El joven rico

Toda la predicacion sobre el joven rico en el opus son teorias, desgraciadamente he perdido el comentario en que se me recordaba esta parabola. Me marco mucho puesto que Juan Pablo II saco su carta a los jovenes a proposito de esta parabola en 1985, momento en que yo deje a mi familia y me incorpore a vivir en el centro.

Tambien queria decir que la predicacion del opus cambia mucho segun a quien esten hablando. A alguien que estan pensando captar, a alguien que esta pensando salir, jamas le diran lo que cierto ex que comenta estos dias me ha dicho: que Dios esta lo mismo fuera que dentro del opus. Eso es que habeis perdido toda esperanza de recuperarme. Para una numeraria que piensa salir, no se le hace ver como una decision libre a la que tienes perfecto derecho, sino que se te deja bien claro, que estas dudando, que estas fallando, que no eres fiel a la palabra dada.

Pero realmente quien no es es fiel y juega sucio con todos es el opus, que coacciona, obliga, disfraza, oculta, manipula, no dice sus verdaderas intenciones. Todo va envuelto en tan bellas como falsas palabras.

El opus no es el mejor sitio ni para vivir ni para morir. Es una carcel, supongo que los carceleros disfrutaran ejerciendo su poder, pero los presos, y esclavos que fuimos, salir y dejarlo atras es resucitar, como el ave fenix de las cenizas.

Ana

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Saludos Ana.

Yo tuve la "fortuna" de ir a un colegio del Opus. La pseudo-espiritualidad tipo militarista, la postura arrogante de los profesores numerarios ...e.t.c

Lo que me da más asco aún hoy era como hablaban de Jesús y veías a los exclusivos alumnos venir en Mercedes, BMW ...

Esa experiencia escolar a mí me dejó trastornado, esa es la verdad, con la sensación de que te cortan las alas antes de aprender a volar.

Lo que más me duele es que muchos compañeros se agachaban y llevaban actitudes muy serviles ... el miedo !!!
Anónimo ha dicho que…
Buenos días. Por lo que le leo debe tener cierta dificultad para estar al día de "todas" las noticias. Es verano.
Le aconsejo que busque y "linkee" la información que publicó ayer "El País" del director de cine Javier Fesser y su nueva película, que estrenará en septiembre.
¡Ya se remueven las piedras en "Villa Tevere"!
La película la veremos dentro de poco y podremos criticarla como el resto de "filmes", pero las "fuerzas vivas" ya se golpean en el pecho. Oigo, incluso escucho, los comentarios en este verano caluroso.
Un saludo desde cerca del mar.
Anónimo ha dicho que…
Hola Ana, he compartido tu experiencia como todos, a mí el opus me cosió a amenazas de pecado mortal si me iba. Y con el rollo de la dispensa...suerte que un ex opus de opuslibros me dijo que no tenía por qué ir a ver a nadie de la secta para nada, ni esperar noticias de ellos. Esta persona es creyente y practicante, su consejo fue oro.
Anónimo ha dicho que…
Que pena que se te haya borrado el comentario que te envie. Bueno, solo decirte que no estoy en estos momentos con ganas de charlas. Pero te deseo lo mejor. Yo ahora mismo no tengo nada, ni bienes, ni trabajo, ni futuro, pues estoy algo enfermo. Pero no me he acogido a ninguna ayuda mundana. Perdi a mis hijos, perdi la casa, y casi pierdo la cabeza, si no hubiera dado un giro humano de 180 grados. Se que Dios me librara de estos males, con la confianza puesta en que lo que el empezo lo continuara el. Y saldre adelante.

No me resisto a decirte algo. Como no van a decirte que no esta Dios fuera del Opus Dei, chiquilla...?, es que he alucinado cuando te leo escribiendo esas cosas. Yo le encontre personalmente a Dios gracias al Opus Dei, le segui y luego le abandone en la institucion, me meti en fregados y le sigo ahora -espero que por siempre, con su ayuda- fuera de la Prelatura, Vamos, que no. Que no puede ser, que estes diciendo eso. Que me parece increible, que te lo puedas creer tu misma. En serio. Haz un examen de conciencia y acude al Sacramento, pues la mentira esta inundando tu alma. Quiza tu mente haya desfigurado el sentido de todo lo que es el Opus Dei. Lo que no me cabe duda es el bien que esta haciendo dentro y fuera de la Prelatura, en la Iglesia y en el mundo, con sus instituciones libres de acceso de educacion, progreso cientifico, tecnico y humano. Con los pobres y los ricos. Tambien Jesus tuvo un rico entre sus apostoles, Mateo, que dejando las riquezas (que administraban las mujeres) le siguio. Los primeros cristianos todo lo ponian en comun.
Bueno, de todos modos, animo y si encuentras a Dios leyendo este mensaje, que te lo envio con animo servicial, espero que el te ayude a seguirle, y lo metas de algun modo en tus comentarios tambien.

Te decia en mi comentario perdido que el que no quiere a Dios mas que a los padres no es digno de El. El primer mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas con todo el corazon, con toda tu mente, con todas tus fuerzas. Es un mandato. No un consejo. Y Si amas a Dios, luego haz lo que quieras, decia San Agustin. Esa es la libertad de los cristianos. La tuya tambien, si lo eres y quieres serlo. Sele fiel a El. Cumple las normas de piedad que te han ilustrado. Revistete de Cristo. Ofrece todo lo que hagas por El. Arrepientete como la Magdalena. Llora, si, llora, tu tambien, que esas lagrimas que yo he vertido innumerables veces, te curaran. Y dile enviame tu gracia y renovare la faz de la Tierra.

No se por que te tengo que decir estas cosas. Quiza por mi experiencia de ex. Quiza por haber en todo momento respetado la verdad y la libertad de mi opcion alla y fuera. Quiza porque eso me ha traido muchos problemas personales, pero los he aceptado y no he perdido la fe. Quiza porque alguien ha rezado mucho por mi, quiza porque la Virgen se ha apiadado nuevamente de mi. Y yo debo anunciarlo tambien. Pero si esto no te ayuda, sino que te empeora, espero que me perdones y que vivas la vida plenamente, en el modo que te convenga mas. Pues Dios es Vida y Amor. Y en algun momento lo volveras a ver en tu camino con la Cruz sobre sus hombros para que le quites algo la carga que pesa sobre El por nuestros pecados. Pecado es aversion a Dios y conversion a las criaturas.
Anónimo ha dicho que…
otro link

http://www.redescristianas.net/
Anónimo ha dicho que…
Y otro de Andalucia

http://www.somosiglesiaandalucia.net
Anónimo ha dicho que…
enhorabuena por quitarte. A veces esta gente da un poco de miedo
Anónimo ha dicho que…
Pertenecemos a una iglesia de la provincia de Jaén controlada absolutamente por el Opus Dei. Al leer este comentario del joven rico hemos sonreído con ironía porque al igual que en el evangelio esta gente que conocemos del opus no están dispuestos a soltar lo que les interesa. Hablan mucho de pobreza, humildad, desprendimiento y eso lo cumplen por obligación no por convicción las personas que están en la secta engañadas, pero las que organizan el cotarro en la parroquia no lo cumplen ni a cambio de la salvación eterna. Las hay que todas las semanas llevan un modelito nuevo y de marca. No es que estemos en contra de estas actitudes, pero sí de las personas que continuamente te imponen normas y luego ellas mismas no las cumplen. No se dan cuenta que son como los fariseos y saduceos del evangelio. Ponen pesadas cargas a los demás y ellos no mueven un dedo para ayudar o para cumplir sus propias normas. Lo triste es que conocemos a buenas personas que cumplen todas sus directrices con buena voluntad y convicción y encima la "élite" los critica y se ríen de ellos. En nuestra parroquia todo es pura fachada. Es increible el cinismo que puede haber: entre ellas buenas caras y luego unas a otras se despellejan. Toma amor fraternal. Nos tienen medio aislados porque nos hemos negado sistemáticamente a pertenecer a su grupo. Nos han hartado tanto que casi perdemos la amistad con una persona que lo han captado al indicarle que ese cara dura no es santo, que son una secta, que no hace falta pertenecer a ese grupo para ser buenos cristianos. Para que no nos molestasen más hablamos con ellos para expresarles nuestras ideas. Casi nos excomulgan, y menos mal que se acabó la inquisición. Se nos dijo que no teníamos derecho a comulgar, que estábamos condenados. Eso era lo que buscábamos: ya ni nos hablan. Seguimos acudiendo a la parroquia para fastidiarlos y porque nos gusta esa iglesia y nadie nos dice dónde tenemos que ir. Además, vamos siempre que podemos a misa porque queremos, porque nos gusta no porque un egocéntrico, egoísta, presumido y showman me lo imponga. Como se pusieron cuando hablamos con ellos; total porque le dijimos que las mujeres también pueden ser curas, no creemos en la condenación eterna, no creemos que rezar sea repetir todo el día fórmulas "mágicas" como papagayos, no tenemos nada en contra de que los curas se casen,... En fin se volvieron locos: pandilla de previsibles. Esta gente volvería a crucificar a Jesús si volviera. Esta gente está haciendo un daño inmenso no sólo a la Iglesia católica sino al cristianismo en general. Leímos tu libro y nos gustó muchísimo. Nos alegramos por tí. Creénos si te decimos que en ciertos capítulos del libro nos reímos bastante de la gente que salía a colación porque las conocemos.
Anónimo ha dicho que…
Puede que te interese este articulo:

Mons. Christoph Schönborn. O.P.
Cardenal Arzobispo de Viena
¿Sectas dentro de la Iglesia católica?
Reflexiones sobre el concepto de secta y respuesta
a algunas acusaciones dirigidas a grupos católicos
Clarificación de conceptos ____________________________________________________
Desde hace algún tiempo, en los medios de comunicación social se habla de "sectas intraeclesiales"
o de "sectas católicas". Se quiere así criticar una serie de movimientos y
comunidades que han surgido en los últimos decenios. Antes, a muchos de estos nuevos
grupos se les solía tachar de "conservadores" o "fundamentalistas"; ahora se los trata de aislar
como "sectas intra-eclesiales". Nos quieren alertar contra ellos como contra las sectas
clásicas que constituyen un peligro para la salud psíquica de las personas y las tratan de modo
inhumano.
El concepto de secta _________________________________________________________
El concepto de secta surge en el ámbito religioso-eclesial, pero
recientemente se ha ampliado también a una dimensión políticosocial.
Por eso, está perdiendo su precisión científica y su carácter
inequívoco. En el lenguaje común se usa cada vez más como un
eslogan para señalar a ciertos grupos que se considera peligrosos,
porque transgreden valores fundamentales de la sociedad
democrática liberal.
En el lenguaje religioso, que es el más adecuado (y, por ello, el más preciso) para tratar el
problema, una secta es un grupo que se ha separado de las grandes Iglesias.
En la teología católica una secta se caracteriza sobre todo por el abandono de la verdad
bíblico-apostólica común y de los contenidos centrales de la fe. Por eso, a juicio de la Iglesia,
la secta siempre está vinculada con la herejía y el cisma.
No se necesita haber estudiado teología para reconocer la contradicción fundamental que
implica el eslogan: "sectas católicas". La presunta existencia de sectas dentro de la Iglesia
conlleva indirectamente también un reproche al Papa y a los obispos, que tiene la
responsabilidad de examinar las asociaciones eclesiales para ver si su doctrina y sus
actividades van de acuerdo con la fe de la Iglesia. Por eso, el hecho de que la autoridad de la
Iglesia no reconozca a una asociación forma parte esencial de la determinación teológicoeclesial
de la misma como secta. Las sectas se encuentran fuera de la Iglesia. Las sectas se
hallan aisladas y, por su auto-comprensión, no quieren verse sometidas a examen por parte de
la autoridad eclesiástica. Por el contrario, las comunidades eclesiales reconocidas se
mantienen en contacto continuo con los responsables en la Iglesia. Sus estatutos y su estilo
de vida son examinados. Por ello, no es justo que ciertas instituciones, personas o medios
de comunicación tachen de sectas a comunidades reconocidas por la Iglesia, o incluso que
llamen "prácticas sectarias" al estilo de vida que sigue los tres consejos evangélicos.
“Las sectas se
encuentran fuera
de la Iglesia”
Según la legislación de la Iglesia, los fieles tienen derecho a
fundar asociaciones. Corresponde a los obispos y a la Santa Sede
el deber de examinar las nuevas comunidades y los nuevos
movimientos -con lenguaje paulino, se habla también de nuevos
carismas- y, si es el caso, reconocer su autenticidad. La autoridad
eclesiástica debe promover y sostener lo que el Espíritu suscita en
la Iglesia. También debe intervenir y corregir, si se producen
errores o desviaciones en la doctrina o en la praxis. Aquí radica
la gran diferencia con una secta, la cual no tiene y no
reconoce una autoridad exterior, mientras que los grupos
eclesiales se someten consciente y libremente a la autoridad
de la Iglesia, siempre dispuestos a aceptar las correcciones que
pueda hacerles. Y esta verdad se puede confirmar con numerosos
ejemplos concretos.
Nadie debería dejarse turbar por el hecho de que los medios de
comunicación presenten como "sectas católicas" a algunas comunidades aprobadas por la
Iglesia. Si hubiera dudas o preguntas, siempre existe la posibilidad de informarse con mayor
detalle en los organismos competentes de la Iglesia.
Respuesta a algunas críticas _______________________________________________
Como he explicado, no se puede tacharse sectas a los grupos y movimientos reconocidos
por la Iglesia, pues la aprobación eclesiástica atestigua su arraigo en la Iglesia. A veces
son muchas las críticas que se lanzan contra los nuevos carismas, a pesar de su
reconocimiento por parte de la Iglesia. A este respecto, es preciso tener presente que se debe
distinguir entre la doctrina y la actividad de estas comunidades, reconocidas por la Iglesia
como carismas, y las debilidades de algunas personas. Todos sabemos que el obrar humano es
imperfecto. Por ello, hay que subrayar una vez más, que la autoridad de la Iglesia debe
intervenir donde se produzcan desviaciones. Algunas críticas que se han hecho son: lavado de
cerebro, aislamiento y separación del mundo, alejamiento de la familia, dependencia de
personalidades carismáticas, creación de estructuras intra-eclesiales propias, violación de
derechos humanos, problema de los ex-miembros. Trataré de responder a esas críticas:
1) Lavado de cerebro
Este término ni siquiera es aplicable al cambio de la personalidad que a menudo se produce
dentro de las sectas, pues con él se quiere aludir a métodos inhumanos, aplicados por
regímenes totalitarios, para influenciar y cambiar la personalidad del hombre. Ese término no
se puede aplicar de ninguna manera a la formación de los miembros de comunidades
eclesiales, puesto que la formación es una transformación, querida libremente, que respeta la
dignidad humana; una transformación de toda la persona en Cristo, que deriva de la llamada
programática de Jesús a convertirse y a creer (cf. Mc 1, 14 ss). Quien sigue la llamada de
Jesús en la gracia y en la libertad, adquiere una visión sobrenatural de la vida en todas sus
dimensiones. También San Pablo, en una de sus cartas, habla de esta transformación, cuando
afirma: "No os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la
renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo
bueno, lo agradable, lo perfecto" (Rm 12, 2). En la tradición cristiana, ese proceso se suele
llamar metánoia: conversión de vida. Tal cambio de vida se basa en la experiencia de ser
“La secta no
reconoce una
autoridad
exterior,
mientras que los
grupos eclesiales
se someten
consciente y
libremente a la
autoridad de la
Iglesia”
llamado por el Dios vivo a seguirlo en un camino particular. La conversión es un proceso de
vida, que requiere una continua decisión libre del cristiano. Es deber de las comunidades
eclesiales controlar que la decisión de seguir la llamada sea libre. Una serie de directrices
canónicas está orientada a ello.
2) Aislamiento y separación del mundo
El Evangelio dice que los cristianos no son "del mundo" (En 17, 16), sino que cumplen su
misión "en el mundo" (En 17, 18). Alejamiento del mundo no significa separación de los
hombres y de sus alegrías, preocupaciones y necesidades, sino alejamiento del pecado. Por
tanto, Jesús ora por sus discípulos:"No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes
del maligno" (En 17, 15). Si los cristianos no hacen ciertas cosas como los demás, o si no
siguen completamente la moda, no quiere decir que desprecien el mundo. Sólo rechazan lo
que va en contra de su fe o lo que no consideran más importante porque han encontrado "el
tesoro escondido en un campo" (Mt 13, 44). La unión con Cristo debe impulsarlos a no
apartarse a un mundo propio, sino a santificar el mundo, transformándolo en la verdad, en la
justicia y en la caridad. En varias ocasiones el Concilio Vaticano II puso de relieve ese
aspecto.
0 3) Alejamiento de la familia
El respeto y la solicitud amorosa hacia los padres y familiares forma parte esencial del
mensaje cristiano. Pero si se trata de la llamada a su seguimiento particular, Jesús pide que
también se alejen de su familia: los Apóstoles abandonaron su familia, su profesión, su patria.
Ese modo de seguir a Cristo continúa en la historia hasta nuestros días. Algunos padres se
alegran de que uno de sus hijos o hijas tome esa decisión, pero, a este respecto, pueden surgir
conflictos con los familiares. Jesús mismo los previó (cf. Mt 10, 37).
Dejar que un hijo se marche no siempre es fácil, ni siquiera en el
caso del matrimonio. De todos modos, si se abandona la casa por
la llamada de Jesús y con plena libertad, no se trata de huir de los
deberes familiares, y no se puede achacar a un influjo injustificado
por parte de una comunidad. Todo miembro de la familia es libre
de escoger su camino en la vida. También a este propósito es
preciso ser tolerantes, respetando la decisión de la conciencia de la
persona.
o 4) Dependencia de personalidades carismáticas
Es preciso distinguir con esmero entre personas que utilizan su capacidad de modo egoísta y
falso para dominar a los demás y hacerlos dóciles, y las personas realmente carismáticas, que
también las hay hoy en la Iglesia. Éstas ofrecen todo su ser "con pureza" (II Cor 6, 6) por el
bien de la Iglesia y de los hombres. En la historia de la salvación encontramos continuamente
nuevas personalidades carismáticas. Su prototipo es Jesucristo mismo. Siguiendo su ejemplo,
innumerables hombres y mujeres han descubierto su camino en la vida y su felicidad.
Fundadores y otros hombres carismáticos, como San Benito, San Ignacio, Santa Clara o Santa
Ángela de Merici, se esforzaron por ganar a otras personas para Cristo. Dios los envió como
un regalo a su Iglesia. Con la libertad de los hijos de Dios, transmitieron a otros la riqueza
sobrenatural de su vida, y siempre se sometieron a la autoridad de la Iglesia. ¿No debemos dar
gracias a Dios porque nos regala también hoy personas tan llenas de espíritu? Además de
“Todo miembro
de la familia es
libre de escoger
su camino en la
vida”
conservar las estructuras establecidas y consolidadas, ¿no debemos también estar abiertos al
soplo del Espíritu Santo, que es el alma de la iglesia?
5) Creación de estructuras intra-eclesiales propias
A menudo se critica a ciertos grupos porque forman una "iglesia dentro de la Iglesia". Para
evitar ese peligro, es preciso buscar siempre una relación equilibrada entre estructuras
eclesiales existentes, sobre todo la parroquia, y los nuevos grupos.
6) Violación de los derechos humanos
Desde tiempos antiguos el núcleo de la vida consagrada fue el seguimiento de Cristo en el
celibato (en la virginidad), en la obediencia y en la pobreza. Quien elige este camino y,
después de varios años de reflexión y de oración, asume sus respectivos compromisos,
renuncia a determinados derechos por una libre decisión de conciencia: al derecho de contraer
matrimonio; al derecho a la autodeterminación; y al derecho a administrar y a adquirir bienes
de forma independiente. El Concilio enseña: "Los consejos evangélicos de castidad
consagrada a Dios, pobreza y obediencia tienen su fundamento en las palabras y el ejemplo
del Señor. Recomendados por los Apóstoles, los Padres de la Iglesia, los doctores y pastores,
son un don de Dios, que la Iglesia recibió de su Señor y que con su gracia conserva siempre".
La decisión de seguir esa forma de vida, si se toma voluntariamente, no viola los derechos
humanos, sino que es la respuesta a una llamada particular de Cristo. De todos modos, los
responsables de las diversas comunidades deben apoyar la disponibilidad de los miembros
con sinceridad y ayudarles a que fructifique en el espíritu de una verdadera comunión, para la
edificación de la Iglesia y para el bien de los hombres.
7) El problema de los ex-miembros
En todas las comunidades religiosas, los nuevos miembros disponen de un tiempo de
conocimiento recíproco, de crecimiento y de auto-examen, como preparación para un
compromiso definitivo. Los superiores también tienen derecho a expulsar a alguno, si se
producen ciertos hechos graves. Por desgracia, también hay abandonos o expulsiones, cuando
alguien da un paso definitivo. Algunos de los que han abandonado una comunidad conservan
un buen contacto y, de común acuerdo, siguen su camino. Naturalmente, las comunidades
reconocidas por la Iglesia también deben ofrecer a sus miembros y ex-miembros la
posibilidad de dirigirse, en caso de conflicto, a las instancias eclesiásticas competentes.
Ahora bien, algunos de los ex-miembros difunden sus
experiencias negativas en los medios de comunicación social.
Donde haya personas que viven juntas, hay inevitablemente
límites y debilidades. Pero eso no justifica que se presenten las
propias dificultades en el interior de una comunidad como válidas
en general. Esas experiencias negativas de algunos son siempre
dolorosas para la entera comunidad de la Iglesia. Tales
experiencias a menudo son destacadas por la publicidad secular, a
la cual, normalmente, no le interesan las cuestiones doctrinales,
sino sólo los comportamientos y las consecuencias que de ellas
derivan. En la discusión se pone de relieve que la Iglesia, en sus
diversas comunidades, es una "sociedad de contradicción" ante la
sociedad liberal y secular. "Quien acepta la religión sólo en la
forma de una religión civil adaptada a la mentalidad social, considerará sospechoso todo lo
“Algunos de los
ex-miembros
difunden sus
experiencias
negativas en los
medios de
comunicación
social”
que sea radical". Si una crítica se basa en una acusación realmente seria, la autoridad
eclesiástica la examinará a fondo; una crítica puede llevar también a una purificación y a un
mejor crecimiento de esa comunidad.
Hoy, en varios países del mundo, está apareciendo un nuevo deseo de vivir más resueltamente
el mensaje de Cristo, a pesar de todas las debilidades humanas; de servir a la Iglesia en
comunión con el Santo Padre y los obispos. Muchos ven en los nuevos carismas un signo de
esperanza. Otros los consideran realidades extrañas, y otros como un desafío o incluso como
una acusación contra la que se defienden, a veces hasta con reproches. Algunos promueven un
humanismo que se aparta cada vez más de sus raíces cristianas. Pero no hemos de olvidar que
"la expresión conciliar «Ecclesia Semper Reformanda» no sólo se refiere a la necesidad de
reflexionar sobre las estructuras, sino también a la apertura siempre nueva y al
replanteamiento de acuerdos con el espíritu del tiempo demasiado favorables
Ana A ha dicho que…
De verdad, lo digo con el corazon en la mano, el cuarto mensaje que hay en esta serie de comentarios es para dar muchisima pena.

Es un ejemplo de que el opus te llena de teorias la cabeza que te impiden vivir, que si el pecado es esto o lo otro, que si el creador... lo primero en esta vida es respirar por uno mismo, como cualquier otro ser vivo. Y a ti, como tantos y tantos, el opus te ha sorbido no solo el seso sino la vida. Te quitaron la capacidad de ser tu,
pimch ha dicho que…
Hola, no sabía dónde poner mi comentario porque podría ser en cualquier lado. Como seguidor de Cristo (al menos es lo que trato de hacer, seguirle y aprender de Él más cada día), creo firmemente en la libertad que nos da cuando le hemos llegado a conocer verdaderamente.

Esto implica sacarnos toda religiosidad, costumbres, ritos, sacrificios y tergiversaciones que se nos quiera imponer.

El (Jesus) vino a hacernos libres del pecado a hacernos vivir bajo la gracia. Si viviéramos bajo la Ley y tratando de cumplirla, nos iríamos derechito al infierno aún confesando nuestros pecados (que son muchos cada día)... mientras no haya arrepentimiento de nada sirve confesarlos... no hay penitencia que sirva.

El tiempo de las penitencias y sacrificios (oficiados por un sacerdote antes de Cristo) se acabó. Hebreos 7:20-28 dice : Hebreos 7:20-28 (Reina-Valera 1960)

20 Y esto no fue hecho sin juramento;

21 porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo:
Juró el Señor, y no se arrepentirá:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec.(A) m

22 Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.

23 Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;

24 mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;

25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

28 Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.


Cualquiera que quiera imponer otro tipo de reglas respecto a la santidad (que es por gracia), la salvación (que es por gracia) y para la remisión de pecados (que es por gracia) debiera preguntarse a quien representa; es que haremos el sacrificio perfecto y santo de Jesucristo algo inútil imponiéndonos reglas de hombres para acceder a la gracia divina entregada por Dios por medio de éste su Hijo?

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD