MARCELINO MENENDEZ PELAYO "REVISITED"

Me quedé en que los "intelectuales" españoles de los años cuarenta entre los que descollaban los Opus Dei Calvo Serer, Angel López Amo, Raimundo Pániker, Angel González y el ACNP Ibáñez Martín, junto con algunos dominicos y algunos jesuitas, tenían entre sus dedicaciones más queridas ir por el mundo adelante y cantar las "verdades de Trento" a los impíos filósofos europeos.

Un episodio de aquellos años fue el enfrentamiento Calvo Serer - Laín Entralgo a propósito de si España tenía problemas o no. En una dictadura la hegemonía cultural está siempre en trance de ganarse o perderse y es el poder quien decide. Hasta aquel momento, 1949, Opus Dei y Falange eran aliados  dentro del nacionalcatolicismo.

Laín Entralgo era la personalidad más prestigiosa de la "inteligencia franquista" salida de la guerra civil. Iba a cumplir 41 años y se le auguraba un brillante futuro dentro del régimen.
Laín Entralgo, Pedro
Pedro Laín Entralgo (1908-2001)




Rafael Calvo Serer, a sus 33 años, ya sobresalía como publicista y era la figura más activa y con mayores pretensiones entre la "inteligencia" del Opus Dei.
Había estado con una beca del CSIC en Suiza y luego se dedicaba a promocionar culturalmente España en el extranjero por encargo del Ministerio de Asuntos Exteriores. Obtuvo la cátedra de filosofía de la historia de la Complutense.

"España como problema" el libro de Lain que dió origen a la controversia, eran cuatro conferencias reunidas, no el libro que despúes de 1949 publicó con el mismo título. En ese libro recupera a Menéndez Pelayo haciendo de él un "liberal conservador" no integrista, y suaviza a los escritores del 98, hasta integrarlos como "avanzados" del falangismo. Se pasa Laín con el eclecticismo, acercando la intención regeneradora de Menéndez Pelayo a la ILE, o la personalidad cultural de Ramiro de Maeztu a Valle Inclán o Unamnuno. El ser más abierto y dispuesto a aprender de los oponentes que otros autores hacen de Laín un falangista interesante. Hace referencia a cuatro libros que en el 48 le habían impresionado. "España en su historia" de Américo Castro, el curso de Ortega sobre Tonybee, los comentarios de Sánchez Albornoz a un texto de Francisco Ayala que aparecieron Argentina y un texto de Eugenio d'Ors "Política de misión". 

Pero este libro se hará famoso no tanto por sí mismo, sino por la reacción que suscitará en la otra facción nacionalcatólica. ¿Se veía Calvo Serer ya listo para saltar a los ruedos del apostolado intelectual nacional o era su entorno Opus Dei los que lo veían ya preparado?
Lo que se discutía aparentenmente eran ideas sobre España, pero la cuestión era el poder, dilucidar quién era el más ortodoxo de los dos con respecto a la dictadura franquista en la que vivían. Como dice G. Morán tras la ideología estaba el grado de influencia en el Estado. El poder se disputaba sobre enfoques del pasado. Era el primer debate interno al nacionalatolicismo.

Viendo a Calvo Serer  intervenir en el debate de la Clave de 1984, toda esta disputa es más relevante si cabe. Calvo Serer, personaje del Opus Dei siempre presente donde hubiera "poder" que repartir. Cuenta Luis María Ansón que en 1943, don Juan le dió a Calvo Serer una carta para que la entregara en mano al conde de Fontanar, monárquico de la "resistencia" en el interior. Ni corto ni perezoso Calvo Serer entregó la carta al ministro de la Gobernación de Franco. Lo que tiene poca explicación, es porqué después de tamaña traición consintió el conde de Barcelona en seguir teniendo a Calvo Serer de "muñidor" de su posible vuelta al trono de España. Misterios de la historia.

El título "España como problema" ya era criticable, puesto que Laín ve problemas es un crítico del régimen. Calvo Serer se pone del lado de la oficialidad franquista: "España no tiene problemas". El intelectual más brillante de su generación es un crítico y eso en una dictadura es casi una denuncia. Calvo Serer, en esa España totalmente aislada de 1949, sin ni siquiera plan Marshall que llevarse a la boca, ejerce de inquisidor ideológico portavoz de las esencias del nacionalcatolicismo. Y pone a Laín de derrotista. 

Los más influyentes ideólogos de Franco eran entonces Luis Carrero Blanco, premio nacional de literatura de 1945 con el "Cristo de Lepanto" y el artillero Jorge Vigón autor de una "Historia de la artillería española" publicada por el CSIC en 1942. 

Calvo Serer presenta pelea por ver quien era más auténticamente español, más auténtico nacionalcatólico, más heredero de la victoria de la guerra civil. Dice Gregorio Morán: "Nada que ver Laín con el temperamento doctrinario de R. Calvo Serer. Frente a la cultura aleatoria de Laín, la dureza verbal del cruzado de la fe Calvo Serer. Uno es integrador y el otro integrista. Uno tiene un horizonte ilimitado en el que ir proyectándolo, mientras que Calvo Serer pone una cerca al marco y al horizonte; lo nuestro y lo que debemos conquistar."

Los seis artículos que componen el libro de Calvo Serer ya habían salido en Arbor y el último en Ya, sobre Alemania después del desastre. Es curioso que la figura en torno a la cual se organiza la disputa sea Menéndez Pelayo. Hasta 1944 los menéndezpelayistas únicos eran los opusinos y compañeros, en general monárquicos tradicionalistas, y ahora, con la derrota del Eje, los falangistas filonazis quieren apuntarse también a un carro en el que los Opus Dei han colocado el cartel "reservado el derecho de admisión". 

Gracias a Menéndez Pelayo sabemos, después de 200 años de una verdadera amnesia histórica, que tuvimos razón y que nuestro destino tiene una grandeza incomparable. A partir de don Marcelino la historia de España recupera su sentido. Están también Donoso Cortés y Balmes, y del 98 "basta con Ramiro de Maeztu", que es el que abre camino y para ello se basa en la tradición española de Menéndez y Pelayo." Sólo un reproche le hace Calvo Serer a don Marcelino, que use la expresión "progreso de los tiempos", le parece inadmisible, son palabras "impuestas por el ambiente". No hay nada que corregir al Brindis de don Marcelino que levantó la copa una vez por la religión católica, otra por la monarquía tradicional y la tercera por la nación española. Y la conjunción de Menéndez y Pelayo y los acontecimientos de 1936 abrieron el camino de una nueva acción histórica. Desde 1939 España ha dejado de ser un problema con la victoria de Franco para adquirir conciencia de que está enfrentada a muchos problemas.
Los falangistas son desde la orilla tradicionalista, católica y monárquica de Calvo Serer, los herederos de los enemigos del catolicismo español. ¿Supongo que por lo de pro alemanes en la guerra mundial?

Esperanza Aguirre entrega el premio Rafael Calvo Serer a Philippe Nourry


Pongo esta foto por si alguien está pensando que me ocupo de los "dinosaurios".  Es más que probable que la mayoría de españoles de hoy si oyen hablar de que la presidenta de la comunidad de Madrid entrega los premios de la fundación Calvo Serer, no les dice nada el nombre de este defensor de las esencias patrias. Y mira que hizo esfuerzos el hombre por estar durante cincuenta años en el candelero...

"La España que surge del 36 -los miles que estaban fuera no contaban- tiene una misión universal: "Hemos de influir en el conjunto de la cultura aportando la fecundidad de nuestra tradición fiel al espíritu creador del Cristianismo...En mis viajes de estos últimos años he podido ver la profunda resonancia que estos puntos de vista encuentran en espíritus selectos de toda Europa...Todos ven la experiencia española como una esperanza de valor universal". En un mundo cuyo futuro parece tener solo dos caminos -la sovietización o la americanización-, ambos rechazables desde "el sentido cristiano", el pueblo español tiene una oportunidad, la de "pasar de nuevo a ser actor principal en la historia de Occidente".

Si no fuera por la miseria que entonces había en España debido al aislamiento internacional, miseria de pan y miseria espiritual, todos estos propósitos del numerario Calvo Serer son bochornosos a parte de ridículos.

 Sigue inistiendo en este texto en que ha viajado mucho y ha hablado con los espíritus selectos de Europa: "El mundo espera de los españoles una concepción de la vida que dé sentido a la técnica: por ejemplo, no que fabriquemos los mejores motores de explosión, sino que les demos las justas teorías del Estado." Y todo eso lo conseguiremos gracias a la labor intelectual de Menéndez Pelayo quien siguiendo la línea de pensamiento contrarrevolucionario nos ha suministrado las bases firmes para la única solución verdadera. El momento es crítico, "el mundo actual se encuentra ante el abismo de una transformación marxista, que parece la única salida" y ahí está la gran misión española: "Sustituir a la Europa racionalista y marxista por una nueva Cristiandad, en la que España ha de tener un papel rector en el mundo del espíritu."

Me pregunto si lo que no se consiguió entonces, lo de la nueva Cristiandad desde España, no lo estará poniendo en obra Benedicto XVI.

Y observo que el argumento de Calvo Serer " he viajado mucho por el mundo y sé de qué estoy hablando", lo mantuvo como una constante en su carrera. Lo saca a relucir sin parar en el debate de la Clave.
Sí señor Calvo Serer, también hay maletas que dan la vuelta al mundo por los aeropuertos  y vuelven igual  que se habían ido.


Comentarios

Alegría ha dicho que…
Para entender las fuentes de las que bebía el Opus, como el integrismo casposo de los Propagandistas, y su influencia en la sociedad, hay que tener en cuenta, por ejemplo, que el semanario penitenciario "Redención", fundado el 1 de abril de 1939, y en cuyos números se glorificaban las heroicas gestas de la Wehrmacht y los triunfos de Mussolini, duró hasta 1978 (!).

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD