María Zambrano, ejemplo de "espiritualidad"

En esta placa colocada en el lugar donde estuviera la casa natal de María Zambrano se recoge una frase de la filósofa: "la pasión central de la vida es el amor". Me ha impresionado hondamente el congreso que sobre ella se ha celebrado en Vélez Málaga: Europa, sueño y verdad. Ha sido tonificante escuchar a personas que se han empapado de los difíciles escritos de María.
Mi impresión es que su obra es algo así como una "mística de la filosofía", si eso es posible ella lo ha hecho. Y pienso que sus frases no son sentencias brillantes sin más, sino que nacen de dentro. Tenía el don de la palabra auténtica pero con su vida tan difícil y llena de penurias, reafirmó ese don y ese espíritu.

Es las antípodas del opus poderoso, rico, manipulador, hipócrita y actuando en la sombra. Una espiritualidad real que nace de las cosas más cotidianas y sencillas, el pozo de su casa cuando era niña, el limonero, los gatos a los que tanto quería... la trascendencia en lo material. Unida a su brillantez literaria está sin duda su vida, es lo único que yo le achacaría al congreso, no hay que despegar los textos zambranianos de sus vivencias. Porque en caso contrario hacemos como dice Nietzsche "fiambres" de una filosofía que es vida auténtica. Varios de los congresistas lo reconocieron, la Zambrano conmueve y mueve a vivir de otra manera.

Y desde luego no es una escritura fácil, sólo se la entiende si se medita lo que escribe. Si la "oración filosófica" es posible, la Zambrano nos invita a ella.

Para el que me aconseja sobre mobbing, eso es ya agua pasada en mi vida. Ya tuve mis luchas. Lo he traído a colación por lo que estamos viviendo en estos momentos en mi instituto. Para que se sepa que los alumnos de hoy no son los primeros en sufrir las presiones del director, que hay mucha historia antes. Y que ni siquiera yo fui la primera persona acosada laboralmente, hubo otros profesores que lo pasaron mal a cuenta de lo mismo.

Hay que leer mi libro antes de saber si me callé o no ante cosas mal hechas que pasaron en el opus. Tuve la suerte o la desgracia de ser yo la primera puteada, y con descubrir el "puteamiento" del que yo misma fui objeto me bastó para irme. Hasta ese momento el opus dei era santo e inmaculado para mí. Estaba perfectamente inutilizada para enterarme y juzgar sobre todo lo que pasaba a mi alrededor, esa es mi experiencia, y creo que en 400 páginas de libro se entiende bastante bien lo que pasó.

Ana Azanza
Posted by Picasa

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA