SOPORTANDO

Anónimo dijo...
Ana.
Soy el primer “anónimo” que comentó ayer, 31-03-2014, la noticia del fallecimiento de Isabel Caballero.
Entiendo tu obituario de hoy. Tú la conocías, eras su amiga, le tenías aprecio y estima. Creo que sería comprensible que esa relación de amistad pueda haber distorsionado tu visión respecto a la “lucha” de Isabel Caballero contra Enrique Rojas.

Basta con teclear “Enrique Rojas” e “Isabel Caballero” en Google, para encontrar bastantes escritos de Isabel Caballero respecto a Rojas, todos descalificatorios. Los hay desde comentarios de Caballero, como lectora de noticias en periódicos digitales que se refieren a Rojas, hasta los blogs que creó para “destapar” sus “chanchullos”, (entre otras cosas, afirmó que no era verdaderamente catedrático de Psiquiatría)

Si se lee objetivamente todos esos escritos, y se relacionan con las fechas en que los escribió, es clara la enemistad constante y perdurable en el tiempo, de Caballero hacia Rojas. Ella narró el hecho que originó esa enemistad que duró lustros (documentada desde el año 1997 hasta, por lo menos, julio del 2012, según se desprende de lo que se puede encontrar hoy en internet) Y ese hecho explica esa animadversión que Caballero mantuvo hacia Rojas.

Si tú quieres exaltar toda esa oposición, enemistad, animadversión como “lucha” por algún supuesto valor ético o principio, etc… Entiendo que es tu particular punto de vista. Pero no parece cohonestarse con los datos publicados en Internet.
Esos datos prueban la enconada enemistad de Caballero hacia Rojas. Ahí se aprecia la obcecación contra él, pertinaz durante años; la constante búsqueda de perjudicarle de todas las maneras posibles y en todos los ámbitos de medios de comunicación. No me parece que tanto ataque pueda estar motivado por la búsqueda de justicia, sino que parece ser, en gran medida, la satisfacción del deseo de venganza hacia quien le había hecho tanto daño.

Creo que el juicio 575/2008, tramitado en el juzgado de lo Penal nº 15 de Madrid, acabó en absolución del Dr. Enrique Rojas.

Isabel Caballero nunca publicó aquella sentencia. Habló del juicio (de la vista, concretamente, y de los testigos y peritos que aportó) pero no consta nada del resultado. Y es fácil pensar porqué.

Como conclusión, y como enseñanza para ti misma y para cualquier en una permanente situación de oposición contra alguien o contra una institución (esto vale para mí mismo y no diré porqué), cabe la pregunta: ¿qué obtuvo ella con esa persecución de años hacia Rojas? Nada. Nada de nada.

Y respecto a ti misma, que eres autora de un libro que da una imagen negativa del Opus Dei, que has escrito este blog y mantienes desde hace años, tu opinión contraria a esta institución, que participas en medios de comunicación opinando contra esta entidad… (aún aceptando que tu opinión se base justificadamente en bastantes elementos de realidad y verdad) ¿De qué te sirve a nivel personal?
¿Te deja mirar hacia adelante sin ninguna atadura del pasado? Si al Opus no le importas como persona (pues es así, ellos funcionan así, su diseño como institución contempla a las personas y ex-miembros de esa manera…) ¿Por qué tienes que gastar tu tiempo contra esa entidad?

Dicho sea todo esto como mera reflexión personal, desde el mayor respeto, que también yo me hago a nivel personal.
Un saludo cordial.
1 de abril de 2014, 21:16
 
No es respeto ni es reflexión personal escribir desde el anonimato. Lo tuyo es juntar palabras de manera incoherente.
En honor a Isabel y para limpiar su nombre me molesto en publicar este valiente anónimo. Hago mal en charlar con anónimos. Anónimos todos en este país, tanto los que esconden y se avergüenzan de su pasado Opus y no dan la cara por temor a represalias unos, por simple cobardía y por simple "bien quedo" otros muchos. Anónimos otros como tú que indudablemente vienes aquí a cantarme las excelencias de Enrique Rojas y no das la cara. Con toda la educación como lo hacéis públicamente. No vais a despellejarme viva como intentasteís hacerlo en la "privacidad" de un centro del Opus Dei, ciudad sin ley, o en diferentes despachos donde se mueven papeles que puedan perjudicar. 

Al final has llegado donde querías, como siempre. El Opus Dei me engañó. Y como tal tengo derecho a escribir sobre ello y dedicarle las horas, minutos y segundos que me dé la gana. Es mi vida. A tí no te importa mi vida. A tí, como a todos los mensajeros Opus os preocupa la mala propaganda que pueda hacer una persona en su sano juicio, que ha luchado, que se ha defendido. Que habiendo tenido motivos serios para emprenderla violentamente con tanta gente que se ha metido conmigo, no lo ha hecho. Y lleva años de lucha callada, paciente, sosegada. Aguantando, aguantando, aguantando. Porque esa ha sido mi vida hasta ahora, soportar con paciencia tanta humillación, mentira, calumnia, hipocresía, ataques directos en todo, mi honor, mi trabajo, mi fama.
Ni se sabe todo lo que he soportado y sigo viva. Y eso no lo podéis consentir. Lo habéis llevado una vez más a la oración y hay que lanzarse a la campaña, a hacer el plan apostólico y dar cuenta del mismo. Todos mirando a ver si pica el anzuelo.
Normalmente el destino de un mensaje falaz es la papelera, pero esta Isabel por medio. 
Nos unía una pequeña y simple verdad, propia de sistemas fascistas que le afectó a ella como me afectó a mí. Cuando una persona resulta molesta para un objetivo de poder o dinero, dinero y poder eso sí que es un matrimonio indisoluble, se hace lo que sea por quitarla de en medio. 
Y "lo que sea" es recurso al médico para firmar internamientos en clínica psiquiátrica sin necesidad objetiva, o enviarla al psiquiatra para que este recete la medicación atontante como tenéis por costumbre. Por supuesto que ingenua de mí y tras 18 años sirviendo abnegadamente en una institución de la iglesia católica, aprobada, santificada, bendecida con miles de vocaciones, y con un brillo y preferencia en el corazón del entonces romano pontífice, si no me llega a pasar en mis propias carnes me lo cuentan y no me lo creo. 
Lamento muchísimo no haber escrito el libro que ella quería con el relato espeluznante de las sacas de madrugada que sufrió. Lo lamento porque su testimonio de ser llevada con orden judicial, en camisón al Puerta de Hierro y luego a una clinica privada donde se entendía Rojas es de pelos de punta.  En este blog están los papeles de los oficios que los jueces se pasaron unos a otros en las diversas sacas fotocopiando, sin molestarse en mirar los detalles y cometiendo los mismos errores. A Isabel no le pasaba nada. Isabel nunca fue paciente de Rojas. Isabel fue llevada con engaño a la consulta de Rojas, en principio, "para ayudar en un tratamiento a su marido". Pero en realidad médico y marido estaban compinchados para quitarla de en medio. 
Parece de película de terror pero es la pura, simple y llana verdad. Tanto lo mío como lo suyo es surrealista. Pero me la han jugado por varios lugares con el tema de la supuesta "locura" que era un simple, "te queremos quitar de en medio porque molestas"
En la edad media la mujer que molestaba era un bruja y era quemada. Hoy la mujer que molesta es una loca y se la ingresa o medica. Mujer u hombre da igual, en nuestro caso coincidió que éramos las dos mujeres. De los afectador por Rojas, ella mujer es que la que ha dado la cara. De los hombres que los hay sabemos menos. De los afectados por Opus Dei, yo mujer y otras mujeres somos las que damos cara, nombre y nos metemos en procedimientos judiciales y demás dolores de cabeza. Los hombres comentan el derecho canónico amigablemente de tertulia. Es lo que hay.

Con un Fiscal General del Estado opus, y jueces en los altos tribunales Opus y tantos etcs...moviéndose por la judicatura. En un país en el que cuando un juez va en serio a por los corruptos acaba fuera de la carrera judicial por un "quítame esas pajas" mientras las cacho vigas del dineral que han robado a unas arcas públicas en quiebra técnica siguen tan campantes, todas estas historias judiciales, de Rojas, de Opus van a tono con el paisaje. Son un elemento más de este país que tiene muchas cosas buenas, ya están  y no hace falta echarnos flores, y muchas malas: caciquismo, prepotencia, machismo, fascismo sin digerir, ignorancia, supina, hipocresía religiosa y ninguna gana de ponerse en movimiento y agarrar los "diversos toros nacionales" por los cuernos. A mí me ha tocado este toro concreto.
Ya no volveré a tener 15 años, no se puede reescribir la historia. Pero seguirá habiendo madres y padres católicos que tienen derecho aquí y en otros muchos países cortados por el mismo patrón a escuchar la historia de la que se escaldó. A comprender y valorar, para no tragarse tontamente el anzuelo y desperdiciar una vida como yo la he desperdiciado. De mis desperdicios tienen que salir orientaciones, valores, postes de "¡atención, peligro, mira donde te metes!" y eso tiene que ser dando la cara. Porque lo que cuenta tanto en el caso de Isabel como el mío, lo que tiene valor, es el testimonio personal. El pasar una serie de experiencias humanas que nos han hecho más fuertes y que tenemos derecho y obligación de compartir. Como info a la ciudadanía sobre el tema tabú por excelencia en España que es éste. 
Nadie quiere tratar el tema Opus con apertura. Ya he llegado a la conclusión que ni siquiera los jerarcas de la iglesia se atreven. Mucho menos los curas de a pie. Y eso que los curas de parroquia españoles están hartos de recibir despojos de hombres y mujeres que se metieron en este berenjenal en la adolescencia y acabaron de psiquiatra.

 Los curas españoles de a pie de calle saben muy bien de qué va el Opus Dei. Pero no tienen ni voz ni voto. El Opus Dei se mueve bien adulando jerarcas orgullosos de su alta dignidad episcopal o cardenalicia. Y por eso todo parece que sigue igual. Pero ya no es lo mismo. No es lo mismo callar y mirar para otro lado que luchar, arremangarse y hacer lo que está en la propia mano por la dignidad propia y ajena. 
La iglesia tiene sus propios problemas. También he sido consciente con el tiempo. El Papa lo está diciendo. Ya es algo: El carrierismo. Los curas carrieristas como se comprenderá no van a hacer nada contra el Opus Dei porque se les estropea la carrera. Los curas opus dei son de los que más carrera hacen en tribunales eclesiásticos, nunciaturas y demás burocracia. Pero como pienso que Jesús no era un burócrata ni la religión son los tribunales eclesiásticos ni mucho menos la asignatura preferida del Opus Dei "el derecho eclesiástico del Estado", aquí seguimos y seguiremos mientras Dios nos dé vida

El uso fraudulento de la psiquiatría por el Opus Dei con fines crematísticos nos unió a Isabel y a mí. 

Muchos otros temas están en conexión con éste. Ya parece que los habituales comentaristas de Opuslibros, ¡al fin! están aterrizando en la historia de España. Es decir, dándose cuenta, de que este tema Opus es inseparable de esta tierra que pisamos, esta historia que nos acompaña y esta sociedad en la que vivimos y nos hemos criado. Hay que hacer autocrítica y para ello hay que CONOCER la propia historia. Que desde luego no es la historia como nos la contaron tanto con Franco como hasta 20 años después de Franco. Venga ver películas y documentales de nazis y se ignora todo de nuestra propia historia. Espero que esté pronto disponible el audio del Gabinete de Julia en la Onda de 1 de abril de 2014. A las 18.15 de la tarde hubo una intervención apasionada y apasionante del historiador Julián Casanova que todo el mundo debería escuchar. Me enorgullezco de haber descubierto y comentado a Julián Casanova en mi blog.  
Ayer se celebraban 75 años del final de la guerra civil española. Increíble el poco eco del tema. Aunque gobernando Mariano no es extraño. Ellos son de los que no quieren "remover". Lo mismo que el Opus que tampoco quiere que su tema se remueva.
Me gustó especialmente cuando Lucía Etxebarría explicó que los niños que padecieron la guerra civil española no eran ni una cosa ni otra, eran niños. Que había una fracción ínfima de la población concienciada con el tema en el 36. Y mucho analfabetismo y miseria, mucha gente que cayó donde cayó sin que aquello lo hubiera decidido. Y Casanova animando a primero leer, leer y leer. El conocimiento. No se puede estar todo el día opinando de todo sin haber leído, sin conocer los documentos. Se dejó decir, no tocaba, que todos hemos padecido el discurso dominante. Pero sí dijo que nuestra dictadura fascista no se acabó hasta 1975, y ni siquiera después de esa fecha se hizo una operación de ilustración y conocimiento de la población. Se habla sin saber. Se agrede y no se lee. Fallo nacional. Afecta al Opus y afecta a todo lo que pasa y nos pasa. Y los que saben callan porque es despeinarse para nada.
Pero no hay que callar. Hay que animar a la gente a leer e informarse, para concluir.

Y también coinciden los defensores del discurso oficial dominante sobre la guerra con los defensores del discurso oficial sobre el Opus Dei, que no se deben contar las batallas personales. Las batallas personales son las grandes batallas de un país y de una guerra. De eso está hecho el mundo, de personas que padecen, viven y mueren. Y hace falta la historia oral. No solo la historia de los documentos oficiales es la historia. También tengo muestras muy bellas de ellos en mi blog, como el de Ronald Fraser

Comentarios

Marcos de Peralta ha dicho que…
Interesante la entrada. El Opus como bien insinúas no es tanto un fenómeno religioso (que lo es, en la línea ritualista-supersticioso, mezcla de calvinismo ultramontano carpetovetónico con integrismo represivo, en linea hipócrita-farisaica) como un fenómeno sociológico. Tiene que ver con cierta clase media y acomodada española del siglo XX, por eso ha fracaso em casi todas partes, excepto en sociologías parecidas (clases medias acomodadas de ultraderecha conservadora en Latinoamérica). Lo demás, los 4 gatos q hay en otros países, son casos anecdóticos, no son representativos de nada. Es como si un señor de Alcorcón se hace budista. Un freak.
Anónimo ha dicho que…
¿Sólo busca dinero? ¿A quién quiere favorecer? Si recuerda ya la lió parda con su anterior libro sobre la reina Sofía. ¿Está detrás el conglomerado económico-religioso? Incansables.

http://www.elmundo.es/espana/2014/04/03/533d4e35e2704e90348b4576.html?a=0a0fd61ccac861cf8b7cf19d0a856a29&t=1396534648
Anónimo ha dicho que…
Algo se mueve por debajo de la mesa.¿X? ¿Y? ¿Z? Capital griega.

http://blogs.elconfidencial.com/espana/caza-mayor/2014-04-04/la-casa-y-la-obra_111861/

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD