EL ENTE EN CUANTO ENTE


Me han llegado unas historias de familias afectadas por el opus que son de auténtico terror. Esta es de una supernumeraria mayor de cinco hermanas, enfermera, que se dedica a bautizar a todos los niños en las incubadoras. Y sin decírselo a los padres les pone los nombres que ella quiere.
En el colmo del retorcimiento y las ganas de hacer daño bautizó a un sobrino suyo que nació con problemas y se molestó en registrar el nombre en una parroquia de un pueblo, para así molestar a su hermana, la madre del niño, y que ésta no pudiera celebrar un bautizo por todo lo alto.
Pero de lo que realmente quería escribir es sobre las "grandes cabezas" en el opus. En un escrito de Julia en opuslibros se menciona a una tal B.C que supongo es Blanca Castilla. Es una milonga eso de que la mandaran a la administración porque pensaba demasiado y porque era demasiado espiritual. Además de trola, una crueldad. Como siempre se hace dentro: nada te puede gustar más que el propio opus. Ya sea pensar, los libros, un deporte, una prenda de ropa, un familiar... cualquier afecto en tu vida que supere en intensidad al apego a la secta debe ser quitado de en medio.
He observado que en opuslibros se hacen muchos chistes en torno a la filosofía y a la teología. Y es que el opus hace de la filosofía una cosa carente de interés. Hay un apriori contra todo lo intelectual. Las personas que piensan demasiado son peligrosas, en cualquier caso, el opus necesita encauzar ese pensamiento por sus estrechos moldes.
Por ejemplo, yo como numeraria, estudiante de filosofía que fui y luego incluso llegué al doctorado, no había leído en mi vida ni Rousseau ni Marx sino es a través de las recensiones que llegaban a los centros desde Roma.
El opus siembra desprecio por las personas que piensan, las convierten en seres extraños de las que hacer mofa. Satur también en un escrito último menciona como en un curso anual un numerario filósofo se quedaba mirando una baldosa y no se enteraba de que había que comerse los macarrones. Supongo que ese "ser" es Leonardo Polo. La leyenda que llegó a mis oídos siendo numeraria es que una vez este profesor había pensado tanto, tanto, que se puso malo y lo tuvieron que llevar a la cuarta planta (psiquiatría) de la clínica universitaria a leer tebeos.
Me da mucha pena Leonardo Polo, porque como tantos otros su capacidad intelectual ha sido enterrada en una secta. Una secta que lo alimenta y supongo lo medica también, pero que ha hecho de él un "ser". (Por esta zona de Andalucía utilizan la palabra "ser" para alguien que no tiene vida o no sabe lo que hace.)
El pensamiento es fruto de la vida. Sin libertad, sin la posibilidad de enfrentarse a los retos de la existencia (en el opus todo está solucionado, también a quien tienes que querer y a quien no) ¿sobre qué se va a poder pensar? "Del ente en cuanto ente".
"Eso ¿qué es lo que es?" se podría contestar.
La gente se queda aburrida de la filosofía para los restos tras pasar por los "estudios internos". Querer domesticar a la filosofía la desprestigia, cuando el filósofo es indómito por naturaleza, es la conciencia crítica, inconformista, es el afán de saber. Muerta la curiosidad innata pues todas las respuestas están dadas y precocinadas ¿qué papel le queda a la filosofía en el opus? el adoctrinamiento. Enseñar a Santo Tomás. A poder ser el santo Tomás más rancio posible. Si el santo doctor viviera no se reconocería en semejante fiambre.
Ah! y para Kuki que se interesa por la lata que me siguen dando. El numerario que se me "apareció" en el museo del Prado era y es José María Sesé. Lo menciono en mi libro, las dos líneas que le dedico es todo lo que yo sabía de ese señor. Desde luego que te quedas de piedra pómez ... sin respiración.
Ana Azanza

Comentarios

Maria CS ha dicho que…
Pues si yo me entero de que una enfermera ha bautizado a mi hijo en una incubadora, le pongo una demanda por vulnerar mis derechos constitucionales de libertad de pensamiento y otra por usurpar la patria potestad. La tipa se la carga, vamos.
Isabel C ha dicho que…
María, no sabes lo difíciles que están estas cosas. Depende quien vea tu demanda... Cuestión de suerte, no de justicia.

La demanda civil de María Menchaca a Enrique Rojas (entregar al marido un informe que afectaba a su dignidad y honor y el marido presentó en los juzgados, tuvo una ridícula sentencia).

Lo mismo, incluso mucho peor en mi caso - hubo policía que me vino a buscar, que me persiguió y los certificados de Rojas se presentaron en al menos 6 procedimientos judiciales -, no afectaron a mi honor ni a mi dignidad. Fue sobreseída y la querella criminal lleva el mismo camino.

Todavía el juzgado nº 2 de Majadahonda sigue diciendo, "donde quedó internada esta señora...", tan pancho.
Saben que es mentira, no quedé internada en ningún sitio.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA