El experimento Milgram



No conocía este experimento. Se hizo en Estados Unidos en Yale a principios de los 60 con voluntarios a los que se les decía que era un experimento para evaluar la memoria. Unos tenían que contestar preguntas, los que hacían de "aprendiz", otros voluntarios, los que hacían de "profesor", accionaban una corriente eléctrica cuando los que contestaban se equivocaban. A cada respuesta equivocada tiene que aumentar la potencia de la descarga.

El investigador con bata blanca da las instrucciones. El representa la autoridad. Las primeras descargas son fáciles de dar, pero con los primeros gritos del "aprendiz" cuando se equivoca el que hace de "profesor" empieza a dudar de si aquello de martirizar está bien, por mucho que haya un psicólogo-científico con bata blanca dirigiendo. Cada vez los gritos son más desagarradores... cuando alguno de los "profesores" se resisten a seguir, el psicólogo sin inmutarse dice que el experimento ha de continuar.
Una simple frase como "venga, sigue", basta para que el participante lleve el experimento hasta el final.

Dicen que el resultado es que el 65 por ciento de la gente sigue haciendo sufrir porque se lo mandan, sólo un 35% contesta la autoridad del científico y se niega a seguir escuchando los gritos de dolor. 2 de cada 3 voluntarios aplican la descarga de máxima potencia sabiendo que existe un grave peligro para el que la recibe.

Pero en realidad, los gritos de dolor son dados por "actores", los "aprendices" no eran auténticos voluntarios. Sólo los que hacen de "profesores" están siendo cobayas del experimento Milgram, que demuestra algo bien inquietante sobre los seres humanos, la dificultad que tenemos más de la mitad de la gente para contestar la autoridad que manda una cosa injusta y que hace sufrir.

Pero lo que con este experimento se quiere poner a prueba es la resistencia a la autoridad de los participantes. Así se explica en parte la obediencia ciega de la mayoría de alemanes durante el nazismo. Sometidos a la autoridad gente muy normal y corriente puede llegar a comportarse con una crueldad extrema.

El secreto es:
desprenderse de la responsabilidad. Libres del sentido de culpa aparece el lado más oscuro de la naturaleza humana.

El experimento demuestra que 2/3 de la gente puede adoptar un comportamiento maligno simplemente por acatar una autoridad, por no ofrecer resistencia a lo que nos mandan.

Si alguien entraba en el experimento de Milgram y le decía al que aplicaba la descarga "no, no lo hagas", ya no había obediencia. Es precisa una autoridad unida para que funcione la "inducción a ser cruel". También si la persona tocaba al "actor sufriente" era otra forma de disuasión.
Si estás lejos de la persona, si no eres consciente de las consecuencias reales de tus acciones, si formas parte de un gran sistema burocrático es más fácil hacer daño simplemente porque te lo mandan. Mientras que si estás ahí mismo mirando a la persona es más difícil.

¿Por qué algunos son más vulnerables al lavado del cerebro? hay gente más manejable, sin creencias fuertes, alguien joven que todavía se busca a sí mismo, que busca respuestas, es maravilloso para el que lava el cerebro. Una persona hecha, con estructuras y convicciones arraigadas es más difíicil de captar.

Me ha llamado la atención la aplicación de todo esto a la maquinaria Opus Dei. También en otros contextos menos exagerados que el del Opus Dei he visto esa "docilidad" a la autoridad. Pero en el Opus Dei es llamativo como efectivamente las grandes directoras que son las que toman las decisiones más fuertes y duras que atañen a las personas no se mojan. No son ellas las que dan las malas noticias, aunque sean ellas desde Madrid, sede de la asesoría regional, o desde Granada, sede de la delegación, las responsables últimas de una disposición que se sabe va a hacer sufrir a la numeraria, y que se toma precisamente porque va a hacer sufrir. Como un castigo para hacerte entrar en razón. Por ejemplo, es un clásico cuando una numeraria empieza a hacer una leve crítica que pondría en berlina todo el sistema una medida socorrida y de primeros auxilios es quitarle responsabilidades en el Opus Dei. Marginarla. Es una forma de retirar la confianza, de decirte "no tienes razón" sin decírtelo. Te lo dicen por la vía "conductista", no por la vía del diálogo, porque eso no llevaría a nada que a ellas les convenga.

De forma que hace 10 años justamente yo empecé a hacer alguna pequeña crítica, realmente leve y hasta tonta para lo que una vez fuera del Opus Dei he aprendido que son los grandes crímenes de esta institución. Pero el caso es que criticar una tilde es ya grave. Entonces en junio de 2001 empezaron a retirarme aquellos encargos que, objetivamente me mantenían entretenida, eran trabajo esclavo sin cobrar, y una especie de caramelo para la jili que yo era. Concretamente me dijeron que no impartiría unas clases de filosofía en verano a las numerarias jóvenes en Granada. Era algo que me hacía ilusión, así de tonta era y soy, me gusta enseñar sin cobrar. Tonta, tontísima. Como sabían que eso me gustaba me lo quitaron. Recuerdo que fue Lali, la directora del centro la encargada de decírmelo. No era su ocurrencia, la decisión venía de Granada. Lali me apreciaba y estoy segura de que hasta sufrió diciéndomelo. Ella tampoco es numeraria hoy.

Pero ella fue la encargada de aplicar esa "descarga eléctrica" sobre mí, sabiendo la mala idea de la misma. Lali tenía el puesto más delicado en el Opus Dei, era la directora de un centro de numerarias. Yo creo que en ese puesto es donde la gente se quema más, justamente porque o eres una zorra de mil pares de pepinos que te da absolutamente igual los sentimientos de la gente, o se te parte el alma de hacer sufrir con "las descargas eléctricas" que te hacen aplicar a las numerarias para meterlas en vereda.

Las directoras de las delegaciones viven en la gloria. Ellas pueden teorizar todo lo que quieren sobre "el Padre ha venido y ha dicho" y sobre la filiación divina, el apostolado, y pasearse por los centros cual reina madre. Sin mancharse las manos. Ellas no hacen sufrir directamente. Las directoras de los centros sí tienen que hacer sufrir.  Es un puesto muy peliagudo, y según como lo desempeñes o te vuelves loca para el resto de tus días, enfermas de depresión sin remedio, o de ahí saltas en la escala, a la gloria de estar en una delegación de "ordeno y mando", sin sufrir ni hacer sufrir.

El colmo de este mundo de locos es que la directora aplica el remedio que le han dicho que aplique, y si la numeraria se resiste o protesta acude a la delegación en busca de "amparo", la "recogen" las mismas causantes del dolor.
Y os aseguro que mucha gente no se ha dado cuenta de ello, ni siquiera una vez que están fuera del Opus Dei aceptan lo que está a la vista. Que las crueldades en el Opus Dei no son defectos de "personas concretas", están planificadas y forman parte de la doma conductista con las personas.

Pero como muestra el experimento Milgram, para poder ser cruel lo importante es olvidarse de la responsabilidad, y engañarse a sí mismo: "yo aplico la descarga y oigo los gritos de dolor, pero a fin de cuentas sólo soy un tornillo en esta maquinaria". Por desgracia funciona muy bien.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que son gente de "casa". Tiene un olor rancio a algo conocido. ¿Cómo lo ve? ¿También se harán cargo del twitter vaticano?

http://www.abc.es/20110702/medios-redes/abcp-espanol-convencio-vaticano-para-20110702.html

Esta otra información nos anticipa claves futuras.

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/oscuro/discipulo/Papa/elpepusocdmg/20110703elpdmgrep_4/Tes
Ana A ha dicho que…
es indignante el relato. Sí son opusinos, el tal Entrala, graduado en Navarra y trabajó en el desaparecido grupo Recoletos que aglutinaba todos los medios de comunicación Opus: Telva, Marca...
Y García Hoz, el otro "iluminador" del twitter vaticano es un apellido con claras resonancias Opus Dei.

Me indigna que rápidamente llamen los curas del Vaticano para una cuestión estúpida a esta empresa, no hace falta que nadie de Madrid vuele a Roma para enseñar a usar el Twitter ni al papa ni a nadie. ¿No existen las redes sociales en Italia? vaya con las chorradas y los "descubrimientos", de estos opusinos. Nos tratan de tontos, una vez más.

Y sin embargo, los atropellos, los crímenes del Opus Dei siguen sin investigarse. Y este Papa cayendo en toda la babosidad y adulación del Opus Dei. No hay derecho.
Anónimo ha dicho que…
Enorme.

http://www.elcomercio.es/v/20110703/asturias/opus-rompe-silencio-20110703.html

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Cotino/declara/interes/solar/centro/vinculado/Opus/elpepuespval/20110628elpval_11/Tes
Anónimo ha dicho que…
Por una parte promocionan el twitter, pero por otra quieren conservar la privacidad de sus escritos...

Es una infamia que quieran retirar de la web los documentos que les sirven como marco de acción para conducirse como entidad pública.

Si lo que está escrito no es malo, entonces ¿para qué lo quieren quitar?.

No se vale por una parte tratar de ganarse al papa, pero por otra vivir ocultamente...

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD