¿por qué seguir?


Hay gente que se preocupa, creo que sinceramente: Ana, ¿por qué sigues con ese rollo?

Tengo motivos más que de sobra. El primero, porque los que realmente no dejan nunca su rollo son ellos. Es decir, da igual si yo he escrito miles de páginas, si he ganado juicios, me he peleado con todo lo que ha hecho falta y he sobrevivido a sus intentos de que vuelva al redil. Ellos nunca paran. No cejan en su empeño de tirarme por los suelos. No por ser yo, es que es su política común, "pase lo que pase el opus dei siempre gana".
El segundo motivo es que se apoyan especialmente sobre el marketing de los propios ex, que a pesar de haber sufrido lo mismo que yo y peores cosas (¡qué espanto las numerarias auxiliares locas de las que habla mari Paz en su último correo!) acaban casándose entre ellos o con gente afín, y mandando a sus hijos a los colegios opus. Con lo cual se cierra el círculo, asunto enterrado. Aquí no ha pasado nada, fue una "pelea de familia" y "p'alante".

El tercer motivo, la historia del opus hasta ahora ha sido esa, tirar a la gente a la cuneta, provocar enfermedades "psi" que conducen a la gente hasta el suicidio, y haciendo creer a la sociedad que el problema es del individuo no del sistema en sí. Exactamente como en la Alemania nazi utilizaban a los presos hasta que no podían tenerse en pie,y cuando llegaba ese momento, tiro de gracia y a otra cosa mariposa. Una boca menos que alimentar.

Cuarto motivo, la mayoría de las personas que han pasado por este exprimidor de seres humanos que es el opus no se atreven a denunciar. Muchos han visto hundirse su salud psíquica, otros muchos tienen miedo fundado de perder un trabajo, otros de echar a perder relaciones familiares o amistades, de que por enfrentarse al opus las desgracias se abatan sobre ellos.

Quinto motivo, son muchedumbre los que se han ido con complejo de culpabilidad. Es lo más cruel que tiene esta secta, cómo cargan las conciencias con pecados inexistentes. Eso sí, ponen cara de santos, sacan el rosario del bolsillo para rezar una parte y musitan: "pobrecita, la hemos querido ayudar pero a la pobre se le ha ido la cabeza". Como dice el evangelio: desfiguran su cara para hacer ver a las gentes que ayunan. Los opus son muy dados a poner "caritas" de compasión.

Y sexto motivo es injusto, repugnante, indignante tanta máscara, tanta mueca. Estoy hablando de lo que he experimentado en mi propia carne, en la ciudad donde vivo. Muchas personas han sido testigos, otra cosa diferente es que la gente esté dispuesta a reconocerlo.

Y como son realidades, no queda otra que gritarlas a los cuatro vientos, a ver si más gente se anima a salir de su escondrijo y contar.

Alguno se burla de lo que cuento, que si mis batallitas de instituto, que si mi filosofía... Mira listo, es mi vida y merece todo el respeto como la de cualquier otro ser humano. Cuenta tú si puedes tu relación con el opus, a ver si eres capaz de aportarnos algo en vez de sólo criticar.

Ana Azanza
Posted by Picasa

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que el opus dei nunca va a cambiar pues proviene de una "visión" a la que se adhieren sus creyentes. Cambiar sería traicionarlo.

Desgraciadamente parece que el opus dei es inmune a las críticas, pues su figura externa siempre se recompone.

Creo que es importante solidarizarse con todas sus víctimas y no olvidarlas.

Ana, sigue adelante hasta donde puedas, después nacerán muchos que continuarán lo empezado por ti.

Madame Lelú
Anónimo ha dicho que…
La comunidad de creyentes en Cristo, es decir fuera de Cristo no hay Iglesia. Bien. Pero poco comentas lo que dijo Cristo sobre lo que le dijo a Pedro: Lo que atares en la tierra... Que yo sepa el Opus Dei esta atado y bien atado, desde el primer dia en que por voluntad divina se le hizo presente a Escriva de Balaguer el dia de los Angeles Custodios del 28, contando con la aprobacion del Obispo, luego de Roma como instituto secular, y al final como Prelatura Personal. Ademas, tu eres un producto vital de Dios y del Opus Dei, y por mucho que quieras no puedes desprenderte de ello. Lo que hayas escrito sobre el Opus y escrito en ese vinculo ni lo conozco ni quiero conocerlo, pues segun se desprende de tu blog es algo desnaturalizado, revanchismo humano poco sobrenatural. Las personas sencillas que dejamos el Opus Dei sabemos cuales han sido nuestras debilidades y problemas, y sobre todo como debemos arrepentirnos de desviarnos de nuestra vocacion. Penitencia.
Anónimo ha dicho que…
Seguir o no seguir son asuntos tuyos. No entiendo por que tantos se preocupan por ti, que eres mayor de edad. Ademàs en Espagna hay libertad de pensamiento y de palabras, creo. Espagna es una democracia y todos pueden hablar de que prefieren. Si a alguien no gustan tus pensamientos, que no leja.
Anónimo ha dicho que…
Querida Ana, seguir o no seguir son asuntos tuyos y no de otros. No entiendo por que tantos se preocupen por ti, que eres mayor de edad. Ademàs en Espagna hay libertad de pensamiento y de palabras, creo. Espagna es una democracia y todos pueden hablar de que prefieren. Si a alguien no gustan tus pensamientos, que no leja.
Ana A ha dicho que…
Estupendo, las personas sencillas sabéis no sólo cuáles han sido vuestros problemas sino también los de los demás. ¿Tú quien eres para pontificar si tú eres persona sencilla y los demás no?

El opus dei probablemente nunca va a cambiar, pero no nos importa porque lo fundamental es que los que están fuera no cometan el error de meterse. Y es por ello que es necesario coherencia y cuantos más testimonios corroboren mejor.


El opus dei no está atado y bien atado, pues las aprobaciones eclesiásticas no son lo esencial de la iglesia. La iglesia no son leyes, esa es la gran equivocación. Además de que los papas y obispos son también hombres susceptibles de ser engañados, cuando se les oculta la verdad de lo que se hace dentro. También susceptibles de ser apartados del camino cuando resultan molestos, como lo fue el cardenal Benelli, ese sí que los caló bien a los opusianos.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA