Bimilenario y ¿nosotros qué?

Acabé mi último post hablando de 1054, fecha en que oficialmente se separaron Roma y Constantinopla. Y parece ser que desde el 29 de junio se está celebrando el bimilenario de San Pablo en la iglesia católica, y que el papa lo ha inaugurado a la vez que el patriarca de Constantinopla. Muy interesante y sugerente, pero las ovejas agradeceríamos bastante más a nuestros pastores que en vez de irse por las nubes de los aniversarios históricos que vaya usted a saber cuando nació san Pablo, se dedicaran a mirar las injusticias cometidas hoy, en 2008, en nombre de la fe. Da la impresión de que cuanto más cura o más obispo es alguien más dificultades tiene para enterarse de la "realidad", del ahora, y menos valor también para agarrar por los cuernos los auténticos problemas del catolicismo.

Al mismo tiempo que se nos recuerda el bimilenario de san Pablo, resulta que avanza ¿imparable? la causa de beatificación de Alvaro del Portillo. Da la impresión de que el cargo de presidente o prelado del opus da derecho a la aureola. ¿No habíamos quedado en que promueven la santidad en lo ordinario y corriente? ser prelado no es ni ordinario ni corriente. Con todo lo que se está sacando a la luz sobre esta institución, me parece a mí que un señor que ha dirigido tanto engaño está lejos de ser santo. Aunque debe ser que la gente ordinaria y corriente no estamos preparados para entender los esquemas de santidad del opus dei. Demasiado elevado para nosotros.

Recién salido del opus, creo que es una experiencia compartida por muchos, le tienes miedo primero, a perder la "pureza de la fe" ¡nos grabaron tan a fuego que todo el mundo estaba equivocado y que el opus guardaba la doctrina verdadera!, y segundo a la soledad. Y vemos como muchos ex, que también han aparecido por aquí, dicen que acuden a los medios de formación opus porque no les llenan otras espiritualidades. Me parece que es engañarse a uno mismo. En el opus no hay espiritualidad ninguna, a no ser que interesarse principalmente por la pinta de la persona y el número de ceros en su cuenta corriente sea espiritualidad.

Pero el hombre, todo hombre, necesita la soledad para encontrarse a sí mismo, para cumplir el adagio socrático "conócete a tí mismo". El opus con sus normas y su deformación, sus etiquetas, impide el conocimiento de uno mismo por uno mismo. Recuerdo que en muchas cosas tenía la imagen de mí que ellas me habían creado: los famosos y absurdos "puntos de lucha". Y sólo con tener tiempo y espacio para la reflexión, para la observación, para mí, he podido liberarme de la falsa imagen que tanto daño me hacía. Basta abrir los oídos y los ojos y ver a la gente que de veras es corriente vivir. Se aprende mucho de la gente sencilla que vive en los pueblos ¡tan denostados por los opus que vienen al blog a insultar!

En este tiempo que llevo de libertad hay seres humanos que me he topado que no tienen ni idea de la ayuda que ha supuesto para mí ver su vida tan corriente y tan normal.

Se hace duro dejar de ser parte de un algo que nos dijeron que era grande. No hay que tenerle miedo a la intemperie, al contrario, es sano soltar lastre para aprender a sentir desde el propio cuerpo y el propio corazón, sin consignas, liberarse de la opinión ajena, un condicionante que allí dentro lo es todo, porque vives con la espada de Damocles colgada, porque sabes que cualquier gesto, cualquier chorrada puede ser motivo de delación, entiéndase "corrección". No se reconoce el derecho a equivocarse que forma parte de la libertad.

Ahora saber que siempre que llegaba a un centro o a otra delegación ya habían "leído" sobre mí, me da escalofríos. Y pensar que yo iba toda ingenua, y que nunca hubo una relación sana y normal porque estaba la etiqueta que ellas te habían puesto por medio ¿hay algo más terrorífico que eso? cuando justamente la persona lo es porque siempre hay un "más allá" de lo "informable" sobre ella.

Te enseñan a vivir en el apriori constante sobre los demás, cuanto más directora eres más aprioris tienes almacenados, "más sabes" de las demás sin que las demás tengan derecho a saber de tí. Te enseñan a valorar desde ridículos esquemas: pitable, no pitable, rica, pobre, guapa, fea, lista, tonta, enferma, directora = palabra de Dios... Todos los que hemos pasado por ese ambiente llevamos nuestra etiqueta a la espalda. Y además puedo dar testimonio de que le echan tiempo y esfuerzo a que esa falsa etiqueta salga del interior del opus y se expanda por ahí.

Lo que más necesitamos es escapar de sus garras, de su "falsa amistad", para vivir, para descubrir el mundo sin libro de instrucciones, para sacarnos de la mente sus normas y criterios.

Ana Azanza
Posted by Picasa

Comentarios

Arthur ha dicho que…
"... para descubrir el mundo sin libro de instrucciones, para sacarnos de la mente sus normas y criterios".Pues precisamente por eso hágase atea como yo y libérese del todo, Ana. Verá con qué distancia y humor contemplará las huellas de su experiencia en la caverna. El ateísmo, en contra de lo que la gente cree, no tiene porqué ser la negación cerril y sin pruebas de la existencia de Dios. Es sencillamente una hipótesis científica acerca de la existencia de un Dios externo a la naturaleza. Pero una cosa es la hipótesis científica y filosófica y otra el sometimiento personal a todo el aparataje de un Dios religioso que escruta a cada uno de los seres humanos en cada uno de sus actos y cuya principal preocupación es que se crea en él. Ahí es donde el ateísmo muestra con una mueca sonriente que la vida hay que aprovecharla mejor que yendo a misa y obedeciendo a un grupo federado de tragasantos. En fin yo le recomiendo la lectura de un libro que estoy seguro disfrutará tanto como le ayudará a culminar el proceso de su liberación: The God Delusion de Richard Dawkins; es quizá tan sólo un libro divulgativo, pero es eficaz e ideal para llevarse a la playa unos cuantos pensamientos interesantes junto con la crema bronceadora y la nevera portátil con las coca-colas. UN saludo y feliz verano!!
Anónimo ha dicho que…
HOla Ana!!
Me alegro que por fin haya salido del OPUS yo la conoci hace años cuando me dio clase en el instituto!!!
Un saludo !!!
Anónimo ha dicho que…
Ana, te encomiendo un libro muy interesante de Amos Oz, "contra el fanatismo" (no sè si el titulo en espanol es asì). He aquì una cita de Amos Oz:
“El fanatico es siempre muy altruista. El es màs interesado a los otros que a sì mismo. Proba siempre de salvar tu alma o a cambiarte, o bien te ayuda a “ver la luz”. Vive su vida solamente a travès de las otras personas. Si no puede cambiarte te matarà. Però te matarà por que te ama, no por que te odia…”
Anónimo ha dicho que…
Es conocido en la Iglesia la importancia que tiene (mira que digo tiene) San Pablo, con sus correcciones, su vision apostolica, universal, de la iglesia primitiva, y sus innumerables sacrificios por la fe.
Es de buen nacidos, ser agradecidos. No creo que conmemorar ese acontecimiento desde la perspectiva de la fe, que no tiene edades, pues Cristo esta presente hoy dia entre los cristianos, (como Dios que es), sea algo que aleje de la realidad de hoy dia. Mas bien es una esperanza de que otros han llegado a pesar de ser perseguidores de Cristo y de su Iglesia a ser verdaderas columnas de la Iglesia. Y las columnas no se tocan. Cristo es el culmen de la Historia. Por lo tanto el tiempo presente es tal por ser redimido y entregado a todo el mundo sin excepcion por Dios por los meritos de Su Hijo, Jesucristo. Son solo recuerdos?. No, son experiencias de fe, que se viven como decia Santa Teresa incluso entre las cacerolas de la cocina.
Ana A ha dicho que…
Señor anónimo, en este blog no se discute el papel fundamental de san Pablo como columna del cristianismo. Y lo que quiero decir es que ¿por qué en vez de celebrar festejos no intentan los pastores de hoy aplicar el cuento y corregir con mano firme lo que necesita ser corregido?

Es difícil imaginar a san Pablo "pasteleando" con los poderes de este mundo como hace el opus dei, pasteleando quiere decir congraciándose.

Exactamente la fe en las cacerolas de la cocina, la fe unida a la caridad, aquí y ahora.

Como ex del opus, con respeto se lo digo, estoy bastante harta de sermones. Porque mientras mi mente flotaba en que si hoy es san Pablo, mañana el cura de Ars, y hay que meditar los misterios del rosario, que también los medité a diario, el opus no tiene más que una idea fija: aprovecharse, sacar todo el dinero posible de las personas. De lo más pedestre el tema pero de lo más real.

A mí también me encanta meditar sobre las maravillas de la fe, pero hay personas que aprovechándose de que otros nacimos mirando hacia arriba y con la boca abierta por la admiración que todo eso nos produce, no veas como meten la mano en los bolsillos.

Queremos ejemplos no sermones. Y el opus es muy de sermones y de ejemplo ninguno. Ejemplo de lo que no se debe hacer, empezando por la vida de su fundador, que vaya tela su "obediencia" a los obispos ya desde que era "simple" sacerdote se distinguió por hacer de su capa un sayo. Consúltese a G. ROCCA en opuslibros.org.

Ana Azanza

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD