LA DOBLE JERARQUIA. SENTENCIA CATHERINE PARTE 1

Se me ocurren un montón de títulos a la sentencia de Catherine Tissier. Capitalismo avanzado, cómo se fabrican las vocaciones de numerarias auxiliares, esclavitud divinamente justificada, delicias del antropólogo social en cuanto al estudio de sistemas de opresión en países desarrollados, el disimulo del trabajo con las excusas más excelsas, cómo saltarse la legislación laboral sin que se note.



¿Cómo se hacen ricos y poderosos los que lo son y siembran el temor? explotando, haciendo trabajar a destajo a gente joven y llena de fuerzas, hablando a esa mano de obra baratísima del "servicio a Dios y a los demás". Llevando a la extenuación física y mental a mujeres jóvenes que con la mejor de las intenciones se dejan la piel por esa quimera.

En España toda esta explotación está suficientemente rodeada de un colchón social muy respetable, de mucha gente superficial que no se molesta en saber cómo se hacen las cosas, y que sólo piensa en su propio interés. Por lo cual si hay explotación laboral de numerarias auxiliares, contratos abusivos, trabajo disimulado, hacer pasar por voluntariado lo que no es sino esclavitud, no va con ellos.

Que hayan hecho santo al creador de las numerarias auxiliares se les debería de convertir en otro caso Galileo a los del Vaticano. Esperemos que no dentro de 300 años. Si puede ser antes mejor.

Salen muchas cosas a la luz de esta sentencia. 30 toneladas pesaba el dossier  en septiembre de 2011 cuando el proceso saltó a los medios de comunicación por celebrarse la vista. Hoy seguro que ha aumentado algunos kg más. Pero la demanda fue presentada en 2001. Años de pelea judicial. Qué valiente Catherine, qué ejemplo nos ha dado a todos los que escribimos y nos quejamos. Francia no es España una vez más.

Los jueces han investigado a fondo, han ido a los lugares donde trabajó Catherine, han preguntado a antiguas alumnas y antiguas empleadas, han sacado sus conclusiones. Se han servido de los informes de la inspección de trabajo y de la seguridad social. No es posible con el personal que declara la escuela Dosnon sacar adelante el castillo de Couvrelles, tenían que haber contratado más gente. Mantener una antigua mansión campestre del siglo XVII donde caben 80 personas en habitación individual, dar alojamiento a las sucesivas tandas de convivencias no son "prácticas". Son trabajos que merecen un contrato en regla y conforme a la legislación laboral.

Para Dios todo es poco, y que las mismas empleadoras que abusan, son así mismo objeto de abuso por parte del politburó que las nombra directoras. Al menos tienen ese consuelo psicológico de mandar sobre otros, de ejercer un poder "que se les ha dado de lo alto". Bonita manera de perpetuar la estafa, mientras los auténticos responsables y beneficiarios a km de allí, sin ser nombrados, ellos nada tienen que ver con la esclavitud de mujeres sirvientas sin horario. Pero si viven a cuerpo de rey en Roma y en todas las asesorías y comisiones del mundo es porque otras como esta Agnès Duhail y esta Claire de Segonzac ponen la cara en el juicio, y son las responsables de captar incautas para que los que "no deben ser nombrados" viajen, alojándose en hoteles cinco estrellas especialmente acondicionados. Todo muy bonito, lujoso y grandioso porque la mano de obra sale prácticamente gratis. Un palacio no es sólo el dineral que valen las piedras, es el costo del servicio.  Nada mejor que inventarse las esclavas ya no "del santísimo sacramento" sino del Opus dei.  Y siempre el recurso al médico de "casa". Ya hice en su día la comparación con los totalitarismos. Está más limpio que los barracones del Lager pero de los elementos del sistema totalitario no falta uno. También es un logro que en sede judicial y en papel judicial con el sello de la Republique se hable de la doble jerarquía, otra constante de cualquier establecimiento. Al contrario que el shadow cabinet inglés, aquí es el que cuenta

Me espantan los supuestos ex Opus, que dicen "no es para tanto". "No se ha juzgado al Opus Dei", cuando evidentemente lo que relata Catherine Tissier no es una excepción a lo que hacen allá donde instala sus centros de reclutamiento. Cualquier ex numeraria auxiliar o ex alumna, de España a Filipinas, se reconocería en el relato. Otra cosa es que en países subdesarrollados en cualquiera de los sentidos de la expresión "subdesarrollados", las condiciones de vida sean tales que la persona en cuestión tenga que estar agradecida de tener quien la explote. Son las barbaridades de la injusticia

Ya estamos:

cuando nos vienen los merecidos sopapos, son los individuos que ponen la cara los que reciben el tortazo. La institución queda al margen. Mientras que cuando van bien dadas, la gloria del interfecto recae sobre toda la organización... Frescura a toda prueba.





Pongo la traducción de las páginas 13 a 18 de la sentencia:


SENTENCIA nº 4, Dossier 12/01004 DICTADA  POR EL TRIBUNAL DE APELACIÓN DE PARIS



En el día de hoy, 26 DE MARZO DE 2013, en aplicación de los artículos 485, 486 y 512 del código de procedimiento penal, y en presencia del fiscal y del secretario. Irène CARBONNIER, presidente del tribunal habiendo asistido a los debates y a la deliberación ha dado lectura a la sentencia.

DECISION

-Considerando que por sentencia de 24.noviembre.2011 el tribunal de primera instancia de París declaró:

-prescrita la acción pública contra la Asociación de cultura universitaria y técnica por un trabajo disimulado por una persona moral y retribución inexistente o insuficiente del trabajo de una persona vulnerable y dependiente hasta el 22 de noviembre de 1998.

-absuelta la Asociación de cultura universitaria y técnica de la acusación de ejecución de un trabajo disimulado por persona moral, hechos cometidos desde el 23 de noviembre de 1998 a 2006, y retribución inexistente o insuficiente del trabajo de una persona vulnerable o dependiente, hechos cometidos entre el 23 de noviembre de 1998 hasta el año 2003.

-absuelta a Mme. Claire de Bardon de Segonzac de la acusación de ejecutar un trabajo disimulado por persona moral y retribución inexistente o insuficiente del trabajo de una persona vulnerable o dependiente, hechos cometidos desde el 23 de noviembre de 1998 hasta 2003.

-absuelta a Mme. Agnès Duhail de la acusación de ejecutar un trabajo disimulado por persona moral y retribución inexistente o insuficiente del trabajo de una persona vulnerable o dependiente, hechos cometidos desde el 23 de noviembre de 1998 hasta 2003.
En consecuencia, en la parte civil el tribunal rechazó las demandas de Mme. Catherine Tissier,

Considerando que el fiscal ha presentado recurso sobre la acción pública en fecha y forma previstas,
Que el recurso a las disposiciones civiles interpuesto por Mme. Tissier también está en fecha y forma previstas,
Considerando que en la audiencia, el ministerio público, desarrollando su recurso ha pedido la condena por todas las infracciones que no han prescrito a Mme de Segonzac y Duhail a una multa de 5000 euros de los que 3000 con sentencia en suspenso a cada una, y a la Asociación de cultura universitaria y técnica a una multa de 30.000 euros, además de la publicación de la condena en dos periódicos;
Que la parte civil ha solicitado la condena civil de las demandadas a entregarle la cantidad de 12.000 euros sin impuestos, es decir 14.352 comprendidas todas las tasas por daños y perjuicios.
Que los abogados de las demandadas pidieron la confirmación del juicio y la absolución de sus clientes y la desestimación de la demanda de la parte civil;

Considerando que el 23 de noviembre de 2001, Catherine Tissier, nacida el 22 de enero de 1971, presentó la demanda, constituyéndose en parte civil contra persona sin denominar denunciando condiciones de trabajo y alojamiento contrarias a la dignidad sufridas en la Escuela Técnica Privada de Hostelería Dosnon (ETPH), en Couvrelles (departamento de Aisne), en la que entró en 1985, con 14 años, para cursar el equivalente español de 1º de ESO  preparar en tres años un certificado de aptitud profesional (CAP) de empleada de hotel, que iba a ser, según denunciaba, progresivamente llevada a comprometerse dentro del Opus Dei y a contraer compromiso de obediencia, pobreza y castidad según un formulario que rellenó al dictado de su tutora, que se hizo miembro de la Obra como numeraria auxiliar en noviembre de 1987, con 16 años, comprometiéndose a respetar un plan de vida y a “santificarse” con el trabajo, que una vez que obtuvo su CAP en junio de 1988, comenzó una serie de prácticas y empleos de duración determinada en el seno de organismos, de asociaciones y de familias dependientes del Opus dei, entre ellos un año un establecimiento londinense, antes de entrar en la asociación de cultura universitaria y técnica (ACUT) en 1989, de manera que estimaba que había sido objeto por parte de su  solo y único empleador, el Opus dei, de una explotación –firma de cheques en blanco a nombre de un director, no pago de salarios, redacción de un testamento a beneficio del Opus dei, trabajo como planchadora de 8 a 21h 30, pausa y fines de semana incluidos, todo ello posible en razón de su situación económica, por las condiciones de trabajo embrutecedoras y por estar bajo presión psicológica;

Considerando que Catherine Tissier estableció gracias a numerosos documentos adjuntados al procedimiento que después de haber sido contratada por ACUT para
trabajar en su sede de la rue Jean Nicot de París de septiembre de 1989 hasta finales de 1990, para la escuela Dosnon en 1991 hasta septiembre de 1992, para su centro “para la promoción de los oficios femeninos” (APMF) de la rue des Ecoles en París entre septiembre de 1993 y septiembre de 1994, de nuevo para el centro Jean Nicot hasta marzo de 1998, luego cuatro meses en el centro “des Ecoles”, luego para el matrimonio Duparc miembros del Opus Dei, de septiembre de 1998 a julio de 1999, y dos meses en el centro “des Ecoles”, la demandante fue contratada como empleada de colectividad con un salario mensual de 3.732 francos por la misma asociación para su Centro de Convivencias de Couvrelles, según un contrato de trabajo de duración indeterminada y a tiempo parcial desde el 1 de septiembre de 1999, que el horario del trabajo previsto en el contrato era de 8 a 12.30 y de 18.30 a 20 los lunes, martes, jueves y viernes, y de 8 a 11.30 los miércoles, es decir 120 horas al mes;

Considerando que la demandante ha presentado un certificado médico del Dr. Alain Caumont de fecha 12 de enero de 2001 que reconocía un muy duro tratamiento de neurolépticos que hacían necesario una reducción progresiva de medicamentos además de una larga baja médica;

Que de uno certificado destinado a “Assedic”(Asoc. para el empleo en la industria y el comercio) se entiende que  ACUT no había dado más que una baja médica a la empleada en noviembre de 2000 en el período de 1 de enero 2000 a 31 de enero de 2001, con declaración de incapacidad temporal del 27 de octubre de 2000, sin embargo la empleada fue declarada apta para reincorporarse al trabajo según una ficha médica el 8 de diciembre de 2000, el servicio interprofesional de medicina preventiva concluyó el 11 de junio de 2001 una “incapacidad por peligro inmediato”;

Que Catherine Tissier fue despedida el 7 de agosto de 2001, como le atestigua un certificado de trabajo que se le proporcionó;

Considerando que por correo de 30 de agosto de 2001, la empleada se dirigió a la inspección de trabajo de Aisne para informar de que había trabajado en diversos centros opusianos desde 1988, y más particularmente en Dosnon desde enero de 1991 a septiembre de 1992 para el ETPH y desde septiembre de 1999 para el CIR, en condiciones contrarias a la reglamentación legal puesto que los horarios de trabajo para las internas eran de media de 11 horas diarias, sin descanso semanal, y que no se respetaban las bajas, que el pago de los salarios no era efectivo cuando las nóminas mencionaban un pago “en líquido”, o que eran inmediatamente retirados cuando mencionaban pago “por cheque”, en contrapartida por la pensión completa fijada en 2.300 francos mensuales de la que no se proporcionaba ningún recibo; que el inspector de trabajo hubo de recordar al Centro de convivencias sus obligaciones antes de que la dirección aceptara el pago de los salarios atrasados;

Considerando que tras una información muy importante, el juez de instrucción desistimó por auto de sobreseimiento de 22 de julio de 2010 por abuso de debilidad, abuso de confianza, puesta en peligro de la persona y condiciones de trabajo contrarias a la dignidad humana, infracciones insuficientemente caracterizadas en perjuicio de Mme Tissier, así que por los hechos denunciados el 12 de abril de 2001 por los padres de Nelly Peugnet, que no había presentado demanda, pero acusó a los tres demandados de los hechos de trabajo disimulado y retribución contraria a la dignidad humana:

Considerando que la información ha establecido que la ACUT, asociación cuyo objetivo es facilitar alojamiento y estudios a estudiantes de países francófonos y facilitarles actividades culturales, deportivas y similares, que dispone de varios establecimientos, en París (rue Jean Nicot, rue des Ecoles) y en Couvrelles en el departamento del Aisne, en el que están el “castillo”, centro internacional de convivencias (CIR), y la escuela técnica privada de hostelería (ETPH) de Dosnon, los dos unidos por un subterráneo, que diciéndose “laica”, la formación religiosa y las misas están aseguradas por el Opus Dei, la ETPH es una escuela privada no concertada que propone una preparación para Certificados de Aptitud profesional de hostelería-restauración en la opción “alojamiento”, que en el momento de los hechos había una veintena de alumnas internas, entre 6 y 10 profesoras y cuatro monitoras responsables de las prácticas; que el centro implantado en el castillo por iniciativa del Opus dei, prelatura personal de la iglesia católica, cuyos miembros –numerarias, supernumerarias y numerarias auxiliares pronuncian votos de obediencia, castidad y pobreza- se encargan de atender las tareas domésticas, podía contar con hasta 80 residentes para retiros, seminarios, estancias vacacionales o para el día de las familias y jornadas de puertas abiertas;


 

Que consta por la información de Claire Bardon de Segonzac, primero profesora de gestión y luego directora de la ETHP en septiembre de 2002 después de haber ejercido las funciones de apoderada del CIR desde 2001 y que Agnés Duhail que llegó en septiembre de 1999 como profesora de español y secretaria y luego apoderada, encargada de la gestión del CIR y de la contabilidad del centro en 2001-2003, que esta última se ocupaba de los contratos de trabajo, habiendo visado el de Catherine Tissier el 7 de agosto de 2001, lo que da razón de su empleo en la gestión de la escuela;

Considerando que las investigaciones llevadas a cabo en el proceso de instrucción permitieron confirmar los hechos denunciados por la demandante, que por otra parte las demandadas no niegan que Catherine Tissier, escolarizada en septiembre de 1985 con 14 años y medio, en la escuela Dosnon para preparar un CAP de hostelería, del que obtuvo el diploma en junio de 1988, que se comprometió progresivamente en la Obra, a partir de su segundo año de escolaridad hasta llegar a ser numeraria auxiliar el 18 de octubre de 1987, antes de cumplir 16 años, que hizo votos de pobreza, obediencia y castidad y que escribió a dictado de su tutora un testamento a favor del Opus dei, roto tras su marcha por la sra. Marie François Bernard, entonces directora de la escuela;

Que se ve por el testimonio del dr. Dominique Descout, también miembro del Opus dei, al que Catherine Tissier fue llevada por los responsables de la asociación cuando padecía ansiedad y pérdida de peso a partir de julio de 1989, que sabía que las numerarias auxiliares trabajaban en “la administración de las tareas domésticas en los centros de la Obra” al tiempo que se beneficiaban “de estar bajo la responsabilidad de la Obra material y personalmente”, pero que su paciente nunca se quejó de sus condiciones de trabajo, que su malestar era resultado de una tensa relación con su madre y que no sabía que padecía de una ingesta masiva de medicamentos recetados;

Que los exámenes de la víctima por los expertos durante la instrucción han concluido, uno la manifiesta y aparente vulnerabilidad psíquica de la víctima anterior a su llegada a la escuela Dosnon, apuntando a una credibilidad que habría que relativizar, y el otro, más reciente, a la ausencia de anomalía patológica en la personalidad de Mme. Tissier, que lleva una equilibrada vida de pareja;

Considerando que las averigüaciones hechas el 18 de junio de 2002 en tres centros parisinos del Opus en los que la sra. Tissier había trabajado, así como las audiencias de ciertos empleados o antiguos empleados de esos establecimientos, han permitido constatar, que al contrario de lo que dicen sus contratos de trabajo y sus nóminas, los salarios remunerados sobre la base del salario mínimo horario del que había que descontar importantes gastos de manutención y alojamiento en el mismo lugar de trabajo, que los horarios de trabajo comenzaban no a las 9 de la mañana sino a las 6.30;

Que mientras una ex numeraria auxiliar, srta. Letrillard, indicaba que su “trabajo era siempre el mismo sea cual sea el centro en el que se encontrara: office, cocina, planchero de 6 a 22 horas (…), de hecho globalmente trabajaba a tiempo completo e incluso más, siete días de siete”, Mme Duhail y Segonzac, pagadas como sus colegas por unas 40 horas al mes hasta el 1 de septiembre de 2005, acabaron por admitir ante los primeros jueces, después en recurso que cumplían muchas más horas de trabajo que lo que se podía inferir de sus nóminas, y que ese excedente era “voluntariado”;

Que Mme Marie-Berengere Juin, alumna  postulante numeraria auxiliar, oída como testigo por el juez, concluyó su testimonio diciendo que “había una doble jerarquía: por un lado la escuela de hostelería, y en paralelo, todos las profesoras que vivían en la misma escuela y que pertenecían a la Obra. Había un centro cuya existencia era ignorada por las alumnas. Mi directora era Isabelle y tenía una numeraria de referencia. Había una responsable de la escuela de hostelería que se ocupaba del trabajo administrativo y de los horarios y por otro la responsable del centro espiritual al que estábamos adscritas. Para las alumnas la jerarquía estaba representada por la directora de la escuela. Las miembros de la Obra obedecían a la directora del centro.”

Considerando que las investigaciones hechas en Dosnon, en particular el 9 de diciembre de 2003, pusieron en evidencia que el horario de las 8 alumnas inscritas en la ETPH se repartía, fuera de las vacaciones escolares, entre las clases teóricas impartidas por las profesoras y las prácticas de 8.25 a 9 , de 10 a 11 y de 18 a 21, con la asistencia de una monitora, que tenían lugar un sábado de cada tres a partir del segundo año de escolarización; que si las alumnas y algunas antiguas alumnas a las que se envió un cuestionario o las que se interrogó directamente manifestaron su satisfacción, muchas otras dijeron que con el paso del tiempo se habían dado cuenta de haber realizado un verdadero trabajo, no sólo una formación  y que eran ellas las que hacían funcionar el castillo-centro de convivencias; que el controlador del trabajo y el inspector de URSSAF (Unión de recaudación de cotizaciones de la Seg. Soc y subsidios familiares) han constatado que si el centro de convivencias tenía que acoger a 45 personas siete días por semana, el número de asalariados permanentes era insuficiente, por otra parte, que el tiempo de trabajo de las alumnas durante el fin de semana, más que prácticas, tendrían que haber sido considerado objeto de un contrato de trabajo o de cualificación y que las alumnas deberían ser remuneradas por ello, en cualquier caso al no haber alumnas en verano, la Escuela y el Centro de Convivencias habían recurrido en sustitución de empleados permanentes, a titulares de contratos temporales en número restringido (11 en 1998, 10 en 1999, 9 en 2000) hasta 2001 y a alumnas en período de prácticas;

Considerando, sobre el delito de ejecución de un trabajo disimulado por disimulación de asalariados y simulación de las actividades reprochado a ACUT desde el 28 de noviembre de 1998 –habiendo prescrito los delitos anteriores a esa fecha- hasta 2006, y las otras dos demandadas de 2001 a 2003, que la ausencia de declaración anterior al contrato de Catherine Tissier por ACUT ya no puede ser enjuiciada que su ausencia de declaración por los esposos Duparc, que las demandadas justifican las formalidades cumplidas en beneficio de Catherine Tissier para el período comprendido en la prevención:

Que tratándose de infracciones de trabajo disimulado por disimulación de asalariados en perjuicio de otras víctimas, se acusa a ACUT de omitir la declaración de 42 alumnas a los organismos sociales entre noviembre de 1998 y 2006 y a las dos otras demandadas de haber omitido hacerlo en perjuicio de 30 alumnas en 2001 y 2003, que la misma infracción se sigue por haber omitido hacer las declaraciones correspondientes del trabajo realizado por 57 alumnas en prácticas entre 2001 y 2003;

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA