A lo suyo


Así de pequeño y lejano se ve Jaén desde la cumbre del Aznaitín, en Sierra Mágina.

He estado leyendo "Adiós a la cristiandad" de J.J. Tamayo. Caí sobre este libro por azar y me ha asegurado algunas cosas además de desvelarme otras. En este libro se habla de la iglesia católica en la democracia. Va describiendo minuciosamente los cambios, los grupos que han surgido, las reacciones de los obispos, sus documentos... en fin la historia del catolicismo en nuestro país en los últimos cuarenta años.
Hay un capítulo dedicado a la "irresistible ascensión del opus dei" y otro más interesante para mí por más desconocido al camino neocatecumenal.

Me ha llamado poderosamente la atención que en 1971 hubo una Asamblea conjunta de obispos y sacerdotes que supuso la primera ruptura de la iglesia católica oficial con el nacionalcatolicismo y de compromiso radical con la defensa de los derechos humanos y de la democracia. Fue el "paso del ecuador" del catolicismo hispánico. Su objetivo era aplicar el concilio vaticano II a la sociedad y a la iglesia españolas. Por lo que se lee fue un momento de mucha ilusión, como un nuevo comienzo y desde luego un primer paso para una religión más religión y menos política, que es el defecto de nuestro catolicismo "sociológico".
Por ejemplo, ya se daban cuenta entonces de que el nivel económico en nuestro país era condicionante más decisivo de la proximidad a la Iglesia y a la práctica religiosa. Y muy interesante, comparaban con Varsovia, Polonia es otro país tan parecido al nuestro en el peso del catolicismo en la sociedad, y allí había una proporción muy parecida de practicantes entre el centro y los suburbios de la ciudad.

De esa asamblea salieron propuestas muy interesantes: superar el concordato de 1953, reclamar la libertad religiosa, pedir la renuncia del gobierno a intervenir en los nombramientos episcopales... También los católicos se dolían por el signo clasista de algunos centros de enseñanza católicos, consideraban anticristianos los lujos en la iglesia... Incluso defendían que la iglesia tiene que ser independiente económicamente del estado... hacían muchas más propuestas que tal y como está hoy en 2008 el panorama incluso parecen "super avanzadas".
Dentro de la asamblea hubo quien presionó para que toda esa apertura no pudiera llevarse a cabo y no se firmaran los acuerdos, "que no era magisterial", "que los acuerdos no eran vinculantes"...

Como los sectores recalcitrantes no consiguieron su propósito llevaron el asunto a Roma. Y de Roma salió un Informe de la congregación del Clero en el que se acusaba a dicha asamblea de "disolver la misión de la Iglesia en una acción sociopolítica, ofreciendo una concepción puramente colectivista de la salvación cristiana".
Se sospecha que el Informe lo redactaron algunos españoles y se apuntaba como "escribiente principal" ¿a quién podía ser? ¿a quién podía estorbarle que la iglesia católica española evolucionara? pues sí, a ellos, a Alvaro del Portillo entonces secretario general del Opus Dei. Pero este punto no queda firmemente aclarado, es sólo una sospecha, (con bastante fundamento). Para que quede clara su manera de actuar: nunca de frente, siempre por los meandros de la existencia....

Aparte de ese informe, el libro también es muy interesante el retrato que hace de los diversos conflictos que ha habido en el catolicismo español en los últimos años por ejemplo a raíz del terrorismo o del nacionalismo vasco, cómo ni los obispos, ni los fieles entre sí se ponen de acuerdo en este tema.

Quería decir que habiendo sido "católica super comprometida" en cuerpo y alma no tenía ni pajolera idea de ninguno de los avatares del catolicismo español de los que he sido contemporánea. Por el sencillo motivo de que viviendo en el opus sólo vives y te preocupas de sus asuntos: pitables, círculos, retiros, notas a la delegación, tertulias y viajes del Padre...

Digo esto por si todavía hay gente por ahí que se piensa que el opus dei se preocupa de lo que a los demás católicos preocupa. Se vive en un mundo aparte no sólo aparte del mundo real de la calle, sino aparte de la iglesia católica en tu propio país.

Y también de este libro ha sido muy iluminador el capítulo en el que habla sobre cómo hacer teología, como práctica colectiva, como las comunidades cristianas explican sus reflexiones, testimonios, celebraciones, manifiestos, poemas, encuentros... los congresos de teología como una plataforma de reflexión cristiana en la que todos participan.

En fin, algo tan diferente, tan abierto, que se queda una muda de cómo ha sido posible y sigue siéndolo ese reducto cerrado a cal y canto, esa estrechez y control enfermizos en los que tuvimos la desgracia de ser enterrados.

Ana

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este opus dei me parece un lugar realmente fuera de la realidad. No saben NADA del mundo que los rodea. No me asombro por lo tanto del machismo rancio del senor anonimo que, para una persona que vive en la realidad del 2008, es solamente ridiculo y tambien suyos convencimientos ridiculos son una prueva de suya ignorancia cientifica colosal. Ana, tu eres muy muy muy mas inteligente de este senor anonimo que habla por frases hechas y no entiende NADA. Que ignorancia! Y ni siquera el se averguenza de ser tan ignorante! ahahahahhaahahahahahahahah
Iñigo ha dicho que…
Ana,
Lo penoso de todo esto, como tú misma comentas, es que mucho de lo que entonces se proponía, y parecía lógico, no se ha llevado a cabo o ha quedado deslavazado.
A la jerarquía eclesial, que al final es quien se ha llevado el gato al agua, no le interesaba, y no le interesa. De ahí su definción política y partidista como parte del conglomerado del PP, su voluntad de luchar a brazo partido no por los derechos humanos, sino por los privilegios eclesiales.
La reacción católica empezó con Juan Pablo II, y desde entonces todo ese movimiento de ilusión ha ido para atrás. El ascenso del Opus Dei se encuadra en ese movimiento, igual que el de los Kikos, que son como un Opus proletario.
Al final, todo se resume en control social, poder eclesial jerárquico.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA