Derechos humanos. La palabra "Dios"





No me gustaría embarcarme en un rollazo filosófico. Pero por aclarar conceptos:

Isabel, los derechos humanos no están en el evangelio, en el evangelio está el Sermón de la Montaña que es un discurso de tipo religioso, una auténtica revolución para cada nueva generación que llega a este mundo. Porque lo del perdón y no devolver mal por mal, es y será siempre una provocación revolucionaria mientras haya seres humanos bajo el sol.

Los derechos humanos es más bien una elaboración de la filosofía ilustrada basada en un aprecio del ser humano como tal. Están hechos desde una perspectiva que no es la escatológica del Reino de Dios de la que habla el evangelio, sino de la vida en este mundo. Hay diversas generaciones de derechos, los del XVIII de raíz ilustrada, los de 1948, que se ocupan de cuestiones sociales y reflejan el avance de la humanidad en el siglo XX.También producto de los horrores de la segunda guerra mundial.

Como ciudadanos sin religión o con ella, son la base de la convivencia en un mundo plural. Hoy en día en la sociedad civil hay que denunciar los abusos Opus o cualesquiera otros abusos en nombre de esos derechos, puesto que efectivamente como miembros de la humanidad, a todos se nos reconocen.

Otra cuestión es que si de respetar al ser humano se trata, como creyente, veo un gran mensaje de respeto al otro insuperable en el evangelio. Pero eso es otra historia. Porque en Jesús de Nazaret no cree todo el mundo, y personalmente para convivir no me hace ninguna falta que los demás tengan esa creencia. Ahora bien, lo que sí necesito es que creyentes e increyentes me respeten. Y por eso traigo los derechos humanos a colación. Porque el opus no los respeta, no respeta ni el derecho a la libertad, igualdad, propiedad privada que proclamaban los de la Asemblée Nationale francesa el 4 de agosto de 1789, ni los de la ONU de 1948: la vida, ni a la libre circulación de la información, ni de expresión, ni de conciencia, ni nada de nada.

Y debo decir que no me agrada cuando se dice que el opus hace lo mismo que hace la iglesia católica. Hay raíces desde luego en un catolicismo rancio y decimonónico, pero la coacción que ellos ejercen y sus mentiras no existen ni han existido en un montón de órdenes venerables. No se puede poner en pie de igualdad situaciones que son esencialmente distintas. Los demás no "captan" con engaño, buscan suscitar vocaciones, un proceso lento, y difícil. Y se deja madurar. Se deja entrar y se deja salir sin hacer de ello un trauma existencial. La pertenencia y despertenencia al opus dei es un bombazo enorme que se deja atrás porque estamos vivos, pero que irremediablemente te marca.
Canarias planteaba otra cuestión filosófica, que si Nietzsche y Platón creen en las jerarquías... como algo necesario para la humanidad. Lo que yo veo más necesario para la humanidad es que no se nos engañe, y no metería nunca a esos dos filósofos en el mismo saco en esta cuestión porque no están hablando de lo mismo.

Me interesa mucho Martín Buber, el filósofo y teólogo judío, y me gusta su propuesta.Nadie como él ha expresado el abuso de la palabra "Dios": "Sí, es la más ofendida de todas las palabras humanas. Ninguna ha sido tan manchada y destrozada. Precisamente por eso no puedo renunciar a ella. Generaciones de hombres han arrojado la carga de su angustiada vida sobre esta palabran hasta dar con ella en tierra; en el polvo yace oprimida por la carga de todos. generaciones de hombres han desgarrado la palabra con sus partidismos religiosos; por ella han matado y por ella han muerto; lleva las huellas de todos y la sangre de todos....

Ni podemos limpliar plenamente la palabra "Dios" ni la podemos detener; pero manchada y rota como está, podemos hacerla surgir del suelo en un momento sumamente crucial."

Comentarios

Isabel ha dicho que…
Ana, creo que hice el simil de los derechos humanos con el evangelio en algo relacionado con el opus dei y/o la iglesia católica.

Ya sé que el evangelio no habla de derechos humanos y hasta la Revolución Francesa no nos atrevimos a pensar en alto y unidos, que algo injusto estábamos soportanto y le fuímos dando forma hasta llegar a la Declaración de París.

Pero en sentido general, entre el sermón de las Bienaventuranzas y el resto que dice o se deduce del evangelio, a mí me parece q en lo fundamental dicen lo mismo con las excepciones puntuales del momento cultural, científico y de progreso social, aunque el evangelio no especifique que no se puede violar la correspondencia o que existe el derecho al descanso (días libres y vacaciones pagadas) por ejemplo.

Para mí se resume en: No hagas el mal a los demás y lucha por la justicia (el evangelio no reconoce el derecho al trabajo pero sí reconoce que todos tienen derecho a comer).

La diferencia la veo en que la Declaración Universal de Derechos Humanos, los otorga por ser persona y en el evangelio suele tener que ver "el deseo del Padre", "el amor al Padre" ... y tiene poco en cuenta la autoestima.

El atropello de Derechos que comentábamos, era contrario al evangelio y choca, cuando quienes atropellan proclaman guiarse por sus enseñanzas.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA