ARRASANDO ESPAÑA

No paran de dar que hablar últimamente, y en verano, cuando la población tiene tiempo para leerse los titulares. Un día la hermana denuncia al hermano cura Opus porque sospecha de la muerte del anciano padre y la dichosa herencia para OD. Otro día  nos dicen que Marcelo se va de vacaciones y el ministro es malquisto en el Vaticano, por un asunto de Vatileaks
en el que un opusino otrora en horas altas,  será posiblemente desterrado a América del Sur y aquí no ha pasado nada. ¿Quién vuelve a Astorga con semejante mácula? obligado a desaparecer. Aunque España lo aguanta todo. Ahora me confirman que Angel Ron el numerario que nos firmaba los préstamos del banco Condal, se dedica a hundir el Popular, pero no lo sueltan.  Gracias por el link. A los banqueros que "sueltan" millonada al canto por haberlo hecho de maravilla. No hay mal que cien años dure.

Insisto en leer historia. Ahora la biografía de Juan Negrín, por Enrique Moradiellos. Un tocho que me está enseñando por lo menudo que en 80 años no hemos cambiado absolutamente nada. Si acaso hemos empeorado nuetros males. Juan Negrín era presidente del gobierno de la República en plena guerra civil. Un hombre de carácter, cultura, un fisiólogo que hubiera llegado a tener fama internacional si en lugar de quedarse en España y meterse en el PSOE le hubieran dado una beca para NY. Pero las autoridades prefirieron que se quedara formando médicos en la Universidad Complutense. Llamado al ministerio al comienzo de la guerra civil y viendo el desastre que aquello era una se pregunta si en verdad merecía la pena que un hombre de su talla estuviera apagando fuegos y resistiendo hasta el final en un avispero o "reñidero español."


Juan Negrín 1892-1956




¡En plena guerra! catalanes y vascos reivindicando sus fueros y autogobierno, cuando las bombas caían sobre la población puesto que Franco era bien suministrado por Hitler y Mussolini. Era evidente que eran tiempos de ser una piña, cuestión de vida o muerte. Pues no. Ellos con sus tiquismiquis. Los  anarcosindicalistas aprovechando que Franco ataca con decisión y orden para establecer la sociedad libertaria en Barcelona y Aragón. Y los comunistas por su lado librando sus batallas contra los trotskistas. En plena guerra....la "izquierda" no se ponía de acuerdo. No me suena de nada.

 Juan Negrín templando gaitas con unos y con otros, sin olvidarse de intentar camelarse a las "potencias" para que le prestaran dinero, le facilitaran armas, o dejaran pasar los convoyes de ayuda a la República española. Todo en el peor momento posible de la historia. No dejo de pensar que el de Negrín fue un talento desperdiciado, aunque al mismo tiempo es el que más dignidad y cabeza demostró de todos los políticos españoles de la época cuya biografía he leído.
También obró por impedir los desmanes, los "paseos" o fusilamientos a derechistas en zona republicana. Salvó curas, salvó monjas, salvó derechistas y ¡para lo que le sirvió! A su padre católico y de ideología conservadora le amargaron la vida en Las Palmas de Gran Canaria por ser su padre. Las monjas las primeras que se la amargaron en el sanatorio donde estuvo hospitalizado. Por supuesto que el Caudillo incautó toda su fortuna.

Me ha impresionado lo claro que tenía Franco su designio para España, en p. 230 dice Moradiellos:

" El caudillo español no actuaba bajo meras consideraciones militares ni perseguía una victoria rápida, como pretendían los estrategas germanos e italianos. Su pretensión era mucho más amplia y profunda: aprovechar las operaciones bélicas para proceder a la extirpación física y total de un enemigo considerado como la anti España. En palabras propias de Franco en febrero de 1937 a un jefe de fuerzas italianas a sus órdenes:

En una guerra civil es preferible una ocupación sistemática del territorio acompañada por una limpieza necesaria, a una rápida derrota de los ejércitos enemigos que deje el país aún infestado de adversarios.


Y 2 meses más tarde repetía sus razones al embajador de Mussolini:

Debemos realizar la tarea, necesariamente lenta, de redención y pacificación, sin la cual la ocupación militar sería totalmente inútil. La redención moral de las zonas ocupadas será larga y difícil, porque en España las raíces del anarquismo son antiguas y profundas....Me limito a ofensivas parciales con éxito seguro. Ocuparé España, ciudad a ciudad, pueblo a pueblo, ferrocarril a ferrocarril...Nada me hará abandonar ese programa gradual. Me dará menos gloria pero  mayor paz en el territorio. Llegado el caso, esta guerra civil podría continuar aún otro año o dos, quizás tres. Querido embajador, puedo asegurarle que no tengo interés en el territorio, sino en sus habitantes. La reconquista del territorio es el medio, la redención de los habitantes, el fin.... No puedo acortar la guerra ni siquiera un día...Podría incluso ser peligroso para mí llegar a Madrid mediante una compleja operación militar. No tomaré la capital ni siquiera una hora antes de lo necesario: primero debo tener la certeza de poder fundar un nuevo régimen".

Luego me discuten los paralelismos con el otro salvador de España que se llamó a si mismo Escrivá de Balaguer. Aunque este segundo miraba más lejos, salvar españoles le sabía a poco, él se fue a Roma para desde allí salvar la población del planeta.

No conocía este texto franquista: qué claro lo tenía y qué bien le salió. Limpieza total de elementos subversivos, como si España y los españoles fueran territorio colonial al que uno llega y arrasa. Ya en 1937 sabía que quería un nuevo régimen y que para ello había mucho que "arrancar". Primero a sus posibles adversarios en el mismo campo, Mola, accidente junio del 37. Se lo quitó de en medio. Y segundo a toda resistencia por mínima que fuera, arrasando, con la inestimable ayuda del catolicismo ambiente, .... así hasta 1975 y más allá.
Confirmado, tierra de salvadores e iluminados.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA