Sensateces

Gracias por el link Más motivos para la indignación, quitando dinero público para financiar caros colegios, cuya finalidad no es educativa, no me hartaré de decirlo, ya que compruebo que sigue habiendo gente inteligente, un rato culta, con varios títulos y de buena posición social, que siguen confiando sus vástagos al cerrilismo explotador. Explotador porque en esos coles los profes y cualquiera que esté necesitado de un puesto y a ellos acuda, trabaja el doble y cobra mucho menos que en la pública. ¿Dónde van los millones que se les dan? a los profes no parece. Cobran un dineral por las matrículas, reciben ayudas públicas "por la libertad de enseñanza" según justifica Lucía Figar y sus empleados ganan menos...¿qué pasa con la pasta? El negro pozo sin fondo que todos los euros traga en nombre de Dios.

Conozco directamente a alguien que está siendo vilmente explotado. Se aprovechan de gentes que pasan necesidad extrema. No se puede decir más que una cosa, sanguijuelas. Como tradicionalmente lo han sido los ricos españoles, sólo mirar por lo suyo, además con las bendiciones papales.

Es una visión desesperanzada la de Mynarek, pero no dice insensateces. Si Hans Küng escribió "¿Puede salvarse la iglesia?", Mynarek que dejó de ser cura en 1972 le contestó Porqué Hans Küng no puede salvar la iglesia. Me parece mejor la postura de Hans Küng, hay  millones de bautizados que nada tienen que ver con las amargas intrigas vaticanopousinas, y se merecen una esperanza. Aunque como dice Mynarek Jesús no quisiese fundar la iglesia imperial que tenemos, su figura y la fe en El tiene sentido. El espectáculo de cambiar las zapatillas rojas por otras mejicanas no lo tiene. Y hay que decirlo.

Le preguntan:
Hoy deja el Papa su ministerio en un helicóptero y es conducido a Castelgandolfo ¿qué deja el anciano papa tras de sí?

Una iglesia enferma, una iglesia que en los últimos años no ha solucionado ni se ha acercado a hacerlo ninguno de sus problemas, sino que ha agravado al máximo los funestos efectos de un obstinado ideólogo, Una iglesia que está cada vez más espiritualmente muerta.

Usted es autor de una biografía de Benedicto XVI, en los 60 conoció personalmente a Ratzinger como profesor de teología. ¿Ve usted otros motivos que la salud para esta sorprendente dimisión?

Ratzinger está cada vez más débil y los asuntos de gobierno le agobian. De ninguna manera quiere dar lugar a un show como el que su predecesor Juan Pablo II ofreció con sus padecimientos y su muerte. Se puede adivinar que Ratzinger siguió a distancia el final espectáculo mediático del místico-espiritual Juan Pablo II. Es el primer papa después de 700 años que dimite. Con ello pone otro acento tras los años de crítica,  los contratiempos y escándalos, que encaja perfectamente con su ambición y vanidad.

En la prensa italiana se habla de una red secreta de curas homosexuales, del Affaire Vatileaks que filtró los documentos secretos del Papa a la prensa, las especulaciones señalan ahí las razones de la dimisión.

Me parece improbable. Alguien como Ratzinger que trabajó durante años en la curia no debería sorprenderse lo más mínimo por esos informes. Poco antes de 2000 salió a la luz un libro en el que bajo el seudónimo de "Los milenarios" 20 prelados romanos daban a conocer el estado del Vaticano. Además de la corrupción, intrigas e hipocresía dentro de la curia se describía como también se daba rienda suelta a los goces terrenos.

¿Piensa que lo hace presionado por la curia?

Quizás no ahora. Pronto o tarde Ratzinger se tendría que dar cuenta de que las cosas no funcionaban y de que lo mejor era dimitir. Si no hubiera escuchado esas voces discretas, hay otros métodos más eficaces como muestra la historia del papado.

Ya no vivimos en los tiempos de los Borgias.

 No hay que remontarse tan lejos. En 1978 Juan Pablo I abandonó este mundo tras sólo 33 días de pontificado. Las preguntas que siguieron, las explicaciones contradictorias nunca fueron aclaradas. No se examinó el cadáver del Papa. Es un hecho que antes de morir quería hacer cambios en la curia y planeaba examinar de cerca los chanchullos del Banco Vaticano.

Se dice que también Benedicto XVI quiso reconducir la estructura y gobierno del Banco Vaticano y que esto le valió enemigos que han ejercido presión sobre él.

No está fuera de lugar pensarlo, el papa alemán sólo ha rascado la fachada de esa institución financiera escandalosa. Una lavandería de dinero no se deja desmontar tan fácilmente. El presidente puesto por él Ettore Gotti Tedeschi era claramente demasiado curioso para algunos y fue removido de su cargo.

Aunque el Banco Vaticano siga adelante y el sistema vaticano se plantean comentarios a raíz de la dimisión de Ratzinger. Incluso hay quien avanza comparaciones con la caída del muro de Berlín.

Los muros del Vaticano son más viejos y estables. Sobre todo en los altos puestos de la curia. Las estructuras quedan, la dogmática queda. Esto no cambia. El asunto de la ordenación de las mujeres no cambia porque Wojtyla con la estimable ayuda de Ratzinger elevó esta prohibición a dogma. A ello se tendrá que atener todo nuevo Papa. El celibato no es un dogma, pero el papa bueno Juan XXIII dijo claramente que la iglesia no se podría separar de "esa joya". La infalibilidad, el primado de jurisdicción universal, la exigencia del poder del papa sobre toda la cristiandad son Dogmas. Fundamentan y estabilizan el poder absoluto de Roma sobre las iglesias particulares.



21
Hubertus Mynarek
Un elemento central del debate es el Concilio Vaticano II (1962-65)Da la sensación de que la nueva iglesia católica está ahí, a la que católicos, no católicos, creyentes y no creyentes pueden decir sí de todo corazón.
Esa impresión fue generada por la opinión pública. Pero existe no sólo lo políticamente correcto, también lo eclesialmente correcto cuando se mira la iglesia. Y a ello corresponde no sólo mencionar lo positivo de la iglesia, sino también subrayarlo manifiestamente y agrandarlo a través de los medios. El concilio Vaticano II fue sin duda un único e importante acontecimiento. Pero hay que mirar con lupa las declaraciones. Por ejemplo cuando se dice que la iglesia no rechaza nada de los rayos de verdad que lucen en las demás religiones. El concilio no tocó en lo más mínimo la arrogancia dogmática de que el camino a la salvación está sólo en la iglesia católica.
¿Habrá ruptura o apertura? El concilio fue una ruptura mejor imposible con la iglesia feudal de Pío XII. Tenía estructuras medievales, cerrada en sí misma frente a las exigencias y perpectivas modernas, era una fortaleza de la oscuridad y el dogmatismo. Juan XXIII trajo una purificación de la atmósfera, puso en marcha procesos espirituales. A su natural simpático y carismático no le iba nada el aristocrático y congelado hábito de un Pío XII. El Papa Roncalli distendió psicológicamente la iglesia. Hubo señales, por ejemplo con respecto a los judíos. Pero las reformas fueron rápidamente obstaculizadas por la jerarquía y quedaron en la estacada. En lo referente a la moral sexual o en lo relativo a las estructuras internas el concilio no cambió nada. 
Por lo menos el nombre de Juan XXIII cuyo pontificado sólo duró 5 años, todavía más corto que el de Benedicto, dejó un buen recuerdo. ¿Pero que queda del primer Papa alemán después de 500 años? Se le estilizará como el más brillante teólogo de los siglos XX y XXI que quiso conducir la iglesia mediante la reconciliación entre la fe y la razón a una nueva era de unidad y pureza. El arzobispo Zollitsch, portavoz de la conferencia episcopal alemana dice que Ratzinger deja en herencia nuevos caminos en la cuestión de Dios. Si y cómo existe, qué consecuencias filosóficas y éticas se siguen de ahí, cómo se comunican lo santo y lo profano, todo ello son problemas centrales de los que un teólogo debe ocuparse. Ratzinger ha evitado un verdadero debate y se ha encaprichado sobre todo con el restablecimiento de la hegemonía cultural de la iglesia de Roma en Europa y en el mundo. El filósofo italiano Flores de Arcais, que participó en el año 2000 en un debate con el entonces cardenal Ratzinger, llegó a la abrumadora conclusión de que la iglesia no tiene ningún interés por la veracidad de su enseñanza.
La cuestión de Dios desde un punto de vista romano no tiene quizás ningún interés para los no católicos y no creyentes.
Seguro, Pero esto muestra que esta iglesia está en las últimas. No sólo no sirve para su competencia principal. En lugar de eso se aferra a dogmas milenarios, para seguir a Roma incluso los católicos más fervientes tienen que reunir toda su fe. 
Es cierto.
Tras la dimensión del Ratzinger vuelve la esperanza de los cambios. Desde los católicos reformistas, las asociaciones humanistas hasta los partidos de izquierda todos hablan de un papa progresista como si se tratara de la vuelta del Mesías.
¿De dónde podría llegar algo progresista en una institución tan reaccionaria? Todos los intentos como la teología de la liberación latinoamericana fueron consecuente y duraderamente reprimidos, en especial por Ratzinger. En esta iglesia sólo queda la administración del concurso de acreedores, después de todo muy sustancial.
¿Quién será el próximo administrador del concurso?
De los 116 cardenales electores, 60 son europeos, de ellos 28 italianos los más astutos administradores del poder en la curia. Pienso que será un italiano como en las décadas anteriores a Wojtyla. Sea quien sea, las estructuras curiales se ocuparan de evitar las reformas. Un papa que quiera mover algo debería dejar el Vaticano y reformarlo desde fuera.  Tendría que ser un hereje, y eso sólo pasa en las novelas.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿Al fondo?

http://www.abc.es/sociedad/20130303/abci-pasillos-conclave-201303011910.html

Snif, snif...

http://www.intereconomia.com/blog/certeza-catolica/cardenal-piacenza-necesario-elevar-tono-espiritual-los-sacerdotes-y-comunidade

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD