Ir al contenido principal

¿POR QUE LA GENTE QUIERE SER ESPECIAL?

Metidos en los diversos "fregaos", no tienen desperdicio ninguna de las intervenciones.

El dels diners, gracias por armar murga. Ese escrito ilustra más que nada la utilidad de los círculos de supernumerarios. Y que los que yo asistí eran puro entretenimiento de señoras desocupadas. La "chicha" de la labor de san Gabriel es la que ahí se describe, cuando en paz y armonía "circular" o de retiro se juntan como buenos y fraternales hermanos a hacer negocios por el bien de España. Es un decir. Muy buena información.


Este otro,  viejo conocido. La última etiqueta que le dediqué fue la de PUCP. Al final no sé que pasó, se interrumpió el flujo de noticias sobre si la universidad podía disponer de determinados adjetivos en su denominación. Lo que más me ha gustado es la carta a la Hna. Lidia Aguilar, presidenta de la Conferencia de Superiores Mayores Religiosos del Perú.

Hay que ver: ese señor llegaría al Opus Dei en pantalón corto, para aprender a santificar la vida ordinaria en medio del mundo, laico entre sus iguales los laicos, y ha acabado vistiendo mitra y mandando cartas de tono inquisitorial . Los mensajes con motivo de la PUCP se las traían, y sus intervenciones televisivas a cuento de lo mismo también.
¿No sentirá que en algún momento el camino se torció o no era eso lo que le dijeron? En especial porque una de las condiciones para ser admitido es no haber estado en ninguna orden religiosa ni seminario.
Aunque lo más doloroso es que apoyara al dictador que esterilizaba inditas y se hiciera famoso por su calificativo a los derechos humanos.
En Perú sólo hay uno. Pero aquí tenemos el criadero mundial, así que tengan compasión de nosotros los españoles.

Y este tercero con las lecciones de filosofía política y economía, también un habitual del blog. Le han escrito mal el apellido.
Van derechitos al ridículo. Pero tienen ventaja si se queman,  tienen repuesto. Retirarán al quemado y saldrán nuevos talibanes disfrazados de lo que se lleve, neoliberales, conservadores de los valores o almas puras y cándidas palomas. A seguir manteniendo viva la estirpe de los Torquemada.
Ya me ha sorprendido algún nuevo intelectual orgánico que ha nacido después de 1975.

Y vuelvo mis ojos a este cura jesuita, descubridor de los casos de pedofilia en su colegio, asunto por el que se jugó el puesto. Hace afirmaciones ilustrativas sobre los defectos de cierto catolicismo. Tiene una serie de frases que ocupan media línea pero que dichas por un cura jesuita para alguien ex Opus son como auténticos rayos de luz o relámpagos en la noche más negra.
Ya digo que son variados y que para proceder del siglo XVI en origen mucho más abiertos que otras fundaciones que no son centenarias. Me remito a las declaraciones de arriba.



La entrevista es de febrero 2010 cuando hacía un mes que se acababa de descubrir que hubo abusos a niños en ese colegio de Berlín.

El titular: "El mito del colegio Canisio tenía algo de ridículo".
Lo dice el director del colegio de su propio colegio. Por si alguien sabe de mitos similares.

"Peter Klaus Mertes ha vivido lo que significa que se rompa la confianza. Sin embargo el rector quiere romper su silencio."

Pregunta Pensó que el descubrimiento de los casos de pederastia en el colegio Canisio tendría tal dimensión?
Klaus Mertes: No. Creo que es la punta del iceberg. Porque parece que lo que pasó ocurre en otras escuelas, no sólo en las católicas.
Pregunta ¿Por qué ha escrito ahora una carta a los padres?
Klaus Mertes: Había oído rumores desde 15 años atrás. Desde entonces intentaba buscar que había de verdad. No encontré anda en las actas de la escuela. A los antiguos alumnos que se reunían en jornadas les decía que estaba abierto a escuchar lo que hubiera sobre el tema. Sólo hace cuatro años que un antiguo alumno se decidió a hablar. En diciembre y enero me contaron y fue para mí claro que consistía en una especie de rito de iniciación. El estudiante escogido era premiado si aceptaba. Una vez que supe estas cosas lo hice público.
Pregunta ¿Cómo era el ambiente de la escuela cuando empezó a trabajar aquí hace 10 años?
Mertes: Había ese mito del colegio Canisio, una curiosa mezcla de sobreidentificación con la escuela al mismo tiempo que desconfianza. Recuerdo una fiesta en la que los profesores que no eran jesuitas eran invitados al colegio. En cuanto pasaban el umbral era como si pisaran un lugar sagrado. Una veneración que iba a la par con la desconfianza: ¿Qué es lo que hace que esto tenga tanto misterio? Me siento algo intranquilo cuando oigo hablar de mitos, incluso me enfado cuando oigo decir "Somos como una familia". "Nosotros no hacemos esas cosas". La escuela es una institución con una misión importante pero limitada. Nada más. El mito del colegio Canisio tenía algo de ridículo. En esencia somos bastante normales. ¿POR QUE quiere la gente siempre ser especial?

Pregunta ¿Cómo le llegaron los rumores? Anteriores directores han dicho que no habían oído nada.
Mertes: Puede ser que me hayan contado más a mí que a otros. Tengo una cierta imagen de rebelde.

Pregunta: ¿Por qué sigue de forma tan enérgica el tema de los abusos?
Mertes Yo mismo he vivido qué pasa cuando se rompe la confianza. Desde entonces he aguzado el oído. Sé que solo se siente uno cuando todo el mundo desaparece de alrededor. Eso es parte de la ruptura de la confianza. El silencio es por decirlo así la gasolina para el motor del criminal. Sólo se puede parar cuando se hace público. El tema tiene para mí la mayor prioridad. Por eso he decidido cancelar todas mis citas de aquí a junio

Pregunta: ¿Qué valor tienen los casos de abusos para el colegio Canisio?
Mertes Todo hombre y toda institución tiene vivencias clave. El descubrimiento de los abusos tiene esa dimensión para el colegio. Está en los fundamentos del colegio, al nivel del momento en que se cerró con los nazis y su reapertura tras la guerra, o la llegada de la primera alumna. También es una vivencia clave para la orden de los jesuitas. El descubrimiento de que ha habido profesores que abusaron de alumnos es una catástrofe absoluta.

Pregunta: ¿Por qué?
Mertes El corazón de nuestra creencia gira en torno a la relación profesor-alumno y a la cuestión, como hay que tratar esta relación asimétrica. San Ignacio decía que el profesor tiene que estar en mitad de la balanza, tiene que guardar el equilibrio y poner en su sitio sus propios intereses. Tiene que conocer los límites del alumno. Sólo así pueden los jóvenes convertirse en hombres libres. Lo que pasó es la peor traición a nuestra espiritualidad


Pregunta: ¿Está ud. enfadado con el profesor que lo hizo?
Mertes No tanto como ellos. Me son extraños. Pero el silencio, la actitud de apartar la vista me encoleriza.


Pregunta: ¿Ha hablado con antiguos directores del colegio o superiores?
Mertes Me lo he prohibido a mí mismo. No es mi tarea . Quien y cuando calló debe investigarlo la abogada independiente Ursula Raue.


Pregunta: ¿Cómo se sienten las víctimas a la vista de la expectación mediática ?
Mertes No lo sé. No hay ningún "nosotros" entre ellos y yo. Represento a la institución que cometió el abuso. Sería inapropiado como tal dar explicaciones sobres la víctimas. Ellos tienen que aprender a lidiar con el pasado

Pregunta: ¿Cómo lo sabe?
Mertes He aprendido mucho a través de la espiritualidad ignaciana Por ejemplo la compasión no ayuda. No encuentro la voluntad de Jesús en las víctimas sino en el encuentro con ellos. Es una diferencia. Tiene más que ver con la atención hacia ellos. Como miembro de la comisión entendí que antes de cada encuentro con una víctima hay que decidir, ¿Creo o no a la persona? También en la relación alumno-profesor se trata de eso. Como responsabilidad del profesor está asumir que decido creerte. Si tú rompes esa confianza, mala suerte. 

Pregunta: Ahora mismo hay mucha alarma entre el público, ¿qué puede pasar?
Mertes Hay mucho voyeurismo. Temo que no se tome en serio el problema de los abusos sexuales.

Pregunta: ¿Qué se puede hacer para que se tome en serio? 
Mertes Se necesitaría que en cada escuela hubiera una instancia independiente para quejarse. También un clima que no sólo tenga que ver con el orden y disciplina. Que el libro "Alabanza a la disciplina" se haya vendido tanto me preocupa. Estimula un clima autoritario. Se exige a los niños que sean acusicas. Es un clima que estimula el silencio. Además necesitaríamos tiempo si queremos estar más abiertos al tema. Hoy los profesores no disponen de ese tiempo. Muchos dicen, "sí pero ahora no tengo tiempo". Me he permitido tener tiempo en mi colegio. La Orden me pagará, seré pobre pero libre. 

Pregunta: ¿Se siente apoyado por la iglesia en su trabajo de aclarar estos casos ?
Mertes Sí por el arzobispado de Berlín, ¿Pero por la iglesia católica en general? Me gustaría que se pudiera hablar del tema sin miedo. También de la propia sexualidad. Espero que la iglesia se reconcilie con la modernidad y con la libertad. Que este abierta a lo que Dios quiere hoy para la iglesia. Que se hagan nuevas valoraciones teológicas de la homosexualidad o de la ordenación de mujeres. Pero para ello debería comprometerse con el presente y no estar siempre a la defensiva. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA