LA OBEDIENCIA Y SUS VICTIMAS




¿Tendrá prohibida la entrada en nuestro país? ¿no conoce el idioma? ¿sabe que aquí no hay nada que rascar? ¿sabe de qué va España eclesiásticamente hablando? ¿Sabe que somos el país de donde viene toda la obediencia exigida por los desobedientes?


No tengo tiempo para subtitular este vídeo pero es una maravilla escuchar a Helmut Schüller.
Otra iglesia es posible. Invito a lo que se acuerden, a comparar este encuentro con otros encuentros con curas, el tono de las preguntas y de las respuestas del público.

Empieza hablando del tema de las mujeres en la iglesia, también la mujer es imagen de Dios. Y más adelante recuerda que entre el momento del descubrimiento de la tumba vacía y la reunión con los apóstoles encerrados, la fe estuvo en sus manos. En las manos de las mujeres que habían ido a embalsamar el cuerpo.

Los laicos en la iglesia. Pablo VI inició un borrador en los 60 sobre una constitución para la iglesia "Lex Ecclesiae Fundamentalis" en la que se reconocieran los derechos fundamentales a todos los bautizados. De ahí que en el Concilio Vaticano II se redescubrió el pueblo de Dios.
Se refiere a que Gaudium et Spes reconoce que la iglesia también aprende de la sociedad.

Habla mucho del acompañamiento a todos: divorciados vueltos a casar (demoni para OD), "homosexual orientated". Respetar y cuidar a todos. Para todos es la Palabra y la Fe.

Sobre el lenguaje de la fe que debe ser renovado. En los países anglosajones la nueva traducción del misal romano ha causado sensación. Me parece que por aquello de "quedar lo más próximo" al latín, han sacado algo que parece Shakespeare en el original, o si al menos fuera eso sería pasable. Pero Helmut Schüller se refiere a la necesidad de acercarse al lenguaje de nuestro tiempo.

Cuando empezaron a plantearse su "rebelión" los curas austríacos fueron primero a los obispos. 6 de ellos los escucharon con mucha educación, les invitaron a tomar el té. Pero sobre las cuestiones planteadas la respuesta era que "Roma decide".
En 2007 Benedicto XVI visitó Austria. Pidieron un encuentro. Contestación: el Papa viene como peregrino y con los peregrinos no se discute. Entonces escribieron una carta al Papa de sólo un folio. Los pliegos de descargo no los lee nadie.
Les contestó Schönborn, el cardenal de Viena, que debían hablar con el nuncio. El nuncio en Austria los recibió para el lunch, muy elegante. Un señor muy cultivado, obispo maronita, es decir libanés, que tienen algunas normas suyas aún estando dentro de la obediencia romana. Entre otras, los casados que son ordenados curas. Al final del lunch les hizo dos preguntas sorprendentes:
1. ¿Qué piensan uds. del celibato opcional de los sacerdotes en la iglesia católica? Helmut Schüller le contestó que eso debería de plantearlo a Roma, no a él
2. ¿por qué no van a Roma?
Fueron a Roma. Pidieron audiencia a Benedicto XVI, pero no tenía tiempo para ellos. El único departamento disponible fue el de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Les recibió el subsecretario Luis Ladaria. Un cura muy educado y cultivado. Le preguntaron: ¿hay algo en lo que hemos propuesto que vaya contra la fe católica en su esencia? Y el tal Luis Ladaria, sottosecretario dijo que no. Y que acudieran con sus propuestas a los obispos austríacos.

Esto se llama ir de Herodes a Pilatos. Nadie decide, ¿nadie tiene poder de decisión?

Pero en la habitación había otro cura, un subalterno del sottosecretario que dijo que las propuestas de los curas austríacos no eran compatibles con la fe.
¿Quién sería ese subalterno?
Helmut Schüller concluye que la escena es ilustrativa de la situación de la iglesia católica. Un súbdito enmendando la plana al jefe. Era 2010.

Entonces fue cuando se les ocurrió el "Call for disobedience" que suena terrible en los oídos católicos porque todos hemos sido muy bien educados, y la palabra "disobedience" nos produce urticaria.

Se dió cuenta de lo mismo que me ha pasado a mí con la investigación exhaustiva sobre la vida y milagros del supersanto Lo expresa con parecidas palabras de estupefacción: "los que piden obediencia en la Iglesia no son controlados por nadie".
Meditación sobre la obediencia que nunca oímos, y que buena falta nos hace a todos:

En todas las sociedades modernas el que tiene el control está controlado. (Menos esta, le podríamos decir desde España, véanse nuestras vergüencillas nacionales más actuales...) Los monasterios benedictinos eligen a su abad y si hay problemas se elige otro. La obediencia está siendo usada en la iglesia para quitar de en medio las necesarias reformas, las expectativas de los católicos. Se dice "no hace falta ningún cambio", y la obediencia en una situación donde se dice eso es peligrosa. Cuando la obediencia sólo va en una dirección hay muchas víctimas. Piensa que hay más víctimas en la historia de la humanidad de la obediencia que de la desobediencia.

También observó otra inquietante situación:
en la práctica los curas de a pie están rompiendo las normas porque dan la comunión a los divorciados,
y en el top level sólo se oye hablar de "obediencia, obediencia", mientras se hace más o menos la vista gorda a la realidad.

De ahí que propusieran la terrible palabra para los católicos oídos: DESOBEDIENCIA.

Entre el público, se levanta primero una mujer que dice que es cura y que está con otras dos que también lo son y que qué piensa. Schüller muestra su apoyo y comprensión, le parece una actitud profética, y distingue entre ser excomulgado y sentirse excomulgado.
Luego un infiltrado, que podría ser un super o un Caballero de Colón o un Legionario o un carismático o algún otro involucionista. ¡Hay tantos para elegir! Me ha gustado especialmente esta pregunta y esta respuesta. El caballero argumenta que estamos viendo como en todas las iglesias (episcopaliana) donde se aceptan las medidas reformistas, cada vez hay menos gente. ¿Qué piensa de la disminución de efectivos católicos en el futuro?

Helmut Schüller contesta que tener miedo al fracaso es un argumentación capitalista no de fe y que Jesús nunca se preguntó cuánta gente le seguía.

Después a raíz de otra pregunta expresa su esperanza de que los signos de apertura del nuevo jefe de la iglesia se traduzcan en cambios, en una iglesia colegial.

Otro super le saca a relucir Humanae Vitae y la desobediencia a la misma de los católicos, y la falta de curas.Schüller pienda que debería de haber libertad para hablar de estos temas en la iglesia. En mi opinión todo lo que sea seguir por ahí es fomentar la hipocresía, nadie pregunta sino al presupuesto familiar y a otras circunstancias si quiere tener hijos cuántos y cuándo.

Está convencido de que el Espíritu o la Espíritu Santo guía los cambios y saca a relucir 1989. El se crió en el este de Austria, cerca del telón de acero. Durante mucho tiempo se quería que acabara la división de Europa. Pero no se creía en ella. Al empezar 1989 nadie imaginaba que al finalizar el año Europa sería de otra manera. En el caso de la iglesia católica no se trata de la victoria de las ideas de alguien, se trata de un cambio que será fruto como todos los cambios de diferentes corrientes que al final confluyen en algo.

Le hablan de los curas que piensan en las reformas necesarias y no se atreven a manifestarlo. Como en el Opus, los curas dependen en su sustento del obispo, hay que apoyarlos económicamente, porque la dependencia económica conlleva el silencio.

También salen a relucir los curas jóvenes recién ordenados que llegan a las parroquias con el estilo del concilio Vaticano I y no del II, envarados, distantes, con las tablas de la ley en la mano. Como los conocimos allá dentro en suma. Helmut Schüller piensa al contrario que la mujer que pregunta que el futuro de la iglesia no está en manos de los curas jóvenes. Que habría jóvenes interesados en ser curas al estilo del Vaticano II, pero que ven como están los curas reales, atendiendo 25 pueblos, que llegan dicen la misa y se van, y para hablar con ellos hay que pedir audiencia, no hay tiempo ¿Quién quiere un ministerio así? Con los que llegan fabricados o prefabricados sólo queda dialogar, que vayan experimentando, que la vida les vaya enseñando las necesidades reales de los católicos.

Me temo que muchos curas miran más a las alturas que a la base. El carrierismo que dice el Papa.

Este Helmut Schüller me parece un milagro. ¿De dónde habrá salido?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA