Por qué el Opus Dei incluyó a Ratzinger en su Indice particular

Me he encontrado una carta del teólogo español  José María González Ruiz dirigida al cardenal prefecto de la Doctrina de la Fe en 1987. González Ruiz se había leido a fondo el libro del teólogo Ratzinger publicado originalmente en 1969, "El nuevo pueblo de Dios".

En este link está al completo la carta del teólogo a Ratzinger,

http://www.servicioskoinonia.org/relat/361.htm

Al final vienen unas preguntas capciosas de Gonzalez Ruiz a Ratzinger que están de rabiosa actualidad. Que sepamos nunca fueron respondidas. Pero para el tema Opus Dei, las consideraciones de ambos son de extrema importancia.
Jose maria González Ruiz, teólogo español (1915-2005)


Fascinantes los planteamientos que hace más de 40 años tuvo uno de los protagonistas de la renovación teológica en el concilio Vaticano II, el profesor Ratzinger  de la universidad de Tübingen. Fascinante su conocimiento de la historia de la iglesia, y de los concilios, de como se han entendido las relaciones entre el obispo de Roma y los demás obispos, del papel de los cardenales, creación medieval que no está en el evangelio, pero que hoy decide, puesto que es el máximo rango que se puede alcanzar en la iglesia católica. Los cardenales son los únicos que tienen voto para elegir al Papa, no los obispos. Curioso, puesto que toda la vida se nos ha enseñado que los "obispos son los sucesores de los Apóstoles".


Interesante observar que Ratzinger tenía muy claro en 1969 que los obispos no son sucursales papales. Que no se pueden limitar a ser "postes repetidores" de lo que llega de Roma. Impactante observar la importancia de la "colegialidad episcopal", de que la iglesia monarquía no fue la tónica en Oriente. Porque Ratzinger tenía entonces consideración con las iglesias orientales. Ha sido en Occidente donde se ha desarrollado el centralismo papal.


La infalibilidad, algo propio de toda la iglesia, claro, cuando se cree, la creencia es infalible. Pero cuando se cree, pequeño detalle interesante. Hoy asistimos a una trasposición de la infalibilidad al papa como instrumento político de acción y represión. Eso no es la infalibilidad de la fe. Pero esto ya es de mi cosecha, no de Ratzinger. El mismo Ratzinger reconoce que en la crisis arriana de la iglesia fueron los laicos los que "llevaban la razón", no los clérigos. Hoy en día, ¿se imaginan un escenario en que los laicos se alcen con la "infalibilidad" de su fe frente al clericalismo dominante?


Esto decía el cardenal en su libro del año 69:
“Así, pues, la infalibilidad es por de pronto propia de toda la Iglesia. Hay algo así como una infalibilidad de la fe en la Iglesia universal, en virtud de la cual esta Iglesia no puede caer nunca totalmente en el error. Esta es la participación de los laicos en la infalibilidad: que a esta participación le convenga, a veces, una significación sumamente activa, se demostró en la crisis arriana, en que temporalmente la jerarquía entera parecía haber caído en las tendencias arrianizantes de mediación, y sólo la infalible actitud de los fieles aseguró la victoria de la fe nicena…, porque la fe no es privilegio de los jerarcas, sino de toda la esposa de Cristo, y la Iglesia entera es la presencia viva de la palabra divina y, por tanto, no puede nunca descarriarse como iglesia universal… Por eso, en última instancia, no hay laicos en la Iglesia que sean únicamente receptores de la Palabra y no portadores activos de la misma: como, a la inversa, los predicadores activos de la Palabra siguen siendo siempre en lo más hondo receptores de la misma y sólo aprendiendo y recibiendo pueden también enseñar” (pp.168 s.).


Ratzinger denunciaba  el “fariseísmo” y “qumranismo” en el que cayó la iglesia especialmente con Pío IX y las condenas del pensamientos y el mundo modernos. "La iglesia no puede amurallarse en su mundillo". Palabras textuales del cardenal alemán.


Habla ¡increible! del estrecho guetto de la ortodoxia "inconsciente de su ineficacia". Vamos, que cuando yo era una cría ya sabía Ratzinger que la ortodoxia religiosa es un rollazo. Servidora ha tirado toda una vida para descubrirlo y Joseph Ratzinger ha hecho el camino inverso...


Ratzinger denunciaba la "teología de encíclicas", es decir, la típica que se hace en el Opus. La que se limita a las manifestaciones del magisterio papal, despreciando la de los teólogos. La de los teólogos al Opus Dei le da mucho miedo, se le dispersan las ovejas. Y además los teólogos son gente muy corrientita, que no suelen vestir de Gucci.


He llegado a donde Ratzinger estaba en 1969: la Edad Media no es el ideal de la iglesia, lo dijo Ratzinger no yo, que no tenia uso de razón, hace más de cuatro décadas:



La nueva teología se reconcilia con el mundo, cuya autonomía reconoce plenamente, siguiendo el discurso de apertura del Concilio de Juan XXIII:
“Hasta entonces era costumbre mirar la Edad Media como el tiempo ideal cristiano, cuya plena equivalencia entre Iglesia y mundo se consideraba como la meta última de las aspiraciones; la Edad Moderna, en cambio, se concebía como la gran apostasía, comparable con la historia del hijo pródigo, que toma su herencia y sale de la casa paterna, para luego –con la asegunda guerra mundial– sentir hambre de las bellotas de los cerdos; en tales comparaciones resonaba también la esperanza del pronto retorno a la casa paterna… El conjunto, empero, conduce en el papa del Concilio a una teología de la esperanza, que casi parece lindar con un optimismo ingenuo” (p. 350).





Denuncia que el centralismo actual de la iglesia está hecho a imagen del absolutismo moderno. El primado de la iglesia de Roma en los primeros siglos no consistió en la autoridad o más bien autoritarismo que estamos viviendo. Eso lo sabe bien el actual Papa. Era cuestión de precedencia, en Roma murió Pedro, pero Antioquía, Constantinopla, Jerusalén... eran sedes patriarcales con igual peso dentro de las decisiones que afectaban a la iglesia. La iglesia ha tenido una estructura mas o menos federal durante el primer milenio de su historia.


Da cuenta de un precioso texto de un tal Nicetas de Nicomedia, del siglo XII, que achaba a la iglesia romana el hecho de "haberse subido a la parra" de la primacía entendida de modo monárquico, y despreciando a las demás iglesias, sobre todo a las orientales. 


Ratzinger habla del papa como "roca" y a la vez "escándalo", piedra de tropiezo.
Y con lógica aplastante, que nos viene bien a los que estuvimo en el Opus Dei para aplicarlo al caso del Opus Dei, expone que no se puede separar la institución de los hombres que la encarnan. Palabras del  teólogo Ratzinger que no sé donde han quedado una vez que asumió cargos eclesiales. Copio el párrafo:


“No pueden separarse sencillamente la “Iglesia” y “los hombres de la Iglesia”; la abstracta pureza sin mácula de la Iglesia que de este modo destilaría, no tiene sentido alguno real histórico. La Iglesia vive por medio de los hombres en el tiempo y en el mundo presente y, a pesar del misterio divino que lleva dentro de sí, vive de manera verdaderamente humana. Hasta la institución como institución conlleva la carga de lo humano; también la institución conlleva la inquietante arbitrariedad de lo humano para poder ser piedra de tropiezo” (pp. 285-288).


En lo que nos atañe en el blog, me acojo a estas enseñanzas ratzingerianas de juventud: el Opus Dei sin mácula no tiene sentido real histórico. El Opus Dei vive por medio de los hombres que a él pertenecen. 


Con semejantes propósitos y más que no voy a poner para no aburrir, no es extraño que Escrivá de Balaguer, el santo español más controvertido de todos los tiempos, él, que era todo un hombre del siglo XIX, pusiera el grito en el cielo y a Ratzinger lo castigara al Indice. Su "índice", el de Escrivá que mostraba ufano en algunas tertulias multitudinarias, haciendo un gesto característico con ese dedo de la mano derecha.
Joseph Ratringer (1927), cuando era cardenal







Sería del máximo interés conocer la historia real, los eventos, los encuentros del teólogo Ratzinger que le llevaron a dar ese giro inesperado a su carrera. El que era una persona ilustrada teologicamente, ¿como es posible que haya caído en los planteamientos oscurantistas que hoy escuchamos de su boca? el Panzerkardinal ha claudicado frente a la reacción, no encuentro otras palabras para expresarlo.


En el Opus Dei escuché alguna vez a algún sacerdote decir algo así como que Ratzinger en su época juvenil había sido un teólogo equivocado, pero que el Papa ¿Juan Pablo II? lo llamó al orden y que había vuelto al redil. ¿Formaría parte el Opus Dei de alguna forma de esa "llamada al orden"? ¿tuvieron algo que ver en el giro los hombres de Escrivá o la "conversión" de Ratzinger al medievalismo que él mismo denunciara fue por otros "Caminos"?


Tema de  investigación y película.....

Comentarios

gadero ha dicho que…
Creo que la respuesta a tu pregunta sea que Navarro Valls, numerario opus dei, fue el lugarteniente de Juan Pablo II y que el papa nombra los cardenales. Navarro Valls fue poderoso en el vaticano y la aspiración de devenir cardenal puede ser muy fuerte.
Marcos de Peralta ha dicho que…
Saludos más que cordiales.

González Ruiz participa en un interesante programa de La Clave sobre Pablo de Tarso:

"Camino de Damasco"

http://www.megaupload.com/?d=94KQFJ76

Brillante también el programa sobre Jesús como personaje histórico:

Historia humana de Jesús

Parte 1: http://www.megaupload.com/?d=KHUCPLEL

Parte 2: http://www.megaupload.com/?d=9D25104I

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD