Haya paz

Compruebo que me siguen llegando mensajes atacando a opuslibros.org. No comprendo el porqué, no sé que queréis decir con lo de que ofrece rencor, odio, gente odiosa y rara. Yo no veo nada de eso en tantos participantes habituales de la web. Veo opiniones diferentes sobre un mismo tema ¿y qué? Tampoco entiendo la comparación de opuslibros.org con el opus real en el que vivimos. Aquello era las 24 horas del día lo mismo, el mismo rollo. En opuslibros hay muchísima variedad, si alguien te parece odioso no tienes porqué hablar con él ni leer sus mensajes. Sigo defendiendo la página creada por Agustina aunque haya cosas en las que no esté de acuerdo con ella. Por ejemplo yo jamás asistiré a una boda oficiada en una iglesia opusiana y por un cura opusiano. Es algo que ni me lo voy a plantear.

Pero eso no quita el mérito de que Agustina con su iniciativa, una iniciativa que mucha otra gente podría haber tenido hace tiempo, ha dado una plataforma de opinión y publicidad a algo que estaba muy silenciado: los ex opusianos. Que somos muy pesados, es verdad. Pero bueno, a ver quien es el guapo que sobrevive a todas nuestras aventuras y se queda como estaba antes....

Que hay gente con desequilibrios en opuslibros, vale, ¿y quién ha provocado esos desequilibrios? El opus dei, nadie más. Yo también veo mucha gente que va evolucionando para bien, yo misma he aprendido mucho en esa página leyendo lo que escriben otros. Pero mucho más que en mis años opusianos.

Es muy difícil salir mental y socialmente del entorno opus. Recientemente me han contado de una agregada a la que pusieron en la calle porque se negó a dejar de dar dinero a su familia para dárselo al centro. Esa persona tendría que haber dejado de ser agregada y de dirigirles la palabra. Es lo que yo veo lógico y sensato. Sin embargo, ahí está, del brazo con ellas. El opus de verdad que vuelve tarumba a todo el que se acerca. Por eso lo mejor poner tierra y mar por medio.

Ana Azanza
Posted by Picasa

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA