lo planteara. Es la diferencia. Lo demás parecido. Me refiero a la diferencia entre lo que parece y lo que es.

Gessler: Según su estimación y experiencia dos tercios de los curas son gays. Cita a algunos científicos que hablan de un 40%, ¿es el entorno del seminario especialmente atractivo para ellos?

Bühling: Sí sin duda. Esa estética, el arte de ese mundo, los aires que se dan, creo que son muy atractivos para un homosexual.

Gessler: ¿Hay otros motivos? ¿qué es lo que atrae a tantos homosexuales a la iglesia católica aparte de la estética?





Bühling: Pienso que ese mundo de sólo hombres hace mucho.

Gessler: Cuando he leído su libro he pensado que terrible que esas personas "son lanzadas" al mundo, ya no me refiero sólo a los homosexuales, y muchos de ellos llegan a ser obispos. ¿Debería la iglesia rechazar a muchos de los candidatos?

Bühling: Sí tendrían que controlar mucho más

Gessler: ¿Pero no se hace porque hay pocos? 

Bühling: Por el lado de la iglesia creo que piensan que controlan. Pero desgraciadamente he visto que se ocupan más de la cantidad que de la calidad. Hay que conseguir número y cada vez menos hombres quieren ser curas, me parece que no tienen mucho donde escoger.

Gessler: Tras la lectura de su libro lo del obispo de Limburgo y su estilo de vida lujoso ya no parece tan sorprendente...

Bühling: Claro, me parece que  el obispo no es ningún caso aislado según lo que he vivido. No sólo los obispos también muchos curas que están un nivel por debajo, llevan a menudo un nivel de vida que no está en conexión con lo dicen sobre la sencillez y la pobreza.

Gessler: Describe un sistema de hipocresía y discreción. Tampoco se corresponde con lo que suele esperar de un "hombre de Dios".

Bühling: Sí por eso el título que hemos elegido "No hablarás". En la vida corriente se dicen cosas que es patente que no se hacen.

Gessler: Describe en su libro algo que también se oye decir a los fieles de a pie, que la mayoría de los nuevos jóvenes párrocos son conservadores o reaccionarios. ¿Qué significa eso para el futuro de la iglesia católica en este país?

Bühling: Pienso que cuando se mira hacia los nuevos candidatos al sacerdocio, y eso también me sorprendió mucho, los jóvenes que llegan son de tendencias muy conservadoras, es decir que con esa iglesia vamos hacia atrás no hacia adelante.

Gessler: Describe la fascinación de algunos jóvenes candidatos por la misa tridentina, por ejemplo

Bühling: Exacto.

Gessler: ¿Significa que los logros del concilio cincuenta años después no son tenidos en cuenta por muchos?

Bühling: Sí tengo esa sensación, sobre todo con el papa Benedicto parecía que se daba un paso atrás y que el concilio Vaticano estaba amenazado.

Gessler: Usted está ya fuera de la iglesia, reconoce abiertamente su homosexualidad, ¿no serían razones para pensar que realmente no deberíamos preocuparnos de un gay que ha dejado la iglesia? 

Bühling: Pienso que la iglesia en cualquier caso está entre la espada y la pared. Tengo la oportunidad como ex católico de dar mi opinión sin miedo. Y puedo alzar la voz por los que me dicen que lo haga, porque ellos tienen miedo porque están dentro de la iglesia, porque viven de un trabajo dado por la iglesia católica, no pueden abrir la boca. Y por eso yo tengo la oportunidad de hacer algo o al menos de llamar la atención sobre el problema.

Gessler: Parece que con el nuevo Papa hay nuevos aires en Roma, más apertura. humildad y quizás misericordia. ¿Cree que ello tendrá efectos en los seminarios alemanes o que quizás más muchachos querrán ser curas según la sensibilidad de Francisco?

Bühling: Creo que hay dos partes. Lo que Francisco muestra lo veo muy positivo, ese estilo franciscano. La cuestión es no verlo sólo como un ejemplo sino querer seguir ese ejemplo. Primero tendría que cambiar la estructura para que pudiera cambiar la base.
Gessler: ¿Cómo sería ese cambio de estructura?

Bühling: Pienso que cuando se ve lo que ha pasado con el obispo de Limburgo, Francisco da ejemplo en el tema de la riqueza y el dinero, muestra lo que es una vida sencilla. No ha querido vivir en el apartamento papal como vivió Benedicto sino en un convento, con otros religiosos. Esa sencillez de vida que propaga no sólo son palabras.  Pero también me parece peligroso cuando veo lo que nuestros obispos ganan al mes, lo sabemos por la prensa, entre 8.000 y 12.000 euros es un sueldo tentador. En eso la estructura debe cambiar, de alguna forma lo que gana un obispo tiene que corresponder a la simplicidad y sencillez.

Gessler: Tuvo problemas al principio para encontrar una editorial que quisiera editar su libro.

Bühling: Sí.

Gessler: ¿Hay muchas editoriales no quieren indisponerse con la iglesia católica?

Bühling: Sí, fue la respuesta de muchas de ellas, dejaron claro que no querían buscarse problemas con la gran institución que es la iglesia católica.

Gessler: Usted vive como autónomo y como teólogo, celebrando bodas y funerales...¿se puede vivir de ello? ?

Bühling: sí se puede. De manera informal tengo que decir que la iglesia y su historia, todo lo que va saliendo en los últimos años, hace que cada vez haya más teólogos libres. Porque la gente está decepcionada de esta iglesia y muchos se van, pero siguen creyendo, y separan la creencia en Dios de la creencia en la iglesia. Esas personas buscan, buscan personas que les den apoyo y acuden a nosotros los teólogos libres.

Gessler: Por tanto usted es una persona que cree pero no en la iglesia católica. ¿Podría usted pensar en una vuelta a la iglesia católica?
Bühling: Tal y como están las cosas ahora no.

Vivir de ser "teólogo libre" sólo puede ocurrir en Alemania. Diferencias culturales notables. ¿Hay teólogos libres al sur de los Pirineos?


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy interesante esta última entrada del blog. Enhorabuena. Por curiosidad, ¿sabe usted alemán?
Anónimo ha dicho que…
Siempre he querido entender la religión católica pero me he quedado en las puertas...No me gusta que la mujer no pueda ser cura u obispo. Más de un cura me ha dicho que la mujer juega un papel importante en la iglesia.. Yo las veo en segundo plano...Tener un aborto es pecado, y tener a un hijo y no poderlo mantener y que no encuentres trabajo por ser madre con un niño pequeño que es? Ser tonta por haberlo tenido.
Mil cosas, las relaciones sexuales antes del matrimonio son como tener un coche sin seguro... y si te casas y el hombre se va o no funciona, de que sirve el seguro?
Soy mujer y no me acerco a la iglesia por el trato que dan a las mujeres.Cuando vea a una mujer cura, obispo con pantalones quizá me lo piense.
Anónimo ha dicho que…
¿Hasta cuándo? ¿Quién lo ha propuesto? ¿A quién beneficia?

http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2013-11-07/centros-diferenciados-ven-justo-que-la-lomce-resarza-los-conciertos-denegados_90576/
Anónimo ha dicho que…
Muy buena entrada Ana no creo necesario saber alemán para leer y dar nuestra opinión . Un saludo .

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA