SANTIFICACIÓN DEL CORREVEIDILE

Habría que recordarle al actual jefe y sucesor de dos santos y otro supongo que inevitablemente en camino, estas líneas que extraigo de J. Palacios,  Los papeles secretos de Franco, p. 69. Recordárselo porque no ha tenido tiempo de leérselo o se le ha olvidado o nunca se lo han contado. Yo también fui nume y nunca me lo contaron, me entero ahora, gracias a la biblioteca pública. Como ha dicho que Escrivá no era ni franquista ni no franquista sino todo lo contrario, ahí va el recordatorio:

El asunto era que en 1950 a don Juan de Borbón le entraron dudas sobre la conveniencia de que su hijo, "Juanito" entonces, se educara en España mientras la real familia seguía en el exilio, a la sombra del caudillo de España y generalísimo. En marzo don Juan de Borbón y Battenberg, abuelo de Felipe VI y bisabuelo de Leonor, visita Roma y se entrevista con el hoy santo, entonces sólo founder que desde el 26 de mayo de 1947 era prelado doméstido de Su Santidad, y eso que no quería honores.

"La reseña de la conversación se la facilita al ministro de Exteriores franquista en ese momento Martín Artajo, "el padre Alvaro (del) Portillo, y éste a Franco. Alvaro (del) Portillo era entonces procurador general de la Obra y buen amigo del ministro. Meses atrás, 5 de julio de 1949, había acudido en su ayuda solicitando al Gobierno ocho millones de pts. para construir el colegio Romano a devolver en anualidades pactadas. Un mes después, el 8 de agosto, sería el propio Escrivá quien lo haría por carta a Franco.

Artajo informa al Caudillo de que "el padre Portillo, del "Opus Dei" me dice que llamado el padre Escrivá por don Juan, aquél aprovechó la entrevista para decirle que estaba mal aconsejado y mal informado de las cosas de España. Le dijo asimismo, que se juzgaba un gran error su conducta vacilante sobre la educación del Príncipe, cuya mejor contrapartida era la propia educación católica que en España habría de recibir. En abril José María Escrivá forma parte de los 6 candidatos para cubrir la vacante de Vitoria en la que resulta designado monseñor José Bueno Monreal. Tiempo después el fundador del Opus sería también propuesto para vicario general castrense."

Toda esta información sabiendo lo "plural" y "diverso" que era el ambiente de España en 1950 y la iglesia de España, tras una feroz represión que no perdonó nada ni nadie nos dan la medida de lo franquista o no franquista que era el founder. Que cada cual juzgue.


Los documentos que avalan estas afirmaciones están en la Fundación Franco presidida por un supernume historiador, padre homónimo del controvertido rector de la Juan Carlos que verás como no dimite a pesar de haberlo hecho todo copiando. Y fue el supernume historiador quien guarda el legado del dictador con todo amor y veneración de que es capaz quien facilitó acceso J. Palacios.

Por otra parte el distinguido escrivariano y opositor al régimen, así acabó sus días, llamado Rafael Calvo Serer prestó un par de servicios a Franco:

"El 23 de novimebre de 1950 RCS reitera a Franco por escrito la petición de entrevista que le tiene solicitada desde mayo. El catedrático de Filosofía de la Historia, autor de España sin problema, se mueve entonces en un monarquismo incrustado de pleno derecho en la militancia franquista. Por entonces ya había probado sus servicios facilitando al Caudillo copia del escrito que el infante Orleans y el general Kindelán le habían dado a finales de agosto de 1943, y que firmado por 8 tenientes generales el 15 de septiembre, el bilaureado general Varela entregó personalmente en el Pardo al generalísimo. Según el testimonio de José Antonio Girón recogido en Franco-don Juan. Los reyes sin corona, Varela entró como una exhalación en el despacho del Caudillo sin llamar ni hacerse llamar dando un portazo. Luego volvió a salir y volvió a entrar llamando, Franco había desbaratado la petición de retorno de la monarquía hecha por los militares.

El segundo servicio de RCS a Franco fue la entrega de la carta original y en sobre cerrado, que el 28 de diciembre de 1943 don Juan le dió en Lausana dirigida al conde de Fontanar (¡alta traición!). Hasta ahora las versiones publicadas sobre como la carta llegó a Franco han sido diversas. Incluso don Juan llegó a decir a Sainz Rodríguez que RCS se la filtró a Escrivá y éste al Caudillo. De acuerdo con el testimonio que De la Mora ha hecho a De la Cierva en Franco-don Juan. Los reyes sin corona, fue Carrero quien envió la carta a Franco, después de que RCS se la entregara personalmente en su despacho. Aquella carta, que el caudillo para disimular dijo que había caído en manos de un agente extranjero, después de su extravío originó una durísima misiva de don Juan el 6 de enero de 1944. Por esas fechas Franco había capitulado ante los aliados ante la creencia de que la invasión de la Península era inminente.

Y en 1950 un RCS visceralmente franquista, muy lejana su oposición al régimen le dice a Franco entusiasmado que se ha roto la conuración judeo-masónica:

"La publicación de un artículo sobre Gil Robles en Le Monde está creando cierto confusionismo en torno a mi persona que quiero disipar. Ya en mayo, bajo la falsa acusación de que traicionaba a los ideales del 18 de julio se hizo entonces contra mi una considerable campaña de prensa y prohibieron una conferencia en Valencia. Basta ver los conferenciantes para desmentirlo. Pues bien ahora que ha sido vencida la conjuración masónica y comunista contra el espíritu español, es preciso desautorizar con hechos concluyentes la torpe campaña internacional de que en esta plaza ha desaparecido toda actividad original y creadora de pensamiento. Al romperse el cerco diplomático los países europeos, muchas veces desorientados en su propia vida interna, esperan con ansiedad conocer las realidades españolas y la doctrina que justificó nuestra actitud de resistencia primero, y de ataque ahora."

Hay que ver, no les importa nada de nada la verdad de la historia, mandan y punto. Cuando mando digo lo que me da la gana, nadie va a ir a mirar, y si mira no lo va a decir y si lo dice no le harán caso. Qué seguros están de su dominio.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El mismo Jesús Palacios en Franco, mi padre: testimonio de Carmen Franco, la hija del Caudillo, recoge el testimonio de la hija de Franco, que dice que Escrivá se veía con Franco cada dos meses:

“Mi padre recibió varias veces a don Josemaría Escrivá de Balaguer. ... quizás un poco menos, pero cada dos o tres meses lo recibía,
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=print&sid=14217
“Cada dos meses mi padre recibía a Escrivá de Balaguer».
http://www.elmundo.es/papel/2008/11/28/espana/

Como señalas, lo intrigante es porqué el propio Opus es el que revela las estrechas y muy antiguas relaciones del Opus con Franco. Parece lucha de clanes opusinos.

Se ve que los opusinos diseñaron una estrategia para ganarse los favores de Franco, ejerciendo de espías y entregándole parte del fruto de su espionaje.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA