¿QUIEN INVENTO LOS COLEGIOS?




Me han gustado estas líneas del segundo volumen de "Los católicos en la España franquista". Más que nada porque para hacer ese volumen Guy Hermet no entrevistó que se sepa a nadie que hubiera salido del Opus Dei. Y da pistas de "de dónde venimos".


Habla de las relaciones de la Iglesia católica y el estado liberal en España durante el siglo XIX. En principio la Iglesia siempre en frente del estado liberal. Hasta 1876. En este año de la restauración borbónica, aunque muchos obispos y curas seguían con su "coranzoncito carlista", es decir, Dios, Patria. Rey, se avinieron a un compromiso.

En 1876 deja la Iglesia española de oponerse diametralmente al Estado liberal y deja de pretender controlar la sociedad en su conjunto, "para orientarse a hacia una forma de acción centrada en el servicio casi exclusivo de los sectores privilegiados de la sociedad."

La frase entrecomillada me dice mucho, es una perfecta introducción a lo que el founder tuvo toda su vida por meta. Ni siquiera eso inventó. Era tradicional de la iglesia española, juntarse con los ricos. Ricos no significa solo Botín y compañía, significa eso pero no solo, ricos en sentido amplio. Hay mucho rico que no sabe que lo es. Por cierto que un periodista italiano dice que el presidente del Santander es Opus. Directamente.

Pero hay más:

"El aparato católico escoge, en cierto modo, confortar la conciencia de los ricos, dedicándose especialmente a tomar a su cargo la formación espiritual de las "almas jóvenes de buena familia" a las cuales capta en los colegios religiosos"

Podemos estar tranquilos. Tanto carisma para cien años más tarde seguir igual.

"Y esto a costa de una especie de contratestimonio muy poco evangélico, con lo que la Iglesia parece asumir deliberadamente un riesgo para el porvenir. Pero esta adhesión de la Iglesia al orden liberal y burgués de la monarquía a partir de 1876 sigue siendo superficial y encierra un doble juego. Muchos obispos, incluso la mayoría de ellos, siguen adictos al carlismo en su fuero interno, al igual que un gran número de sacerdotes y una proporción sin duda más importante todavía de frailes. A nivel ideológico, el catolicismo de los primeros decenios del período de la Restauración continúa caracterizándose por un antiliberalismo declarado, que se concreta especialmente en la aparición del libro del canónigo Sardá y Salvany "El liberalismo es pecado", o con el catecismo de Ripalda que constituye un monumeto al integrismo."

Y que me consta estudiaron mis mayores.

Disquisiciones interesantes sobre porqué la jerarquía se opuso a un partido de masas católico como había en Italia. La excusa, no querían los señores obispos que fuera controlado por los carlistas. La realidad, que no querían movilizar a los fieles en provecho de la monarquía parlamentaria y liberal. Sólo en el siglo XX una fracción minoritaria de la Iglesia de España, precisamente de jesuitas, siempre los jesuitas desbrozando, inicia la base de una política más participativa de los católicos, con la creación de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas y el lanzamiento del diario El debate.
No obstante era una empresa elitista, poco orientada hacia la movilización de las masas creyentes.
En vísperas de la República, cuando supuestamente el Señor iluminó al de Barbastro, el antiliberalismo político sigue siendo el rasgo dominante del catolicismo español.

Y digo yo: ¿para hacer algo que era lo dominante del catolicismo tuvo Dios que iluminar?

Durante los primeros tiempos del nuevo régimen republicano la actitud de muchos católicos e incluso de la Iglesia está lejos de ser negativa. Duró poco. Pero el descrédito en qué había caído la monarquía hizo que se acogiera con júbilo la república. También en Pamplona.
Además había políticos católicos que se pueden considerar fundadores de la segunda república. Como Niceto Alcalá-Zamora, Miguel Maura, Sánchez Guerra. El matrimonio entre el republicanismo y el catolicismo de estos hombres fue difícil. Alcalá Zamora presidente hasta 1936 hace profesión de su fe, yendo a misa, celebrando un funeral católico en la capilla del palacio real por las víctimas de la sublevación de Jaca.
El Papa Pío XI busca también la conciliación con el nuevo régimen. También su secretario de Estado. El cardenal Segura por su parte fue acusado de maquinaciones contra la república. Le pillaron una pastoral en la que animaba a los obispos a vender sus bienes y transferir el importe al extranjero. Como los Bárcenas de hoy, los obispos de ayer. Al final el Papa le pidió que dimitiera de su sede toledana.

Fue a partir de 1933 con el bienio negro cuando las cosas empezaron a torcerse debido al asunto de la ley de las congregaciones religiosas.  ¿Fue la segunda república la que inventó los colegios de Fomento?  La ley republicana que encendió los ánimos eclesiales contra ella prohibía las escuelas religiosas, limitándose la actividad de las órdenes y congregaciones al terreno espiritual.

En todos los folletos representativos de obras con la juventud se indica que el club, el colegio tal, laico entre los laicos, "encomienda la dirección espiritual a sacerdotes del Opus Dei". Lo mismo que se recomendaba en la legislación de la segunda república.







Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA