CONTEMPLATIVA

Gracias por lo de Asunción Papers, insisto en la cita de Balzac "detrás de cada gran fortuna hay un gran crimen". Gracias también por la entrevista al Drogas, no conocía el personaje. Me reafirma en que la Pamplona que yo conocí no la he soñado,
la he leído de cabo a rabo. Salvo su afición a las sustancias, me parece muy interesante y enriquecedor todo lo que cuenta. Que haya hecho un disco entero dedicado a los españoles muertos olvidados por no ser franquistas, me ha llegado. En especial la canción dedicada a las 13 rosas




La de la "Obra de Dios",  me la indicaron hace tiempo. Money, money, money...la mala fama que tienen en Pamplona es proverbial y bien ganada a pulso.Se paga caro decirlo en voz alta.



Me ha agradado recordar los navarrismos, "estremar", el  barrio de la Chantrea, el rastro de este barrio.

¿Por qué no nombra el cole Opus al que asistió? probablemente Irabia, el cole opus "para pobres", es un decir, pero en mi ciudad natal hay tanto Opus que da para separar ricos de pobres en coles diferentes. Redín para los alcurnia o asimilados, tipo los Cervera. Irabia para los menos pudientes, tipo Tajamar, con centro adosado, me parece. Teníamos unos amigos que vivían al lado de Jesuitas pero "trasponían" cada día a la otra punta de Pamplona "para no contagiarse" de jesuitismo. Se ve que no era familia pudiente, las niñas no iban al cole Opus, ¿sólo les hacían descuento en el de ellos? por esa familia empezó mi desgracia. Eran 6 hermanos, 3 y 3.


En cuanto a los que insisten con Escrivá el "sintetizador" de doctrinas precedentes, aunque fueran doctrinas de la Antigua Grecia, he de recordarles que nuestro amadísimo fundador no sintetizó nada anterior, que me cambiáis la historia. Él tenía hilo rojo con la divinidad y todas sus ocurrencias y estornudos procedían de lo alto. Nada de andar fijándose en otros.

Me voy a permitir algo sobre la contemplación y el misticismo. Está en Plotino. Por aquello de "contemplativos en medio del mundo". En medio del mundo no se puede ser contemplativo, con 16 años y hasta con 30 me lo pude creer, hoy ya se´que si en medio del mundo estás contemplando te roban la cartera. De hecho nos la han robado, no es sólo una posibilidad. En medio del mundo hay que estar ojo avizor.

Pero retirándose, que es lo que han hecho "todos los sabios que en el mundo han sido" se puede contemplar.

Lecciones plotinianas de contemplación, en las que se inspiran todos los demás "contempladores" de la historia, incluida nuestra venerada Teresa de Avila o su "colega" Juan de la Cruz:

Convertirse en un individuo determinado es separarse del Todo añadiendo una diferencia, una negación. Prescindiendo de todas las diferencias individuales incluida la propia individualidad, uno mismo se transforma en el Todo. Se funde con la Inteligencia, porque se ve a sí mismo y a todas las cosas en la perspectiva del Espíritu divino.
Es darse cuenta de que la Inteligencia permea absolutamente todo lo que nos rodea, eso es contemplar.

En esta bella y lluviosa primavera, no es difícil comprenderlo.


Pero el yo que deviene Inteligencia no ha llegado todavía a lo más alto de su ascensión. La Inteligencia en la cual todos estamos sumergidos es como una ola que hinchándose nos eleva hacia una nueva visión.
La filosofía puede mostrar que la Unidad del Intelecto no es más que una Unidad derivada. Subamos pues más arriba. Para llegar a la Unidad Absoluta hay que cesar la filosofía, con el lenguaje atribuimos complementos a sujetos, pero el Uno que está por encima de todo no puede tener complementos, y si decimos por ejemplo "El Uno es causa de todo", estamos hablando de todo en lugar de hablar del Uno, estamos hablando de nosotros mismos que somos sus efectos.

Sólo la experiencia unitiva nos une al Uno, no las palabras. Esa es la contemplación. Cesa el hablar y el razonar y llega la unidad, un estado del yo en el que se llega a la perfecta coincidencia y transparencia consigo mismo.

Realizando esta experiencia del Uno, una misma se pierde y se encuentra, te pierdes porque tienes la impresión de no ser tú misma, pero a la vez esa especie de aniquilación de la individualidad la  percibe el alma como "una intensificación de sí", "un despliegue de todo lo que se es". Ya no estamos ante el Todo, sino ante la Presencia que está en el fondo de todas las cosas, antes que toda determinación y que toda individuación.

En realidad esta experiencia es indecible, Plotino no dice nada del Uno hablando de ella, sólo puede hablarnos del estado en que se encuentra quien ha llegado tan alto y "le dió a la caza alcance".

La teología es la enseñanza discursiva que como un panel indicador señala por donde se va, nos da una enseñanza sobre el Bien y el Uno. En realidad la enseñanza sobre el Bien la dan, si tenemos esa suerte de encontrarlas, las personas en las que hay virtud, fuerza del alma, espíritu purificado, resultado de un esfuerzo por vivir la vida del Espíritu.

El santo founder no era de esos, pretendió serlo y se nota en que era un "pretendiente" en la sobreactuación de sus seguidores para hacernos creer lo contrario.

Para llegar a lo más alto de la contemplación, hay que ir solo, nadie acompaña.

El camino es duro pero no está cerrado, el yo, el alma puede llegar a esta altísima experiencia porque vive la vida del Espíritu. En el Espíritu hay dos niveles, el intelecto pensante, como totalidad constituida por todas las Formas y el Intelecto naciente que todavía no piensa pero emana del Uno como un rayo y se encuntra en contacto inmediato con él.

Ya ese roce con el Uno, enamora y embriaga el alma.  Convertirse en el Intelecto pensante,darse cuenta de que todas las Formas son Uno, que todo procede de la Unidad es ya mucho, es haber alcanzado una cota elevada en la montaña. Pero convertirse en el Intelecto amante es elevarse a una experiencia mística superior, es situarse en ese punto del que surgen todas las cosas a partir del Bien. Como un rayo que surge del centro del sol, ese punto del que surge el rayo está infinitamente cerca e infinitamente lejos del centro, puesto que no es el centro sino un punto de emanación. Todo muy misterioso, pero esa es la verdadera relación de lo relativo con el absoluto.


En nuestra vida anterior a ésta  teníamos a Dios en los labios, en latín y en español, Opus Dei, Obra de Dios, pero no era una experiencia real, era una palabra. Un vocablo con el que se ha manipuado y se sigue manipulando a la humanidad.

Ya dijo el maestro Neoplatónico en la Segunda Enéada: "Cuando se dice 'Dios' sin practicar realmente la virtud, 'Dios" no es más que una palabra."

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias por esta reflexión.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA