LECCIONES DE CINISMO

Qué hallazgo de noticia, acoso al funcionario competente, y finaliza la carrera del guía espiritual del ministro. No saldo de mi asombro, en el congreso católicos y vida pública siguen erre que erre con el catedrático. A estas alturas. Después de todo lo que batalló Isabel y todos los papeles, cartas, documentos, luchas. Si los católicos no influyen en la vida pública como les gustaría que no se les ocurra echar la culpa a nadie, más bien mírense a sí mismos los "católicos oficiales" que investidos de su misión de recristianizar nos miran al resto como si fuéramos budistas.

¿Qué es lo siguiente que se puede hacer para cambiar las cosas y que los ineptos no "ocupen los cargos".



Gracias Noelia, gran corresponsal.

El comentario 32 añade información sobre el numerario inepto y copión. Un clásico, aprovecharse de trabajos ajenos  y presentarlos como propios. Cátedras regaladas y preside oposiciones sin haber pasado ninguna. Numerario acusado de plagio en 2002. Altos cargos en subsecretarias y etcs inmerecidos, por amistad con la cúpula del PP.

Me falta saber que ha pasado con el hijo de familia opus pamplonesa que vió truncada su impecable carrera política por ir a buscar un papel a la muralla de Pamplona. ¿También le han dado trabajo en un despacho de abogados opusino como al plagiador numerario? no creo porque no tiene Derecho sino medicina. Algo le habrán apañado, aunque después de codearse con la alta política todo le parecerá insuficiente.

Me he topado con el comentario que hace el filósofo Sloterdijk a la leyenda del Gran Inquisidor que sale en los Hermanos Karamazov. Les cuadra como guante a la mano: Destino de Inquisidores. Dice Dostoievski:

"El cardenal y gran Inquisidor de Sevilla, un anciano ascético de noventa años, en el que parece haberse extinguido toda vida si no fuera porque en sus ojos todavía brilla un oscuro fulgor, fue cierto día -así lo dice Iván en su poema fantástico testigo del regreso de Cristo, Jesús había repetido ante la catedral su  milagro de antaño y con una sencilla palabra había resucitado a un niño muerto. Parece como si el viejo hubiera captado rápidamente el sentido de este precedente y, sin embargo, su reacción es paradójica. En lugar de honrar al Señor regresado, extiende los esqueléticos dedos hacia él y ordena a la guardia que capture al hombre y le encierre en las mazmorras del Santo Tribunal. Por la noche, el anciano baja a la mazmorra y dice a Jesús: "¿Eres efectivamente tú?, ¿tú?". Sin embargo antes de recibir respuesta añade rápidamente: "no contestes cállate. ¿Qué podrías decirme? Sé suficientemente lo que me dirías. Ni siquiera tienes derecho a añadir nada a lo que dijiste antes. ¿por qué has venido a molestarnos? Pues has venido a molestarnos y eso lo sabes bien. Pero ¿sabes qué pasará mañana? No sé quien eres y tampoco quiero saberlo, no sé si eres tú realmente o sólo una viva imagen: sin embargo, mañana te juzgaré y mandaré quemar en la hoguera cómo el peor de los herejes, y el mismo pueblo que hoy ha besado tus pies, mañana, a una seña mía, se precipitará para echar carbón a tu pira, ¿lo sabes?. Sí , quizás lo sepas."

El comentario que hace Peter Sloterdijk está dentro de la Crítica de la Razón Cínica.

"Quien se maraville del comportamiento del gran Inquisidor preguntará tanto más por el sentido del suceso cuando se percate en toda su nitidez de lo decisivo: en el pensar y obrar del viejo no hay huella alguna de ofuscamiento, error o malentendido. Lo que Jesús había tomado como motivo de indulgencia para con sus crucificadores -pues o saben lo que hacen- no viene a cuento en el caso del eclesiástico. ël sabe lo que hace y lo sabe con una claridad apabullante de la que sólo se sigue sin saber se se la debe llamar trágica o cínica. Así pues, si el gran Inquisidor sabe lo que hace, entonces tiene que obrar por razones de peso, razones que son suficientemente fuertes para conmover la creencia religiosa que él representa hacia el exterior. De hecho el anciano cuenta por adelantado a Jesús sus motivos: llevado al denominador más breve, en su discurso se trata de la réplica del político al fundador de una religión; mirado algo más profundamente, es un arreglo de cuentas entre la antropología y la teología, la administración y la emancipación, la institución y el individuo.

Ya hemos oído precisamente el reproche principal contra el regresado: ha vuelto para molestar. ¿En qué? El Inquisidor toma a mal en su Redentor el que haya regresado precisamente en el m omento en que la iglesia católica, con la ayuda del terror de la Inquisición, estaba a punto de eliminar los últimos destellos de la libertad cristiana y casi podía mecerse en la conciencia de haber completado su obra: el establecimiento de un sistema de dominio a través de la "verdadera religión". Convertidos en esclavos integrales (en un sentido político-religioso), los hombres de aquella época estaban no obstante, más convencidos que antes de su libre existencia: ¿No se habían apoderado de la verdad? ¿No había prometido Cristo que la verdad nos haría libres? Sin embargo, el Gran Inquisidor sabe penetrar en el engaño. El se vanagloria de su realismo: cmo representante de la iglesia victoriosa, reivindica para sí no sólo haber completado la obra de Jesús, sino incluso más: ¡haberla mejorado!"

Portada


Ignoro si Peter Sloterdijk, uno de los filósofos más señalados del momento, tiene idea alguna de qué es el Opus Dei. Me ha hecho pensar en ellos por lo de "mejorar la obra de Jesús"...

Sigue:

"pues Jesús, así lo cree el Inquisidor, no ha aprendido a pensar políticamente y no ha comprendido lo que constituye, desde un punto de vista político, la naturaleza del ser humano, a saber, la necesidad de dominación.  En la conversación del cardenal dostoievskiano con su silencioso prisionero descubrimos uno de los orígenes del institucionalismo moderno, que en este y sólo quizás en este punto confiesa públicamente
su estructura fundamental cínica en una mentira consciente que se remite a la necesidad. Los poderosos desarrollan, según la profunda reflexión dostoievskiana el siguiente cálculo:

Atención al cálculo que seguramente hacen muchos de los causantes y beneficiarios del agujero negro de nuestra vida:

"Sólo unos pocos poseen el ánimo para la libertad que Jesús mostró cuando respondió a la pregunta del tentador en el desierto (¿por qué no transformas las piedras en pan en vez de morirte de hambre?) diciendo: "No solo de pan vive el hombre". Sólo en algunos pocos existe la fuerza de vencer el hambre. Los más rechazarán en todos los tiempos en nombre del pan la oferta de la libertad. Dicho de otra forma: generalmente, los hombres se hallan a la búsqueda de exoneraciones, facilidades, comodidades, rutinas y seguridades. Los que detentan el poder pueden en todo momento estar tranquilos de que la gran mayoría de los humanos se horrorice de la libertad y no conozca un  motivo más profundo que el de entregar su libertad, erigir alrededor suyo cárceles y postrarse ante ídolos antiguos y modernos. ¿Qué les queda por hacer a los cristianos señoriales, representantes de la religión de la libertad? El gran Inquisidor comprende su ascenso al poder como una forma de autosacrificio, "diremos que te obedecemos y dominamos en tu nombre. Los seguiremos engañando pero a tí no te dejaremos volver a nosotros. En eso consistirá nuestro engaño y nuestro tormento".

Jesús no ha aceptado al hombre tal como es él, sino que con su amor le ha exigido por encima de sus fuerzas. En este sentido los jefes posteriores de la Iglesia han sobrepasado a Cristo en su forma de amor fraternal, pues ellos tomaron al hombre tal y como es: simple e infantil, cómodo y débil..."

Y este sistema cuanto más represivo es más tiene que incrustarse en las cabezas la retórica de la libertad. La retórica de todos los conservadurismos modernos. la aspiración a la libertad es sólo una ilusión peligrosa. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Valencia,Valencia.

http://www.republica.com/2013/11/18/camps-%E2%80%98el-curita%E2%80%99-huye-de-la-justicia_728703/

Bonus Track.

Cuando los billetes de 500 euros volaban como murciélagos.

http://www.youtube.com/watch?v=fijTvfSemFI
Anónimo ha dicho que…
¿Lecciones de cinismo? ¿Aguas movedizas? ¿Han lanzado el anzuelo? ¿Qué cebo le han puesto?

http://www.opusdei.es/art.php?p=56119

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA