DENUNCIAS POR PEDOFILIA

Estamos lejos de que pasen este tipo de actuaciones que hoy traigo a colación. En Francia crece la indignación por la actitud de los obispos que a pesar de crear una comisión y un encargado, se les ve incapaces de condenar a otros clérigos. Un buen reportaje del programa Cash Investigación muestra cuál ha sido el modo de operar en algunas órdenes religiosas cuando había curas abusadores:
mandarlos a Africa, los chicos africanos tienen todavía más difícil denunciar a un cura.
Quien lo quiera ver, puede:

https://mega.nz/#!vIhX1BIR!eX45iRFAhnrXdLY_91O-CovIFd7ebeQUHf0N-gi1guc

la reportera se acercó al Papa Francisco para preguntarle sobre un caso de Argentina en el que algo tuvo que ver..
El clericalismo que lleva a cerrar filas es una auténtica plaga.
De ahí que me haya llamado particularmente la atención esta comisión de la verdad en el prestigioso colegio jesuita de Berlín, ponen un anuncio en su página para animar a todo el que tenga algo que testificar a presentarse "contra uno concreto de los suyos", nivel ético y moral del que estamos lejos, lejísimos.




Un cura pedófilo se sienta ante el juez eclesiástico

Sabine Menkens | 05.04.2017
A primera vista el Padre R. era el profesor soñado. Enseñaba religión y otras actividades en el colegio jesuita Canisio de Berlín. Era considerado un cura moderno, cercano a los chicos, que los acompañaba con gusto en diversas excursiones, distendido, se ganaba su confianza.  

Sin embargo era sólo una cara de la historia, por otra parte era un cura peligroso, los acariciaba, los ponía en su regazo, les hacía cosquillas, les hablaba de masturbación y les enseñaba imágenes pornográficas. Estuvo 10 años trabajando en el colegio Canisio hasta que una primera denuncia en 1983 le costó un traslado a una parroquia llevada por los jesuitas en Götingen.


En 2010 salió a la luz el escándalo de los abusos pedófilos en dicho colegio protagonizados por este cura y otro, al que siguieron toda una ola de „desencubrimientos“ de pedofilia clerical en diversas instituciones educativas repartidas por todo el país. Sólo en el Canisio dicho padre abusó de unos 100 escolares, de los que unos 60 denunciaron su caso a la comisión de jesuitas encargada del tema.
Acusado de su último abuso probado a una niña de 11 años en 2006 en Hildesheim, el obispado de Berlín lo juzgó en 2013. Fue condenado, se le prohibió ejercer de cura y hubo de pagar 4000 euros de su pensión a la iglesia. La chica abusada no fue ni oída ni informada. 

La actitud de la iglesia católica levantó bastantes críticas. No parece que se esforzaran mucho por evitar el contacto de este pedófilo en serie con las víctimas.

Pero ahora el obispado quiere dejar las cosas clarar e ir a la raíz. Para ello el consistorio busca testigos yvíctimas. El tribunal se va a ocupar del acusado que tiene actualmente 74 años. El tribunal presidido por el obispo auxiliar Matthias Heinrich actuará en nombre de la Congregación para la doctrina de la fe. Se ha derogado la prescripción de los hechos que se remontan a 1970. 

100.000 niños son víctimas cada año de violencia sexual. En cada clase hay al menos uno o dos niños afectados, y esto ocurre en todas partes, en la familia, en la escuela, en otros ámbitos sociales.
Para dar entrada a una acusación se necesitan declaración de testigos y víctimas, se dice en el anuncio publicado en la página web del Colegio Canisio. El problema es que muchas declaraciones de víctimas siguen siendo anónimas.  
„No hemos conseguido hasta ahora que las declaraciones de los testigos se refieran a personas concretas, el juez eclesiástico busca testigos que estén en condiciones de hacer una declaración concreta en relación con lo que ya dijeron“ leemos en la web del colegio. 

El obispado espera que sea posible contactar con muchas víctimas del Padre para aclarar la sistemática de los abusos. “Es el intento de dar una salida judicial a las injusticias cometidas“, dijo el portavoz del obispado Stefan Förner.

Para las víctimas esta decisión representa una tardía satisfacción “saludamos el procedimiento y esperamos que sirva para iluminar las condiciones sistémicas e institucionales de los abusos” declaró  sagt Matthias Katsch, portavoz de la Asociación de afectados Eckiger Tisch. Quiere conseguir que las víctimas puedan constituirse en parte civil para conocer el curso del proceso. “Es importante que el proceso sea transparente y que todos puedan participar”. Katsch espera que R. recibirá una pena “que merezca ese nombre” y que pierda su estatus de cura. “Quisiera que hiciera penitencia, sería muy importante para la prevención. Cuando a un criminal de este tipo no se le da ninguna señal para que pare puede seguir cometiendo abusos”. Dice que no siente ningún odio, “estoy enfadado porque siempre ha conseguido salir indemne.”
El encargado del asunto pedofilia en el gobierno federal alemán Johannes-Wilhelm Rörig, saluda el procedimiento como una señal importante para los afectados. Espera que se consiga aclarar los errores del pasado en relación con los criminales pedófilos, declaró. “Sólo puedo animar a los afectados a dirigirse al obispado de Berlín y hacer su declaración.” También en el colegio se alegran del juicio al Padre R. El rector Padre Tobias Zimmermann declaró: “Es un reconocimiento tardío de la injusticia que sufrieron las víctimas.”

El Consistorio del Arzobispado de Berlín busca testimonios de afectados por los abusos del Padre Peter R.:
Konsistorium des Erzbistums Berlin
Chausseestr. 128/129
10115 Berlin
Tel.: (030) 30 67 38-0
Fax: (030) 30 67 38-19
E-Mail: Konsistorium@erzbistumberlin.de


Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA