LUCHA DE PODER GLOBAL


Poderosas fracciones dentro de la Iglesia católica luchan por el futuro curso de la Iglesia. El Papa  bombardeado por las fuerzas reaccionarias. 






Al principio pareció que se trataba de los innumerables casos de pedofilia y escándalos sexuales que conmovían una y otra vez a la Iglesia católica. El que fuera arzobispo de Washington Theodore McCarrick, presentó al Papa su dimisión del colegio cardenalicio, así lo anunciaron los medios católicos a finales de julio de 2018. Theodore McCarrick fue obispo de Washington de  2001 a 2006. Ente 1970 y 1990 incitó a seminaristas a tener relaciones sexuales y abusó al menos de dos menores. El Papa aceptó su renuncia. 
Resultado de imagen de el Papa acepta la dimisión de Mc Carrick
El cardenal de la discorida, Mc Carrick
Esta vez se trata también de la cabeza de la Iglesia católica, el Papa Franciso está en medio de las acusaciones lanzadas de la propia Iglesia. A mediados de agosto de 2018 el arzobispo conservador Carlo Maria Viganò,que fue nuncio papal en Estados Unidos publicó una exhaustiva e incendiaria carta en la que relacionaba los escándalos de pedofilia con la política eclesial liberal del actual Pontífice. En ella acusaba a una  corriente homosexual" en la Iglesia, de ser la responsable de los innumerables casos de abuso de menores por parte del clero católico. 

De esta forma el cardenal daba curso a los ultraconservadores y oposición de derecho en la Iglesia: el celibato con su represión de los instintos que conlleva nada tiene que ver con los abusos sino que la homosexualidad es la causa de los mismos por parte de los curas.  El Papa que despertó la indignación de la derecha católica con su negativa a condenar a los homosexuales, se volvía en la carta responsable de los abusos en la Iglesia. Viganò se esfuerza en su escrito por establecer una conexión causal entre ambas grandes tendencias que hoy en día está provocando un seísmo en la Iglesia: La política liberal del Papa y el número masivo de casos de abusos cometidos por parte del clero.

Dado que gran parte de los escándalos se produjeron antes del pontificado de Francisco, los círculos reaccionarios del Vaticano tuvieron que buscar durante mucho tiempo un pretexto concreto para conectar al Papa actual con los casos de abusos de las últimas décadas, cuya tramitación, por ejemplo en Estados Unidos, está en sus comienzos. Lo hallaron en el mencionado arzobispo de Washington. Según Viganò el Papa Francisco habría intentado tapar el escándalo de Theodore McCarrick. La incendiaria carta del reaccionario y tradicionalista culmina con la exigencia de la dimisión del Papa, lo que no sólo representa una violación de la dogmática católica sino que además revela la perspectiva de un cisma dentro de la Iglesia. 

Las luchas por el poder en el Vaticano no son nada nuevo, según revela el New York Times, hasta ahora solían quedaban ocultas a la opinión pública tras los muros de la ciudad del Papa. La batalla actual por el contrario se está produciendo de una forma total y desacostumbradamente en público y de manera brutal. Viganò ha desaparecido de la escena desde que soltó su misiva incendiaria, los medios informan de que se halla oculto en algún lugar secreto fuera de Italia ya que en este país teme por su seguridad.  

Aritmética del poder dentro de la Iglesia

La negativa del Papa a hacer callar a sus críticos  y a adoptar una postura clara sobre este asunto alimentaría todavía más la polémica según las primeras valoraciones de lo sucedido. La estrategia de silencio del papa que manifestó como de pasada que la carta no merecía una respuesta, habría hecho “que le saliera el tiro por la culata”, según un informe de  "The Daily Beast" al no haber un desmentido claro de las acusaciones de Viganò. La imagen pública en este asunto es clara, el Papa que aparecía como el gran renovador de la Iglesia, calla, como hicieron sus predecesores conservadores, a propósito del encubrimiento de los abusos sexuales por parte de los dignatarios eclesiásticos. 

Pero el silencio del Papa se debe sobre todo a la aritmética del poder dentro de la Iglesia, que el autor de la carta incendiaria ha intentado explotar con mucha habilidad.. Viganò afirma que el antecesor de Francisco, el conservador Benedicto XVI, castigó a, McCarrick y que Francisco una vez Papa levantó ese castigo. Francisco lo nombró asesor vaticano porque compartía sus ideas progresistas.  
Si el Papa declarara públicamente que las acusaciones de Viganò no son ciertas desacreditaría a su predecesor, que sigue gozando de excelente salud. En última instancia la carta se puede leer como una invitación indirecta a Benedicto a la pelea, a contradecir públicamente a Francisco con la finalidad de llevar a la realidad la lucha pode poder. El objetivo estratégico de la oposición reaccionaria consiste en crear una confrontación pública entre Benedicto y su sucesor que obligue al Papa a dimitir.

Viganò pasa por rencoroso ya que esperaba ser nombrado cardenal. Pero en lugar del capelo cardenalicio se encontró con la nunciatura en Estados Unidos, lo que sintió como un rechazo hacia su persona y que respondió con una intervención fracasada ante el Papa. Desde el momento en que fue nombrado nuncio, 2012,  aprovechó para realizar contactos en los círculos reaccionarios e influyentes de una iglesia católica estadounidense plagada de escándalos.
Resultado de imagen de steve bannon
Steve Bannon, el estratega de Trump
Dichos círculos eclesiales se entrelazan con el ala derecha del Partido Republicano y se agrupan en torno al cardenal Raymond Leo Burke, que vio como el Papa Francisco ya en 2014 recortaba masivamente su poder. Burke, que fue uno de los más influyentes cardenales norteamericanos en el Vaticano, ha criticado frecuentemente al Papa por sus declaraciones de tolerancia hacia homosexuales y lesbianas.  El “crítico conservador de mayor rango” (Newsweek) del Papa, que fue con Benedicto Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, tuvo que conformarse con un puesto representativo de cardenal patrón de la soberana Orden de Malta. 

Viganò y  Burke, dos ancianos y conservadores cardenales que se han sentido postergados  por la Santa Sede, pertenecen a una red derechista altamente ramificada que llega hasta el Presidente Trump. Ya en 2014 Burke entró en contacto con Steve Bannon, quien dirigió el portal de derecha populista “Breitbart”. El jefe católico de la estrategia electoral de Trump y el crítico más duro del Papa, han estado buscando la manera de oponerse desde la derecha católica al curso “misericordioso” que el líder “comunista” de la Iglesia pretende imprimir a ésta, según informó el Times.
A la derecha eclesial no sólo le indigna la tolerancia papal respecto a las minorías sexuales o los católicos divorciados, sino también la crítica radical al capitalismo  sque aparece en la encíclica de 2013 Evangelii Gaudium. Si el jefe de la Iglesia católica asegura que el capitalismo es  "insoportable", los empleados en nómina  de la derecha eclesial tienen que hacer horas extras para desactivar como sea esa crítica. 

Los contactos entre los estrategas electorales de la derecha como Bannon y los católicos conservadores no sólo tuvieron como resultado un ataque creciente contra el Papa, también tomaron concretas formas institucionales . El  Instituto Dignitatis Humanae, una forja de directivos de ultraderecha dirigida por Burke ha abierto sus puertas hace poco en un complejo de monasterios medievales al sudoeste de Roma donde clérigos y políticos católicos han de prestar juramento de ortodoxia. Los cursos de adoctrinamiento están organizados por Steve Bannon, que junto con Burke quiere intensificar la lucha contra el “marxista sentado en el trono papal”.

Lucha en la Iglesia y polarización política

También al norte de los Alpes los representantes de la derecha clerical dirigen una ofensiva pública contra el Papa. El cardenal Müller ex Prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe formuló sus quejas con respecto a la política y el afán de reformas del Papa en la publicación cercana al partido CSU "Schwarzfunk", líder de las revistas  políticas en Baviera. El antiguo jefe de la Congregación sucesora de la Inquisición criticó ciertos prejuicios contra la curia romana que podían estar relacionados con la patria original del Papa. Uno de los predecesores de Müller en esa Congregación fue el cardenal Ratzinger, más tarde Papa Benedicto XVI. El sucesor de Müller, el cardenal Ladaria pertenece también a los jesuitas.

La escalada de esta lucha eclesiástica por el poder entre reaccionarios y progresistas o fuerzas genuinamente anticapitalistas es parte de la polarización general inducida por la crisis en las sociedades del capitalismo, como pudo comprobar en el último  Katholikentag (día de los católicos), cuando la aparición de políticos de Alternativ für Deutschland dio lugar a protestas y manifestaciones. El reaccionario Think  Tank dirigido por el antiguo consejero conservador del Presidente norteamericano, mostró su desacuerdo con la beatficación del salvadoreño Oscar Romero, quien fue asesinado por un la Junta Militar apoyada por EEUU en 1980, por haberse comprometido en la Teología de la Liberación contra la brutal explotación y opresión llevada a cabo en ese país.
Hay que decir que la Societas Jesu a la que pertenece el actual Pontífice, conoce una larga historia de compromiso social que se remonta a las reducciones del siglo XVII, en las que los jesuitas instalaron unas misiones organizadas de forma decididamente no capitalista. Dichas misiones eran dirigidas de modo paternalista por los jesuitas e incluían a los indios de los actuales Paraguay, Uruguay y Brasilt, en ellas se prohibían de hecho la propiedad privada y el dinero. El  exitoso experimento social y económico   que llegó a incluir a 100.000 indios, fue ahogado en un baño de sangre en la segunda mitad del siglo XVIII por España y Portugal, potencias coloniales en la zona.

El conflicto entre una Iglesia reaccionaria en proceso de derrumbe por las luchas de poder y una corriente progresista entre los creyentes no carece de importancia para los ateos progresistas, sobre todo vista la rápida fascistización de las sociedades del capitalismo tardío y la consiguiente necesidad de construir amplias alianzas antifascistas y democráticas. No se trata de una simple lucha por interpretaciones de dogmas religiosos arcaicos sino de un momento de confrontaciones sociales que ante la escalada de la crisis sistémica se ha agudizado y que provocan el peligro fascista. 

Mientras Bannon anima su fábrica de pensamientos de católicos derechistas contra el Papa, Francisco hablaba en su última visita a los países Bálticos contra el Antisemitismo y el revisionismo histórico , también en el lugar donde anualmente se celebran  marchas de Veteranos de las Waffen-SS , punto de atracción para viejos y nuevos nazis. 
Resultado de imagen de Thomas Sternberg




Por su parte Thomas Sternberg, presidente del Consejo central de los católicos alemanes y  poco sospechoso de ser un radical de izquierdas, hizo pública una alerta inequívoca a la resistencia contra la creciente deriva  fascista en AfD nombrando abiertamente paralelismos con el  nacionalsocialismo:
“Hago un llamamiento a la Resistencia general de todas las fuerzas liberales y democráticas. Debe quedar meridianamente claro, no queremos algo así en nuestro país, no lo votaremos, no lo queremos”.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No quieren entender el problema que existe.

https://elpais.com/sociedad/2018/10/22/actualidad/1540215688_022127.html
Anónimo ha dicho que…
Un poco maniqueo el artículo de cardenales buenos y malos. Muy parecido a Angeles y Demonios; ni los que parecen muy buenos lo son ni los que parecen tan nmalos lo son, hay mezclas e intereses espúreos.
De Mac Karrick se dice que era progresista, no está claro más bien moderadito, pero lo que era es una personalidad de gran poder e influencia, bien relacionado, con contactos políticos en el establisment norteamericano y verdadero hacedor de obispos, arzobispos y cardenales en estados Unidos. De allí el problema de que nadie se entera de lo que era y era mucho más que un cotilleo de sacristía, era una obviedad conocida hace años.
Creó Cardenales al Tobin, a Farrell que en la legión de Cristo no se enteró de nada tampoco y que muy progresista no creo que sería y al peor de todos el tal Cupich que ya ni disimula.
Los ha dejado por los suelos y a su sucesor al que le han admitido la renuncia, un tal Wüerl, ha quedado como un encubridor.
El caso es que si es de los míos y me han apoyado le alabo, si no es de mi cuerda o simpatía lo echo sin explicación alguna que a veces raya en la poca misericordia que tanto pregona que hay que aplicar.
El católico medio y más en USA o en Europa no es tonto y ve lo que hay y cómo se nos intenta colar el zumo licuado por muchos adjetivos y buenismos con que se quiera adornar y claro ante una acusación tan fuerte en la que debe de haber muchas pruebas y testimonios, no dan ninguna explicación y las que dan son rebatibles como le ha pasado al Prefecto de la Congregación de Obispos, que viene a confirmar lo dicho por Viganó sobre las sanciones.
Da por pensar desde luego que el que quiso por su voluntad de hacer algo contra esta lacra fue Benedicto XVI y que por eso le pusieron zancadillas y resultó ser víctima de unos conspiradores sinvergüenzas vestidos de cardenal estafadores de lo sagrado que que casualidad fueron a buscar a alguien para ser Papa del fin del mundo que hable mucho, salga mucho, le quieran los medios y ellos a gobernar o mejor dicho a desgobernar y por debajo sus intereses económicos y su pecado de lujuria contra natura como es la homosexualidad en la que muchos han caído, otros consentido, otros encubierto y alguno promocionado y usado como chantaje para cargos y prebendas, y en resumen esa es la historia.
Solución una vida auténtica y santa, una vida sacerdotal plena, vigilancia en los Seminarios y que los homosexuales no puedan ordenarse. Lo demás es buscar excusas, quejas, lamentos y ninguna solución que es lo que quieren algunos para salir indemnes.
Mire si la cosa es grave que eche un vistazo a los colaboradores cercanos y cardenales amiguitos y por tanto electores en su día y verá cuantos casos hay en sus Diócesis, en alguna de ellas por sistema y durante muchos años.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI