Cuestiones eclesiásticas

He leido al fin la noticia de que la universidad de Navarra intenta hacerse con los estudios de teología de los sacerdotes en la diócesis de Pamplona - Tudela. Hasta ahora se ocupaba de ello la universidad de Salamanca. Los sacerdotes que protestan por el posible cambio me parecen "demasiado" suaves en sus alegaciones, dicen que temen que si el opus dei, una opción legítima en la iglesia según ellos, se ocupa de esos estudios el pluralismo de la diócesis corre peligro.

Que el opus sea una opción legítima está más que por demostrar, más bien todas las evidencias están en contra. Creo que hay pruebas suficientes para afirmar sin equivocarse que no es un grupo preocupado por la comunión eclesial, más bien su dedicación conocida es copar posiciones de poder en la iglesia. No son conocidos por dedicarse a los trabajos escondidos y de servicio precisamente.

Ignoro cuál es al postura del arzobispo de Pamplona, ignoro su trayectoria y su posición con respecto al opus dei, pero o tiene muy claro lo que quiere y lo que no en su diócesis o el opus una vez más se hará con esa parcela. Cuando yo vivía en Navarra existía la queja de que el opus dei no había arraigado entre el clero de la diócesis, había más sacerdotes agregados en otras diócesis vecinas como Calahorra por ejemplo. La pega para las supernumerarias de los pueblos navarros como Lodosa es que lo tenían más difícil para la confesión semanal. Por eso al que me dice que el ciclista Isaac Vicioso es del opus, será cooperador como mucho, porque para ser opus cien por cien, necesitaría un cura y un consejo local acompañándole a todos los eventos. Y francamente, si uno tiene que ganar carreras o ayudar a que otro del equipo gane, los tiquismiquis y chorradas opus están de más.

Si nadie lo remedia los veremos dominando la formación teológica de los curas navarros: ¡qué destrozo! involución, regreso a Trento como poco.

Ana
Posted by Picasa

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD