Lealtad



Este fue un burrito que me encontré por el campo, no está en su mejor perfil, pero me lo hubiera quedado sin dudarlo, era de algodón... precioso y amoroso.

Es dificil llegar a este blog por casualidad, se trata de un tema específico que no interesa a todo el mundo. Por eso me cuesta creer cuando alguien me dice: ¡oh Ana encontré el blog por casualidad! y lo mismo me pasa por la calle, nadie relacionado con opus saluda a Ana Azanza por casualidad... Ni me saca el tema opus por casualidad.

No tengo una bola de cristal para saber el cómo y el porqué de tu relación de quince años con la numeraria. Desde luego un estorbo no eres, es muy raro que no te haya pedido dinero en quince años, me cuesta creerte. Que no te haya invitado a retiros, que te haya invitado y te hayas negado sistemáticamente tanto tiempo y siga haciéndote caso, es muy extraño. A no ser que seas título nobiliario, millonaria, tengas un cargo, un apellido, una fama, una empresa, algo que te hace persona a tener a favor y no en contra.

El opus es un mundo de intereses creados hasta la exageración. Fui una infeliz dentro por no darme cuenta de ello. Ni siquiera se quieren entre ellas, no se puede querer a alguien a quien se está dispuesto a traicionar a las primeras de cambio. Y eso ahí es una constante. Era el tema que hoy quería tratar.

Yo te puedo contar mi experiencia, las cosas que me han pasado, que he contrastado durante ya seis años con las experiencias de cientos de personas en opuslibros.org. Y saco mis conclusiones, para algo tenemos la cabeza.

Lo fundamental para estar bien en el opus es tu relación con el poder, con las directoras de las delegaciones que son las que tienen el mando efectivo sobre lo que pasa en los centros. Fui tan idiota de no darme cuenta.

Hace unos meses se desató una polémica en opuslibros.org sobre quienes eran más puñeteras si las auxiliares con las numerarias o viceversa. Y es cierto que objetivamente hablando la circunstancia más jodida, no hay otra palabra, en el opus es la de la auxiliar. Nunca manda en nada y su vida de trabajo es como la de una máquina, no hay posibilidad de salir del ciclo de limpiezas, plancha, cocina, oratorio.... alienante. Sin embargo, si una auxiliar ha cogido bien el opus, como hay que congerlo, no como lo cogió la gilipollas de la que esto escribe, puede convertirse en una persona que amarga a las demás que es un gusto.

En mi último centro estaba en un consejo local de supernumerarias. La directora era Lali Riera, ya no es nume, yo era la subdirectora y la secretaria era una agregada, Capi López. A mi entender Capi sigue.

Yo era la lista, la empollona, la intelectual, la que daba charlas, pero era más tonta que un zapato. Porque la que de verdad se entendía con la delegación era Capi López. Quiero decir que esta agregada, como otras numerarias que vivian en mi centro, era una chivata de las directoras de Granada. También conocí a supernumerarias de este estilo en Ubeda de las que hablo en mi libro. Recuerdo concretamente a una joven supernumeraria Charo de los Santos a la que yo "atendía" en Ubeda. Supuestamente esta persona no era "perfecta" porque le costaban las normas de piedad y otras tonterías, porque no estamos en esta vida para hacer normas de piedad. Pero sigo.

La cuestión es que en el papel la que "precedía" en poder y mando tanto a Capi como a Charo era Ana. Pero Ana no es ni era una chivata. Es decir, que mi costumbre, que no pienso abandonar es, si tengo algo que decirle a una persona se lo digo a ella a la cara, no voy con cuentos de nadie a terceros. Este modo de comportarme me ha traido disgustos en la vida, hasta que me dí cuenta de que es un modo más bien raro de ser, porque a la gente le encanta el chismorreo. Pero ahora estoy encantada, estoy en mi lugar, sin que me utilicen los demás.

Y este es el clásico modo de comportarse de toda mujer en el opus que esté en el nivel de la escala que esté ha comprendido el tejemaneje. Hay que ser una chivata de las directoras. Es decir, mucho reírte con las demás, como hacía Capi con Lali y conmigo, pero a la primera de cambio me la clavó que fue un gusto y a Lali también se la dió con queso. No voy a dar detalles ahora de lo que pasó, porque lo que quiero que quede claro es que la palabra lealtad no existe entre las propias personas del opus, no saben ser leales entre ellas.

Se puede sobrevivir dentro, si le pillas el tranquillo te haces tu espacio: "tú me la clavas hoy, yo te la clavo mañana". Y así vamos tirando. Bien mirado el opus no es el único lugar del mundo en el que la gente usa caretas. Pero si es un lugar del mundo en el que la distancia entre lo que se predica a diestro y siniestro y lo que se practica es abismal. Yo era tan tonta como para creer en lo que predicaba...

Y eso lo he vivido yo, que había entregado alma, vida y corazón y ¡¡¡dinero!!! de verdad, sinceramente, sin nada para mí. Porque así te entrenan, para que lo des todo, hasta una horquilla vieja de tu infancia a la que te sientes apegada.

Así que tú que por lo que dices no les has dado nada de valor ya me contarás que puedes esperar. Tus conversaciones con la numeraria son reportadas. Tienen metas contigo.
Cuando una numeraria conoce a una mujer y la lleva por el centro, tardan cinco minutos en decirte que sigas adelante con la "amistad" o que la dejes si no conviene. Me ha pasado. Eran ellas las que decidían quien "me" convenía. Con quien podía perder el tiempo y con quien no. Y te aseguro que se cortaba radical la relación.
Esta es una nueva experiencia para mí: eligo la gente y me eligen claro está, las personas con las que siento que comparto, una afición, un interés. Tengo pocos amigos, porque así es la vida, no se pueden tener muchos amigos verdaderos. Pero en esos pocos tengo una confianza total y una lealtad también completa.

A veces me han hablado mal de una de esas personas en quien confío y a la que me siento unida: no lo consiento. Delante de mí no se puede hablar mal de determinados seres humanos porque me han demostrado lealtad en los momentos más difíciles, y hagan lo que hagan mi relación con esas personas es sagrada. Hace unos meses alguien a quien aprecio me echo en cara mi "exagerada lealtad". Pienso que el mundo sería de otra forma si hubiera más exagerados leales que exagerados chismosos.

Exagerada lealtad en el opus hacia alguien es imposible, si hay conflicto entre los intereses institucionales y el bien individual es una ley casi física que ya hemos comprobado una y otra vez en opuslibros.org prevalecerá la institución SIEMPRE.

Hoy nadie supervisa mis relaciones, a mi edad decir esto en España parece obvio. Para quien ha malgastado tantos años en un sistema totalitario, es una novedad que te aseguro se celebra como uno de los regalos más bonitos de la vida.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En México, a las numerarias auxiliares se les trata como sirvientas, pero además, les hacen trabajar los domingos. Son como esclavas de tiempo completo para el opus dei, quien les asegura que su trabajo lo "santifica" dios cuando se da cuenta que aquellas plantas que regaban o calles que barrían son las de la residencia de las señoritas del opus dei, pues dios desde toda la eternidad le dio permiso al opus dei para contratar gente y llevarlas al cielo según está establecido en la "vocación" de numeraria auxiliar.

Para el opus dei, sus residencias son como los pobres y necesitados del evangelio, que entre más se cuidan más "acercan" a Jesús. Pero cualquiera diría, excepto quizá los del opus dei, que la religión es para salvar personas y no edificios.

La paradoja estriba en que son las hijas de los pobres quienes le sacan brillo a las casas del opus dei, en donde viven personas de más alto nivel social y en pleno uso de sus facultades.

¿No debería ser al revés, que los del opus dei atendieran a los pobres y los ayudaran a progresar?

Si el dinero y la comodidad no es importante, ¿entonces por qué tanto esmero en sacarle dinero y trabajo a la gente? ¿Por qué ponerlos a trabajar los domingos?
Anónimo ha dicho que…
Estimada Ana,
Por casualidad he llegado a tu blog. Voy a ir al grano. Con 24 años empecé a trabajar en una empresa cuyos dueños son del Opus y me hice amiga de una numeraria. En mi visión tolerante y, supongo, que algo cándida de la vida, tomé la decisión de no discriminarla por ser del Opus, ni tampoco escandalizarla hablando con ella de algún tema que intuyera que luego le daría problemas al confesarse.
Pasaron los años, ya tengo 39. Y durante todo este tiempo he mantenido el respeto por no "escandalizarla" con temas que para mí serían normales, pero para ella no. También he mantenido una amistad sincera y cariño por ella. Desde luego, en ningún caso me he planteado entrar en el Opus. De eso estoy segura desde el primer día, aunque tampoco hago proselitismo con ella intentando convencerla de que abandone La Obra.
Pero no quiero enrollarme. Mi duda es que en todos estos años de amistad, siempre me he preguntado si es una verdadera amiga y, en caso contrario, cuál será su interés por mí y por qué mantiene su contacto conmigo después de 16 años sin pitar (ni posibilidades de que pite)...
Es la primera vez que hago esta pregunta en un blog, pero realmente tengo esa duda y necesito que alguien "de dentro" me de una respuesta.
Muchas gracias y felicidades por tu blog:
MB
PD: Disculpa por repetir el comentario, pero lo había insertado en un post muy antiguo...
Marina B. ha dicho que…
Hola Ana, no sólo eres un genio escribiendo, también me gustan las fotos que publicas, ¡quién pudiera expresarse con tánta riqueza y tánta verdad!. Cada día me indigna más lo que hace el opus. En mi vida hay un antes y un después de opuslibros, fue descubrirlo, y creeme que por casualidad, y empezar a caer las vendas de mis ojos. Precisamente andaba buscando algo sobre el opus en mi ciudad, cotilleando las fotos de una familia "ejemplar" de supernumerarios con muchos hijos, una de mis hijas se ha hecho amiga de la quinta de ocho hermanos. Entro en opuslibros y al principio pensé que eráis unos pocos rebotados y amargados de la vida. Me voy familiarizando con la web, leo y leo, imprimo, subrayo, alucino, río, lloro, me emociono, me enfado, me indigno.
Descubro tu libro, lo compro y lo leo, también el de Suso Mendive y otros que me bajo directamente de la web.
Llevo unos meses que entre opuslibros, vuelalibre y tu blog...
Ahora tengo necesidad de dar a conocer lo que he descubierto porque en mi familia hay mucho opus pero también mucho dolor. Tengo una hermana, todavía numeraria, sufriendo lo indecible, sufriendo LAS CONSECUENCIAS DE HABER QUEMADO LAS NAVES como bien explica Fueraborda en su magnífico escrito del 10 de agosto en opuslibros. Y sufriendo, estoy segura, las consecuencias de tanta incoherencia de vida, de tanta esquizofrenia, de tánta ansiedad, maltratada por los psiquiatras afines, empastillada, aniquilada.
Espero que algún día pueda colaborar, ya desde fuera, para que nadie más cometa el error que ella cometió.
Anónimo ha dicho que…
Estimada Ana,

Muchas gracias por haber contestado a mi comentario con un post, no esperaba tanto y por eso te estoy doblemente agradecida: por contestar y por hacerlo tan extensamente.
Lo de llegar por casualidad es un decir. Hace tiempo chequeo muy de tanto en tanto opuslibros y lo hago para entender el mecanismo de mi amiga numeraria, para aprender a distinguir qué de lo que hace es natural, parte de ella y qué es "programación de La Obra". He aprendido mucho en ese site, créeme que a veces los ojos se me quedaban como platos, pero soperos!!!
A tu blog sí llegué por casualidad. Puse en Google la pregunta ¿se puede tener una amiga numeraria de verdad? y tu blog salía entre las primeras entradas ;)... A esa casualidad me refería.
Dinero no me han pedido, pero sí me hizo ir a su piso de numerarias a recogerla un par de veces. Ni me sentaron ni me atendieron, me tenían allí en la puerta esperando, mientras iban desfilando todas para ficharme con mucho descaro.
También me hizo ir al piso de una periodista muy famosa de La Obra (cuyo nombre no pongo aquí, porque el "bendito" Google todo lo registra, pero seguro que tú sabes quién es, porque es su buque insingnia). Mi misión fue llevar unos documentos que nunca cotilleé, porque yo soy así de tonta y de educación católica... y lo que no está bien, pues no está bien y no se hace... qué le voy a hacer!
De lo que has escrito en otro post, reconozco que cuando se fue de ciudad intentó colocarme a una de sus sosas compañeras de piso para que quedara con ella. Yo le dejé claro que mi amiga era ella y que el resto de mis amistades me las buscaba yo solita que para eso no tengo problemas.
El caso es que una vez estuve en paro y me consiguió un trabajo en una empresa de "la cuerda"... Y eso es lo que me confunde...
Cuando estuve en paro, intentó ayudarme. Aunque a coloquios también ha intentado invitarme, pero sin mucha esperanza, porque yo le respondía con un tajante... ¡Que soy de izquierdas!
En fin, igual soy una ilusa y me engaño, pero tengo la creencia de que ella quiere ser mi amiga, pero su parte "programada" se lo impide... ¿?

Mil gracias nuevamente por el tiempo que me has dedicado y todo lo mejor con tu blog!!!

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD