Los rojos que no lo eran tanto

Muy buen artículo sobre los retos del pontificado. El titular me es desconocido. Como nos repetimos. Por señalar no será.

Pobre Francisco la que le ha caído. Infravalora al enemigo que tiene. Ha hecho bien en residir en Santa Marta y no aislarse, siempre en contacto con la gente, curas del mundo que van y vienen, variedad, simplicidad. No perder la toma de tierra porque la va a necesitar.

 Son unos aduladores. Y normalmente saben ganarse la confianza de la gente. Te enteras del desaguisado cuando ya te la han jugado y no tiene remedio.

Un poco de examen de nuestra historia patria española le daría muchas pistas al pontífice argentino, no son elucubraciones. Son cosas que han pasado en España, la cuna del invento, donde tenemos una nueve serie de Episodios Nacionales protagonizados por ellos. ¿Dónde estará el nuevo Galdós que los relate?

Me había perdido el programa sobre las penúltimas historias de los nueva Rumasa. Son de 2011. Pero dado que me interesan más otras asuntos, no les sigo la pista. Ya expliqué abundantemente el porqué de su defenestración opusina. Me hacen el efecto de una familia que se ha quedado un poco atrás en el estilismo y en general. Tuvieron su momento de gloria y de cresta de la ola, en los 60 y 70. No quiero ni imaginar como debían de ser tratados estos chiquets en los opuscoles madrileños. Los aprobarían sin rechistar. ¿Nadie para contar algo? y son 10, o sea que hay abundantes españoles que los ha tenido que conocer a todos y a todas.

Hasta tienen el opusino uso de bautizar a los hijos con los nombres de los superjefes. Alvaro es el pequeño que se casó casi de tapadillo, estando todos de juicios y escandalera de los pagarés impagados no era cuestión de hacer ostentaciones. El padre no estuvo en la boda. Como pasa la gloria del mundo. Tirándose los trastos a la cabeza hijos contra padre, hijas contra madre, madre y padre cada uno por su lado. Al patriarca se le fue un poco la pinza. Después de ser el rey, de que te halaguen para que des millones a espuertas a Dios y porque le das dinero a espuertas, verte tirado en el barro vuelve loco a cualquiera. Así son los jueguecitos de la santificación en medio del mundo. Salen carísimos. En todos los amplios y variados sentidos de la expresión "salir carísimo".

También, en caso de que el sr. Pontífice tuviera tiempo y quisiera enterarse, vería qué la enseñanza de los colegios superélite, superclass y super super de España, que todo el mundo está babeando por la distinción, al cabo de los años, y no a mucho tardar, acaban en la audiencia nacional. No de jueces, no. Sino de acusados, que por cierto, de los desfalcos no tienen ni idea.
Ya digo que es una modalidad nuestra, nadie sabe lo que hace cuando lo hace.
Más cosas me han sorprendido en esta family tan típica y característica de aquellos años gloriosos en los que eran élite imitable: se puede estar arruinado pero el traje de tres piezas, la corbata y el repeinao, no es cuestión de no ponérselo para salir a la calle. Ahí te quiero yo ver como cuidamos la estética en España. Es fundamental. ¿Quién sabe? podría haber una tercera navegación de la abejita y seguiría habiendo españoles que por mostrarle confianza a la familia perseguida por los socialistas del 83, vaya mito, le entregarían sus ahorros de una vida.

Da para filosofar mucho los destinos de todos ellos, casi no pego ojo de lo que me han hecho cavilar.

Cuando pasó lo de Boyer que le quitó Rumasa al empresario jerezano, yo era una adolescente criada en una familia de la órbita opusina. Acudiendo al club y a punto de pitar si no lo había hecho ya. Y todos estos temas político, religiosos, económicos se hablaban mucho en mi familia.
Entonces me pareció observar como una ola, que cantaría la Jurado, de indignación. "Hay que ver los sociatas, recién llegados al gobierno y mira lo que están haciendo, le quitan el dinero a un honrado empresario español, piadoso y religioso como pocos, de "nuestra familia". Esto último estando en Pamplona no se sabía mucho, pero alguna relación con Opus había. Por supuesto se negaba que hubiera dado dinero a la universidad y patatín patatán. Pero el planteamiento era que los marxistas rojos anti España atacaban a un honrado y piadoso empresario. Qué malos que son los sociatas.

Estoy segura de que esta sensación de agravio a la España eterna hizo mucho para que pequeños ahorradores confiaran por segunda vez en la familia del famoso empresario. Sino no se explica.
Ya sacó un escaño en Europa, le debieron de votar cientos de miles de españoles.

Pero luego le dieron su dinero. Lo de siempre, la gente de nómina, despreciada por tanto por los grandes de este mundo en especial si son españoles pijos, que va juntando cual hormiguita, contando las monedas chicas del monedero y que a la jubilación tiene 60.000 euros, se fían de los repeinados piadosos de toda la vida, y si te he visto no me acuerdo con la pasta. A Bélice, Suiza o las Islas Caimán.

Hoy por hoy la bancarrota total. Las empresas sin pagar ni proveedores ni empleados ni agua ni luz. Un agujero negro interestelar. Nadie sabe nada de la pasta. Ellos no la tocan. Mancha. Ellos no trabajan. Da lumbago. Ellos juegan con el dinero sudado por los demás. Y encima tienen la caradura de decir "comprendo que estén indignados" al salir de ver al juez.

 No comprendéis nada. Sólo de que sois la "selección española".

De momento a quitarse de encima la bancarrota por unos extraños métodos, nunca faltan en España los que hacen negocio hasta con las bancarrotas ajenas. Pasar por los juzgados, decir que nadie sabe nada, echarle la culpa al que tiene la muerte más cerca, sacudirse la pulgas.

Cuando pase el vendaval ya iremos en vuelo charter adonde haya que ir a recoger todo lo sustraído de la pequeña gente que trabaja, ahorra, junta y saca adelante España y Alemania sin rezar ni medio rosario. La cárcel que la pisen otros y al pueblo que le pague otro.

Yo no los llevaba al juzgado, pico y pala y a terminar las obras que se han quedado a medias, o el azadón y al campo. Que hagan algo, ¿cómo se puede ser tan inútil?


Este verano he terminado de cerrar el círculo al enterarme, gracias a Mariano Sánchez Soler como no, de que el "rojo ministro Boyer" no era tan rojo ni tan perseguidor del Opus Dei .
Me he dejado ese hilo Boyer sin acabar de atar. Hipócritamente y siempre con mucha caridad, como se hace siempre con nuestros perseguidores, se dió a entender que los socialistas quitándole Rumasa a su propietario y "disfrazándolo" de necesidad nacional, habían querido tocar a la Obra de Dios. Más o menos otra guerra civil, como en el 36. Los rojos quemacuras. Por esa línea del imaginario iban los tiros.

Ya dije que Boyer, sin que lo haya puesto en ningún altar, lo bajé un poco en la escala maldad cuando me enteré de que aquello fue una especie de trato. "Nos daís a Ruizma y no preguntamos más". Eso entendí.
Pero sigue bajando: es Sánchez Soler quien explica que el rojo Boyer antiOpus y perseguidor del clero y la religión, en realidad "había velado las armas" de la carrera ministerial ¡en el gabinete del plan de desarrollo con López de Letona!

Cuanto más lo pienso los socialistas me parecen los parientes pobres de la oligarquía hispánica. Se les hizo sitio con condiciones y tienen que hacer de malos cuando se necesita algún malo en la película.

Qué práctico tener un pueblo tan pasado por la apisonadora ideológica, tan irreflexivo y festivo. Todas coladas.
He tardado 30 años en enterarme. Habrá quien se muera pensando que lo de Rumasa fue un intento de ataque a la Obra que salió mal.

El libro que todo lo cuenta sin traducir en España. Buena jugada. Tampoco lo leería mucha gente si estuviera en español, pero atado y bien atado lo dejan. Por si acaso.

No veo con tanta basura moral.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿A quién le recuerda?

http://www.youtube.com/watch?v=_Vh5tezNbXw

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA